“Laser” (“Láser”)

La versión en español está después de la versión en inglés.

THE PHYSICAL THERAPY SESSION FOR my sciatica went well yesterday, although there were a few hiccups. I started the day in a bit of pain and it was difficult for me to lie on my stomach on the treatment table. Physical therapist Susana quickly went to work on the problem using that alien machine I told you about last time (click here).

The machine is called the Physium System. According to the website, it’s a “non-invasive and multifocal device. Treatment is provided through controlled Pulsed Negative Pressure (PNP). Its pulsating vacuum system induces a soft tissue mobilization massage at adjustable depths. The stimulus is applied with anatomically designed treatment hands.”

So, it’s like an alien masseur sucking and un-sucking wherever the physical therapist moves the “treatment hands.” Susana began just above my left butt cheek, then moved to different locations on my back, as well as directly on my left butt cheek. It didn’t take long for the pain to ease significantly. As far as I’m concerned, it’s a brilliant invention.

Then it was back to electrical stimulation. Since I’m face down during the treatment, I thought it was done with needles last week. It turns out it only feels like needles. It’s really electrodes (sticky pads) that are connected to electrical current. What do I know?

After an hour with Susana, I was passed on to Sandra for laser treatment for the pain. I’ve read that early studies indicate laser treatment may be very effective for chronic pain, so I agreed to try it. When I laid down on the treatment table, again on my stomach, I had no pain. Sandra got called away momentarily, so Susana came in to get things set up for her.

Apparently, the small cushion beneath me wasn’t in the correct place to ensure I would be comfortable and with no pain (I had just left it where it was). Susana moved it. The pain returned. Then, no matter where we moved the cushion, I was in pain. Susana exclaimed, “¡Que raro!” She said it should have hurt where I had placed the cushion and it should not have hurt in some of the other locations. I agreed I was “raro.”

She told me to sit up for the treatment. I did and was perfectly comfortable, even though I had to sit for 40 minutes. I wore big red glasses (I wish I had a picture) and sat with my eyes closed the entire time. There really was nothing to it, from my perspective, just a nozzle of sorts placed up against my spine. I intend to go back for more aliens and electric shock treatments, but not every week. This could become expensive.

Meanwhile, I can squat and stand back up without holding onto anything and, I have my new custom insoles. What more could I ask for? Well, a lot. And I will. But, it’s quite an improvement. I hope to be cured completely, but I’m already a strong believer in both Physium and electrical stimulation (done by a certified professional).

.

LA SESIÓN DE TERAPIA FÍSICA PARA mi ciática fue bien ayer, aunque hubo algunos hipo. Comencé el día con un poco de dolor y era difícil para mí acostarme boca abajo en la mesa de tratamiento. La fisioterapeuta Susana rápidamente se puso a trabajar en el problema usando esa máquina alienígena de la que les hablé la última vez (haz clic aquí).

La máquina se llama Physium System. Según el sitio web, es un “dispositivo multifocal y no invasivo. El tratamiento se proporciona mediante presión negativa pulsada (PNP) controlada. Su sistema de vacío pulsante induce un masaje de movilización de tejidos blandos a profundidades ajustables. El estímulo se aplica con manos de tratamiento diseñadas anatómicamente ”.

Entonces, es como un masajista extraterrestre chupando y sin-chupando donde el fisioterapeuta mueve las “manos de tratamiento”. Susana comenzó justo encima de mi nalga izquierda, luego se trasladó a diferentes lugares en mi espalda, así como directamente en mi nalga izquierda. No pasó mucho tiempo para que el dolor se aliviara significativamente. En lo que a mí respecta, es un invento brillante.

Luego volvió a la estimulación eléctrica. Como estaba boca abajo durante el tratamiento, pensé que se hizo con agujas la semana pasada. Resulta que solo se siente como agujas. Es realmente electrodos (almohadillas adhesivas) que están conectados a la corriente eléctrica. ¿Que sé yo?

Después de una hora con Susana, me pasaron a Sandra para que me tratara el dolor con láser. He leído que los primeros estudios indican que el tratamiento con láser puede ser muy eficaz para el dolor crónico, así que acepté probarlo. Cuando me acosté en la mesa de tratamiento, nuevamente boca abajo, no sentí dolor. A Sandra la llamaron momentáneamente, por lo que Susana entró para arreglar las cosas para ella.

Aparentemente, el pequeño cojín debajo de mí no estaba en el lugar correcto para asegurarme de que estuviera cómodo y sin dolor (lo acababa de dejar donde estaba). Susana lo movió. El dolor regresó. Entonces, no importaba dónde moviéramos el cojín, sentí dolor. Susana exclamó: “¡Que raro!” Dijo que debería haber dolido donde había colocado el cojín y que no debería haber dolido en algunos de los otros lugares. Estuve de acuerdo en que yo era “raro”.

Me dijo que me sentara para el tratamiento. Lo hice y me sentí perfectamente cómodo, aunque tuve que sentarme durante 40 minutos. Llevaba anteojos rojos grandes (desearía tener una foto) y me senté con los ojos cerrados todo el tiempo. Realmente no había nada, desde mi perspectiva, solo una especie de boquilla colocada contra mi columna vertebral. Tengo la intención de volver por más extraterrestres y tratamientos de descargas eléctricas, pero no todas las semanas. Esto podría resultar caro.

Mientras tanto, puedo ponerme en cuclillas y volver a levantarme sin aferrarme a nada, y tengo mis nuevas plantillas personalizadas. ¿Qué más puedo pedir? Bueno, mucho. Y lo haré. Pero es una gran mejora. Espero curarme, pero ya creo firmemente tanto en Physium como en la estimulación eléctrica (realizada por un profesional certificado).

Jacaranda and tiles along the way.
Jacarandá y azulejos por el camino.
Plaza de la Hispanidad.
Not me. / Yo no.
Prepara el “láser”.

Lockdown Day 69: Rose-Colored Glasses / Encierro Día 69: Gafas de Color Rosa

La versión español está después de la versión inglés.

I HAVE SLEPT FOR THREE consecutive hours two nights in a row. When I was in pain and out of bed this morning at 5, the fact that I had just slept for three consecutive hours really didn’t seem like much to me. I was able to get back to sleep at 6:45 and slept until 8:09 when the drilling above my head (our neighbors’ renovations) woke me. I was not happy.

So, I went for a mostly pain-free walk on the beach, after which San Geraldo and I went out for coffee for the second consecutive day. Our wonderful housekeeper and godmother to the cats, Isabel, was back at work yesterday. So not only did we have the pleasure of seeing her again, but our apartment shines “like the top of the Chrysler Building.” Also, she gave the cats their treats while we were out.

By the time I returned at 11 to Physio Phenom Pedro (click here), my attitude had improved. At the moment, I feel great. Three hours is better than 30 minutes (as Pedro reminded me).

That’s all I’ve got for today. I’m off to organize something. I hope all your glasses are rose-colored.

.

HE DORMIDO DURANTE TRES HORAS consecutivas dos noches seguidas. Cuando tenía dolor y me levantaba de la cama esta mañana a las 5, el hecho de haber dormido durante tres horas consecutivas realmente no me pareció mucho. Pude volver a dormir a las 6:45 y dormí hasta las 8:09 cuando la perforación sobre mi cabeza (las renovaciones de nuestros vecinos) me despertó. No era feliz.

Entonces, fui a dar un paseo por la playa casi sin dolor, después de lo cual San Geraldo y yo salimos a tomar café por segundo día consecutivo. Nuestra maravillosa ama de llaves y madrina de los gatos, Isabel, regresó a trabajar ayer. Así que no solo tuvimos el placer de volver a verla, sino que nuestro piso brilla “como la parte superior del edificio Chrysler” (con su corona metálica en la ciudad de Nueva York). Además, ella les dio a los gatos sus aperetivos mientras estábamos fuera.

Cuando regresé a las 11 a Fenómeno Fisio Pedro (haz clic aquí), mi actitud había mejorado. Por el momento, me siento genial. Tres horas son mejores que 30 minutos (como me recordó Pedro).

Eso es todo lo que tengo por hoy. Me voy a organizar algo. Espero que todas vuestras gafas sean de color rosa.

.

Lockdown Day 62: Better Now / Encierro Día 62: Ahora, Mejor

La versión español está después de la versión inglés.

I’VE BEEN WAKING EARLY MOST mornings with a bit of sciatic pain. Sometimes, I’m able to get back to sleep but, most days, the only relief is to get out of bed and start moving. It’s usually immediately improved and within an hour the pain is completely gone (although a trampoline would be out of the question).

This morning I winced as I got out of bed, and walked gingerly across the apartment. I tried to sit down, but I suddenly had jolts of pain emanating from my hip to my foot and up into my chest. I had cramps below my rib cage on one side. I moaned. I whined. I swore. I hobbled around the house while making the worst noises. I was a big baby. I apologized to San Geraldo, but I couldn’t help myself. I couldn’t walk, stand still, sit, lie down, without excruciating electrical jolts and muscle-cramping pain.

After about 15 minutes, I decided to try an isometric glute exercise (the standing glute squeeze). Either that helped or it was simply time for the pain to begin to ease. I’ll add it to my repertoire — just in case.

Moose followed me around the house the entire time, trying to get my attention (for his own selfish reasons). I apologized. Dudo simply watched from a safe distance. But when I began pacing on the terrace, he too thought he was adorable enough for me to forget about myself. The photos of Dudo were taken on another adorable day; today was not the day for the camera.

Once I felt a bit better, I went for a walk on the Paseo (walking briskly usually feels great and it did, finally, today), stopping before-hand to pay the flower vendor to put aside another hibiscus for me. On my way home I picked it up and brought San Geraldo some more color.

Speaking of color, click Dudo to see the vibrance in those eyes.

.

LA MAYORÍA DE LAS MAÑANAS me he despertado temprano con un poco de dolor ciático. A veces, puedo volver a dormir pero, la mayoría de los días, el único alivio es salir de la cama y comenzar a moverme. Por lo general, mejora de inmediato y en una hora el dolor desaparece por completo (aunque un trampolín estaría fuera de discusión).

Esta mañana hice una mueca cuando me levanté de la cama y caminé con cuidado por el piso. Traté de sentarme, pero de repente tuve una sacudida de dolor que emanaba de la cadera hasta el pie y subía al pecho. Tenía calambres debajo de la caja torácica en un lado. Yo gemí. Me quejé. Lo juré. Cojeaba por la casa mientras hacía los peores ruidos. Yo era un bebé grande. Me disculpé con San Geraldo, pero no pude evitarlo. No podía caminar, quedarme quieto, sentarme, acostarme, sin insoportables sacudidas eléctricas y dolor muscular.

Después de unos 15 minutos, decidí probar un ejercicio isométrico de glúteos (el apretón de glúteos de pie). O eso ayudó o simplemente era hora de que el dolor comenzara a disminuir. Lo agregaré a mi repertorio, por si acaso.

Moose me siguió por la casa todo el tiempo, tratando de llamar mi atención (por sus propios motivos egoístas). Me disculpé. Dudo simplemente observaba desde una distancia segura. Pero cuando comencé a pasear por la terraza, él también pensó que era lo suficientemente adorable como para que me olvidara de mí mismo. Las fotos de Dudo fueron tomadas en otro día adorable; hoy no era el día para la cámara.

Una vez que me sentí un poco mejor, salí a caminar por el Paseo (caminar enérgicamente, por lo general, se siente genial y, después de ese comienzo difícil, también lo hace hoy), deteniéndome de antemano para pagarle al vendedor de flores para que me dejara otro hibisco. En mi camino a casa lo recogí y traje a San Geraldo un poco más de color.

Hablando de color, haz clic en Dudo para ver la vitalidad en esos ojos.

.

Although I was walking “gingerly,” that’s not me above. (In case you don’t know, the redhead is Ginger from TV’s Gilligan’s Island.)
Ese no soy yo. (En inglés, si quiere decir “caminé cautelosamente”, también puede decir “caminé gingerly [con jengibre]”, que significa lo mismo y proviene de la palabra inglesa para jengibre. (No me preguntes por qué.) De todos modos, ella que tiene el pelo de jengibre arriba es Ginger del programa de televisión de la década de 1960 “Gilligan’s Island.”

That Time of the Month? / ¿Esa Época del Mes?

La versión español está después de la versión ingles.

OUR FRIEND PEDRO turned 40 this year. He’s got a catastrophic imagination similar to San Geraldo’s. About two years ago, he was having lower back pain (OK, OK, it turned out to be a herniated disk so exCUSE me). However, while we were all at a restaurant, he announced that the pain was worse than the pain of childbirth. Kathleen and their 1-1/2-year-old son were sitting right there! I’ll bet Kathleen was thinking, “You want to feel the pain of childbirth!”

Pedro is currently suffering with neck pain that turned out to be more herniated disks. No more headstands when he wins at cards — not that that happens very often anyway. He explained to us — to San Geraldo and me — to the ancients — to the two friends old enough to be his parents — that now that he’s 40, his risk factors have seriously increased. “Risk factors?” I said in my best New York street accent, “I’ll show you risk factors!”

I’m fine. So relieved that my recent health concern has come to nothing. But, instead of being happy and doing a jig (THAT would be a picture), I’ve been having mentally challenging moments throughout the day and I wake up in the morning (my worst time) not necessarily thrilled to be alive. If I could play the piano, it would be a dirge. I think it’s just the crash after the weeks of stress. Maybe it’s hormones. Do men possibly go through womenopause? Maybe it’s that time of the month? Even if those were possible, I’m a bit old for either.

I continue to have wonderful moments with San Geraldo and some incredible friends. The Kid Brother continues to drive me crazy but I will always love him and will see him again in a few months. But sometimes, as we all know, it’s just not easy. (And I rarely was.)

.

NUESTRO AMIGO PEDRO cumplió 40 años este año. Tiene una imaginación catastrófica similar a la de San Geraldo. Hace unos dos años, tenía dolor en la parte baja de la espalda (OK, OK, resultó ser una hernia de disco, por lo tanto, ¡Perdóneme!). Sin embargo, mientras estábamos todos en un restaurante, anunció que el dolor era peor que el dolor del parto. ¡Kathleen y su hijo de 1-1 / 2 años estaban sentados allí! Apuesto a que Kathleen estaba pensando: “¿¡¿Quieres sentir el dolor del parto!”

Pedro está sufriendo actualmente con dolor de cuello que resultó ser más discos herniados. No más paros de cabeza cuando gana en las cartas — no es que eso suceda muy a menudo de todos modos. Nos explicó — a San Geraldo y a mí — a los antiguos — los dos amigos que tenían edad suficiente para ser sus padres — que ahora que tiene 40 años, sus factores de riesgo han aumentado considerablemente.

“¿Factores de riesgo?”, dije con mi mejor acento callejero de Nueva York, “¡Te mostraré los factores de riesgo!”

Estoy bien. Tan aliviado de que mi reciente preocupación por la salud no haya llegado a nada. Pero, en lugar de ser feliz, he estado teniendo momentos mentalmente difíciles a lo largo del día y me despierto por la mañana (siempre mi peor tiempo) no necesariamente emocionado de estar vivo. Si pudiera tocar el piano, sería un asco. Creo que es sólo el choque después de semanas de estrés. Tal vez sean hormonas. ¿Es posible que los hombres pasen por la menopausia? Tal vez sea esa época del mes? Incluso si eso fuera posible, soy un poco viejo para cualquiera.

Sigo teniendo momentos maravillosos con San Geraldo y algunos amigos increíbles. El Hermanito sigue volviéndome loco, pero siempre lo amaré y lo veré de nuevo en unos pocos meses. Pero a veces, como todos entendemos, no es fácil. (Y rara vez lo era yo.)

What do you suppose a psychiatrist would have to say? (I don’t think I want to know.)
¿Qué suponías que tendría que decir un psiquiatra? (No creo que quiera saber).