Tarantula & Plan B

La versión en español está después de la versión en inglés.

ALONG THE PASEO IS A small cafe that didn’t survive the pandemic. It had been named Plan B. I wonder if they’ve got a Plan C.

On my walk yesterday, in the middle of one of the roundabouts along the way, I passed a monument donated to the City of Fuengirola by the Lions Club. I wonder if we can give it back.

As I continued my long walk up the hill, I planned to continue walking to a nearby resort to get more photos in the very good light of a grouping of elephant sculptures (click here). But after walking about 4 km (2.5 miles), I came upon the sign across the road welcoming me to Benalmádena and I was reminded that that was as far as I was allowed to go. Our covid restrictions have been extended until 10 December and I can’t leave the municipality. So, sorry, no elephants.

On my way back, I spotted a tarantula in my path. I laughed to myself, ‘Oh, we don’t have those here.’ When I got closer I realized it was only a baby agave plant that had the misfortune of falling on pavement instead of dirt where it would have easily taken root. There were others. When I got home, I read up on tarantulas. We do have them in Andalucía.

When we lived in San Diego in the ’90s, I took a drive one day with a friend to the Wild Animal Park (now called the San Diego Zoo Safari Park) north of the city. We walked through the butterfly house and met a keeper holding a plastic terrarium containing a tarantula. My friend asked the keeper if it was dangerous. “Oh no,” she casually replied. “It’s no worse than a bee sting.” I backed up a few feet. I’m allergic to bee stings; that tarantula could kill me.

Some time later, a friend was visiting us from Los Angeles. We came home one evening and headed up the stairs to the front door of our condo building, which sat at the bottom of a canyon. A huge (seriously) tarantula sat in front of the door. Our friend and I headed back down the stairs. San Geraldo went inside, grabbed a broom, and swept the tarantula off the landing and into the shrubs — while I yelled “He’s going to grab that broom and toss you! We lived there another year and a half. I always entered through the garage.

.

JUNTO AL PASEO HAY UN pequeño café que no sobrevivió a la pandemia. Se llamaba Plan B. Me pregunto si tienen un Plan C.

En mi caminata de ayer, en medio de una de las rotondas del camino, pasé por un monumento donado al Ayuntamiento de Fuengirola por el Club de Leones. Me pregunto si podemos devolverlo.

Mientras continuaba mi larga caminata cuesta arriba, planeaba continuar caminando hasta un resort cercano para obtener más fotos a la muy buena luz de un grupo de esculturas de elefantes (haz clic aquí). Pero después de caminar unos 4 km (2,5 millas), me encontré con el letrero al otro lado de la carretera que me daba la bienvenida a Benalmádena y me recordó que eso era lo más lejos que se me permitía llegar. Nuestras restricciones de covid se han extendido hasta el 10 de diciembre y no puedo salir del municipio. Entonces, lo siento, no hay elefantes.

En mi camino de regreso, vi una tarántula. Me reí para mí mismo, ‘Oh, no tenemos esos aquí’. Cuando me acerqué me di cuenta de que era solo una planta de agave bebé que tuvo la desgracia de caer sobre el pavimento en lugar de tierra donde fácilmente habría echado raíces. Hubo otros. Cuando llegué a casa, leí sobre tarántulas. Los tenemos en Andalucía.

Cuando vivíamos en San Diego en los años 90, un día conduje con un amigo al Wild Animal Park [parque de animales salvajes] — now called San Diego Zoo Safari Park [zoológico de san diego, parque de safari] al norte de la ciudad. Caminamos por la casa de las mariposas y nos encontramos con un cuidador que sostenía un terrario de plástico que contenía una tarántula. Mi amigo le preguntó al portero si era peligroso. “Oh no,” respondió casualmente. “No es peor que la picadura de una abeja”. Retrocedí unos metros. Soy alérgico a las picaduras de abejas; esa tarántula podría matarme.

Algún tiempo después, un amigo nos visitó desde Los Ángeles. Llegamos a casa una noche y subimos las escaleras hasta la puerta principal de nuestro edificio de condominios, que estaba al pie de un cañón. Una enorme (en serio) tarántula se sentó frente a la puerta. Nuestro amigo y yo volvimos a bajar las escaleras. San Geraldo entró, tomó una escoba y arrastró la tarántula del rellano hacia los arbustos, mientras yo gritaba: “¡Él va a agarrar esa escoba y tirarte!” Vivimos allí otro año y medio. Siempre entraba por el garaje.

Still in Fuengirola.
Todavía en Fuengirola.
An agave flower stem covered with new plants after blooming.
Un tallo de flor de agave cubierto con plantas nuevas después de la floración.
San Diego condo. We lived so close to the San Diego Zoo, we could hear the lions roar at night.
Condominio en San Diego. Vivíamos tan cerca del zoológico de San Diego que podíamos oír rugir a los leones por la noche.

Chocolate, donuts, & piparkakku

La versión en español está después de la versión en inglés.

I HAD THE PLEASURE OF my dear friend Jessica’s company today for coffee (she had tea) at Mesón Salvador. That’s Jessica my first English student in Fuengirola, not Jesica my current English student in Fuengirola (who’s currently on furlough because she’s not permitted to cross the border from Mijas). Anyway, as always, my time spent with Jessica was uplifting, even if we had to keep our distance.

I finished the last of Lulu’s chocolate yesterday, a milk chocolate bar filled with milk chocolate cream — like a truffle. San Geraldo and I immediately moved on to the piparkakku (gingerbread cookies). Although they’re bite-size, they’re so good that we could eat the entire box in one sitting. We allowed ourselves a few and I was told to keep the box in my office so SG would resist temptation. (So far, I’ve managed to do the same).

Jessica didn’t know (nor would she care) about all the chocolate or the piparkakku (I just like the sound of it in Finnish) and she arrived with half a dozen fresh, orange donuts made by the mother of her fiancé Juan Carlos. Once home, I took them out of the bag to take a picture. SG watched and said, “Hurry up, so we can try them!” Dense, fresh, orangey, and delicious.

The cats were in rare form this morning. I didn’t get out of bed until 9. They both immediately starting whining for their treats. After 10 minutes of non-stop hounding (catting?), I snapped, “It’s too early! What happened, did you get Jerry out of bed at 2 instead of 3 for your first treats?!?” He called out from his office, “Yes, they did!” So, I gave up and gave them their formerly 1 p.m. (13:00) then 11:30 then 10:30 treats at 9:15. Some days it’s just not worth the effort.

I showed Jessica my aloe-vera scratched arm (yesterday’s post) and she showed my a recent photo of Juan Carlos’s arm. He had accidentally dropped something over a fence. He reached under the fence to retrieve it and realised once he had squeezed his arm through that it wasn’t going to come back out the same way. He didn’t have any aloe vera handy, but he made a much more beautiful design. I hope when he looks at me he’s not looking into his own future.

.

TUVE EL PLACER DE LA compañía de mi querida amiga Jessica hoy para tomar un café (ella tomó el té) en el Mesón Salvador. Esa es Jessica, mi primera estudiante de inglés en Fuengirola, no Jesica, mi estudiante de inglés actual en Fuengirola (que actualmente está de licencia porque no tiene permiso para cruzar la frontera desde Mijas). De todos modos, como siempre, el tiempo que pasé con Jessica fue edificante, incluso si tuviéramos que mantener la distancia.

Ayer terminé el último chocolate de Lulu, una barra de chocolate con leche rellena de crema de chocolate con leche, como una trufa. San Geraldo y yo pasamos inmediatamente al piparkakku (galletas de jengibre). Aunque son del tamaño de un bocado, son tan buenos que podríamos comernos toda la caja de una sola vez. Nos permitimos algunos y me dijeron que mantuviera la caja en mi oficina para que SG resistiera la tentación. (Hasta ahora, me las he arreglado para hacer lo mismo).

Jessica no sabía (ni le importaría) todo el chocolate o el piparkakku (me gusta como suena en finlandés) y llegó con media docena de rosquillas frescas de naranja hechas por la madre de su prometido Juan Carlos. Una vez en casa, los saqué de la bolsa para hacer una foto. SG miró y dijo: “¡Apúrate, para que podamos probarlos!” Denso, fresco, anaranjado, y delicioso.

Los gatos estaban en forma rara esta mañana. No me levanté de la cama hasta las 9. Ambos inmediatamente comenzaron a lloriquear por sus golosinas. Después de 10 minutos de acosar (¿cazar?) Sin parar, espeté: “¡Es demasiado pronto! ¿Qué pasó? ¿Sacaste a Jerry de la cama a las 2 en lugar de a las 3 para tus primeras golosinas? Gritó desde su oficina: “¡Sí, lo hicieron!” Entonces, me di por vencido y les di su anterior 1 p.m. (13:00) luego 11:30 luego 10:30 golosinas a las 9:15. Algunos días simplemente no vale la pena el esfuerzo.

Le mostré a Jessica mi brazo rayado de aloe vera (la entrada de ayer) y ella me mostró una foto reciente del brazo de Juan Carlos. Accidentalmente había dejado caer algo sobre una cerca. Metió la mano por debajo de la valla para recuperarlo y se dio cuenta de que una vez que había pasado el brazo, no iba a salir de la misma manera. Él no tenía aloe vera a la mano, pero hizo un diseño mucho más hermoso. Espero que cuando me mira no esté mirando hacia su propio futuro.

As I tried to get pictures of today’s cloudy skies. They didn’t want out; they wanted treats.
Mientras trataba de tomar fotografías de los cielos nublados de hoy. No querían salir; querían golosinas.
65F (18C) and currently a 6 percent chance of rain. I don’t hold out much hope.
18C (65F) y actualmente un 6 por ciento de probabilidad de lluvia. No tengo muchas esperanzas.
And then there were four.
Y luego hubo cuatro.

Mona Lisa these days / Mona Lisa estos días

La versión en español está después de la versión en inglés.

I MENTIONED TUESDAY THAT IN last week’s conversation with The Kid Brother when I asked if he had gotten any mail, he said he had received another postcard from David Travel Penguin (click here) from Washington, D.C. David has a postcard collection, so I asked, “What picture was on it?” There was a slight possibility I’d get a direct answer.

“An old lady.”

“An old lady?”

“Not an old lady,” he explained, “a lady not from these days.”

David clarified for me. The “lady not from these days” was the Mona Lisa!

I ASKED THIS WEEK if The Kid Brother had received any mail. “Yeah,” he said, “a card from you!”

“Which one?”

“I said you!”

“No, I mean which card?”

“A dog.” “A bulldog?” “Yeah.”

WE SPOKE FOR ANOTHER 10 minutes. He told me what I needed to include in the next care package. Hint. Hint. He liked the pretzels. “I need my nuts!” he announced. He meant cashews. One box of cereal would be fine. What I sent last time was perfect. And more bars (the flavours were good). Also, he reminded me it was time to send his annual desktop calendar. I already chose one. I told him in October after he received the first care package that I couldn’t afford to send one every month (along with paying his cable bill) and other things that come up. So, he waited a month and three days before reminding me and he sucked me right in!

FINALLY, BEFORE WE HUNG up, he said, “Oh, I got another card.” “Who was it from?” I asked. He told me he didn’t know but it had an envelope.

“Oh, so not a postcard.”

“No, a real one.”

I asked if he could get it and read me the letters of the name and the city. He was so happy that he willingly did so. He asked.“What do you want [waddayawan], the postmark?” I explained where to look for the return address. He spelled out the letters of the city and state and then read the name. M-A-R-Y! He was delighted. He said the card was “a really nice one with birds.” He loves birds.

Thank you for your kindness, Mary! And David! And Susan, who started all this. You’ve made The Kid Brother’s (and my) days so much better!

NOTE:
The photo at top (Sarasota, Florida, 1968) is of The Kid Brother already in the driver’s seat in front of what was originally Horn’s Cars of Yesterday, then Bellm Cars & Music of Yesterday, and now Sarasota Classic Car Museum. Behind him are more ladies not from these days.

.

MENCIONÉ EL MARTES QUE EN la conversación de la semana pasada con El Hermanito cuando le pregunté si había recibido algún correo, dijo que había recibido otra postal de David Travel Penguin (haz clic aquí) de Washington, DC David tiene una colección de postales, así que preguntó: “¿Qué imagen tenía?” Había una pequeña posibilidad de que obtuviera una respuesta directa.

“Una dama vieja”.

“¿Una dama vieja?”

“No una dama vieja, una dama que no es de estos días”.

¡Aprendí de David que la “dama que no es de estos días” era la Mona Lisa!

PREGUNTÉ ESTA SEMANA SI El Hermanitohabía recibido algún correo. “Sí”, dijo, “¡una tarjeta tuya!”

“¿Cúal?”

“¡Dije !”

“No, me refiero a cúal tarjeta postal?”

“Un perro.” “¿Un buldog?”

HABLAMOS DURANTE OTROS 10 minutos. Me dijo lo que necesitaba incluir en el próximo paquete de cuidados que envíe. Insinuación. Insinuación. Le gustaron los pretzels. “¡Necesito mis nueces!” él anunció. Se refería a anacardos. Una caja de cereal estaría bien. Lo que envié la última vez fue perfecto. Y más barras (los sabores eran buenos). Además, me recordó que era hora de enviar su calendario anual de escritorio. Ya elegí uno. Le dije en octubre, después de que recibió el primer paquete de atención, que no podía permitirme enviar uno cada mes (además de pagar su factura de cable) y otras cosas que surgen. Entonces, esperó un mes y tres días antes de recordármelo y ¡me absorbió de inmediato!

FINALMENTE, ANTES DE COLGAR, antes de colgar, dijo: “Oh, tengo otra tarjeta”. “¿De quién era?“ Me dijo que no lo sabía pero que tenía un sobre.

“Oh, no es una postal”.

“No, una real”.

Le pregunté si podía conseguirlo y me leyó las letras del nombre y la ciudad. Estaba tan feliz de haberlo hecho de buena gana. Preguntó, “¿Qué quieres, el matasellos?” Le expliqué dónde buscar la dirección de devolución. Deletreó las letras de la ciudad y el estado y luego leyó el nombre. ¡M-A-R-Y! Estaba encantado. Dijo que la tarjeta era “muy bonita con pájaros”. Le encantan los pájaros.

¡Gracias por tu amabilidad, Mary! ¡Y David! Y Susan, quien empezó todo esto. ¡Has mejorado los días de El Hermanito (y los míos)!

NOTA
La foto en la parte superior (Sarasota, Florida, 1968) es de El Hermanito ya en el asiento del conductor frente a lo que originalmente era Horn’s Cars of Yesterday (Coches de Ayer de Horn), luego Bellm Cars & Music of Yesterday (Coches y Musica de Ayer de Bellm) y ahora Sarasota Classic Car Museum (Museo de Coches Clásicos). Detrás de él hay más mujeres que no son de estos días.

My own version of the “lady not from these days” from Washington D.C. (Isn’t it ironic that it was built on a swamp?)
Mi propia versión de la “dama que no es de estos días” de Washington D.C. (¿No es irónico que haya sido construido sobre un pantano?)

.

Bans, bananas, and more / Prohibiciones, plátanos, y más

La versión en español está después de la versión en inglés.

ON MY WAY HOME FRIDAY, I looked up to the terrace and spotted Dudo atop his kitty condo. I snapped a couple of quick photos and discovered after the fact that he was watching Isabel clean. This is an exciting new development. In the past, when Isabel cleaned, Dudo stayed in San Geraldo’s office — until she announced it was treat time. Who knows? Maybe in a month or two, he’ll pick up a broom.

As part of our latest covid-19 regulations, the many playgrounds, jungle gyms, and workout stations around town are once again off limits. Saturday, I went for a walk in the drizzle — which was bliss — and stopped for a photo of a banana palm filled with fruit. I had only my iPhone with me and, although the camera is good, its zoom isn’t great in less-than-perfect light. But I made do. I noticed someone coming out of the sea, which was a surprise to me in this weather, but even more surprising was that he appeared to be dancing. So, I ignored the bananas and focused on him. After some interesting twisting and strutting, he did some choreography with a jump rope (but no jumping).

.

EL VIERNES DE CAMINO A casa, miré hacia la terraza y vi a Dudo en lo alto de su apartamento de gatitos. Tomé un par de fotos rápidas y descubrí después del hecho de que estaba viendo a Isabel limpiar. Este es un nuevo desarrollo emocionante. En el pasado, cuando Isabel limpiaba, Dudo se quedaba en la oficina de San Geraldo, hasta que ella anunció que era hora de comer. ¿Quién sabe? Quizás en un mes o dos, recogerá una escoba.

Como parte de nuestras últimas regulaciones covid-19, los numerosos patios de recreo, gimnasios en la jungla y estaciones de entrenamiento de la ciudad vuelven a estar fuera de los límites. El sábado, salí a caminar bajo la llovizna, que fue una bendición, y me detuve para tomar una foto de una palmera de plátano llena de fruta. Solo tenía mi iPhone conmigo y, aunque la cámara es buena, su zoom no es excelente con una luz menos que perfecta. Pero me las arreglé. Vi que alguien salía del mar, lo cual fue una sorpresa para mí con este clima, pero aún más sorprendente fue que parecía estar bailando. Entonces, ignoré los plátanos y me concentré en él. Después de algunos giros y pavoneos interesantes, hizo una coreografía con una cuerda para saltar (pero sin saltar).

He’s so cold / Él es tan frío

La versión en español está después de la versión en inglés.

I WAS BACK AT THE orthodontist yesterday. Last week, when I stopped off for an unexpected drink with Elena and Tynan, I popped my bottom retainer into a napkin and slipped it in a side pocket of my bag. Somehow, it cracked.

My previous orthodontist had to try seven times until she successfully produced proper moulds for my first pair of retainers. She tried form after form every time until she found the correct size. Then she didn’t pour correctly. Then she didn’t order them correctly. There was a one-week wait (each time) for the retainers to be produced from the moulds. Once the work was finally completed — all payments having been made — I switched to this highly recommended orthodontist. I wish I had started with her.

My appointment took all of five minutes. And, five hours later, I received a call that the new retainer was already in. I’ll pick it up after morning coffee at Mesón Salvador — while Isabel makes our apartment beautiful. Since the office is in Benalmádena, I have a justification letter to show the police if we’re stopped for crossing from one municipality to another.

Speaking of our latest covid rules, the request by Mijas and Fuengirola to have “urban nucleus” status has been denied by the government of Andalucía. I’m sure there are dozens of municipalities all over the region with the same problem — some with much more limited services than we have here. It would create a nightmare for the administration to begin to consider all the exceptions to the restrictions that we hope will last only until 23 November.

I took 92 photos of Thursday morning’s sunrise. I trimmed that number down to 32 before saving them to my computer. Here are my five favorites for your viewing pleasure. You’re welcome. The beer can is from the pulled pork (click here) SG made Wednesday. And now we’re off to Mesón Salvador for coffee — with Lulu.

.

AYER REGRESÉ AL ORTODONCISTA. LA semana pasada, cuando me detuve para tomar una copa inesperada con Elena y Tynan, metí mi retenedor inferior en una servilleta y lo deslicé en un bolsillo lateral de mi bolso. De alguna manera, se rompió.

Mi ortodoncista anterior tuvo que intentarlo siete veces hasta que produjo con éxito los moldes adecuados para mi primer par de retenedores. Intentó forma tras forma cada vez hasta que encontró el tamaño correcto. Entonces ella no sirvió correctamente. Entonces no los ordenó correctamente. Hubo una espera de una semana (cada vez) para que los retenedores se produjeran a partir de los moldes. Una vez que finalmente se completó el trabajo — habiendo realizado todos los pagos — me cambié a este ortodoncista altamente recomendado. Ojalá hubiera comenzado con ella.

Mi cita duró cinco minutos. Y, cinco horas después, recibí una llamada que me decía que el nuevo retenedor ya estaba. Lo recogeré después del café de la mañana en Mesón Salvador, mientras Isabel vuelve a embellecer nuestro apartamento. Como la oficina está en Benalmádena, tengo una carta de justificación para mostrar a la policía si nos paran por cruzar de un municipio a otro.

Hablando de nuestras últimas reglas de covid, la solicitud de Mijas y Fuengirola de tener el estatus de “núcleo urbano” ha sido denegada por el gobierno de Andalucía. Estoy seguro de que hay docenas de municipios en toda la región con el mismo problema, algunos con servicios mucho más limitados que los que tenemos aquí. Sería una pesadilla para la administración comenzar a considerar todas las excepciones a las restricciones que esperamos duren solo hasta el 23 de noviembre.

Hice 92 fotos del amanecer del jueves por la mañana. Recorté ese número a 32 antes de guardarlos en mi ordenador. Aquí están mis cinco favoritos para su placer visual. De nada. La lata de cerveza es del cerdo desmenuzado (haz clic aquí) SG hecho el miércoles. Y ahora nos vamos a Mesón Salvador a tomar un café, con Lulu.

I met San Geraldo for coffee after my appointment. It was 66F (18C). We were inside.
Me reuní con San Geraldo para tomar un café después de mi cita. Hacía 18C (66F). Estábamos adentro.

.