Lockdown Day 96: Earliest Memories / Encierro Día 96: Primeros Recuerdos

La versión español está después de la versión inglés.

I HAVE SO MANY STORIES flying around in my head right now that I haven’t been able to fix on which one to tell. I have more photos taken on Rockaway Beach in 1955. The previous photos were of Dale, these are of me. But there’s also a photo of Dale that same summer on our back porch in Brooklyn. In addition, I found a photo of My Mother the Dowager Duchess forcing me to drink from Tupperware! (See that blog post here.)

I was less than 2 years old when we left that apartment and moved to the suburbs in 1956. It was a two-family house owned by my uncle’s mother. We lived upstairs and my aunt (my father’s sister), uncle, and their first two children (close in age to Dale and me) lived downstairs.

Built around 1875, the house was already more than 75 years old when we lived there. I have two distinct memories of the place. The first was that back porch. I can still hear the noises the porch made. It squeaked and creaked with every movement. There were rotting and broken boards everywhere. Areas were roped off, so we wouldn’t fall through and I was never permitted to wander very far.

The other memory I have from that time is standing beside my mother while she gave Dale a bath. My mother’s hand mirror sat on a shelf near the tub. She accidentally knocked it off the shelf and the mirror cracked. My mother kept that mirror at least another 55 years. But she had no idea how it had cracked until I reminded her in around 2014. I even described where the shelf was. And my mother was stunned to realize I was right.

I CAN NEVER REMEMBER WHERE I put my mobile (phone), and everyday when I leave the house I have to return because I’ve forgotten my face mask.. But ask me to find something left behind in 1956 and I’m golden!

Do you have memories from before the age of 2?

.

TENGO TANTAS HISTORIAS VOLANDO EN mi cabeza en este momento que no he podido decidir cuál contar. Tengo más fotos tomadas en Rockaway Beach en 1955. Las fotos anteriores eran de Dale, estas son de mí. Pero también hay una foto de Dale ese mismo verano en nuestro porche trasero en Brooklyn. Además, ¡encontré una foto de Mi Madre La Duquesa Viuda, que me obligaba a beber de Tupperware! (Vea la entrada de mi blog aquí).

Tenía menos de 2 años cuando salimos de ese apartamento y nos mudamos a los suburbios en 1956. Era una casa de dos familias propiedad de la madre de mi tío. Vivíamos arriba y mi tía (la hermana de mi padre), tío, y sus dos primeros hijos (de edad cercana a Dale y a mí) vivían abajo.

Construida alrededor de 1875, la casa ya tenía más de 75 años cuando vivíamos allí. Tengo dos recuerdos distintos del lugar. El primero fue ese porche trasero. Todavía puedo escuchar los ruidos que hacía el porche. Chirriaba y crujía con cada movimiento. Había tablas podridas y rotas por todas partes. Las áreas estaban acordonadas, por lo que no nos caeríamos y nunca se me permitió vagar muy lejos.

El otro recuerdo que tengo de esa época está junto a mi madre mientras ella bañaba a Dale. El espejo de mano de mi madre estaba en un estante cerca de la bañera. Accidentalmente lo tiró del estante y el espejo se rompió. Mi madre mantuvo ese espejo al menos otros 55 años. Pero ella no tenía idea de cómo se había resquebrajado hasta que se lo recordé alrededor de 2014. Incluso le describí dónde estaba el estante. Y mi madre se sorprendió al darse cuenta de que tenía razón.

NUNCA PUEDO RECORDAR DÓNDE PUSE mi móvil. Y todos los días cuando salgo de casa tengo que regresar porque olvidé mi máscarilla … ¡Pero pídeme que encuentre algo que quedó en 1956 y soy dorado!

¿Tienes recuerdos de antes de la edad de 2?

Lockdown Day 84: The Moon and NYC / Encierro Día 84: La Luna y NYC

La versión español está después de la versión inglés.

I DIDN’T GET CAUGHT BETWEEN the moon and New York City (the song at the bottom of the page), unless Belmont Lake State Park in the town of West Babylon on Long Island is where the song meant. That’s where the photo at top was taken exactly 65 years ago to the day. It was a family picnic, my mother’s extended family.

Other than blond and adorable me front and center, one of the few people I can identify is my favorite uncle, Aaron, in the background. The first word I ever said, “da-da,” was said to him one Sunday when he entered my grandparents’ apartment. He taught me how to ride a bike. He was whom I called when, at the age of 22, I returned to New York from Italy with a torn quadriceps muscle, and was then held captive (waited on hand and… leg) by him and my Aunt Lilly (my mother’s oldest sister) for three weeks.

I say held captive, because while I lay in bed in their guest room Aaron would tell me stories of his exploits out in the world. At the time, banks were offering free gifts — toaster ovens, blenders, coffee makers — with each new savings account opened. With his minimum deposits all over Brooklyn, Aaron had amassed a stockpile of free gifts. They sat on a closet shelf.

He also bought a new pair of shoes. He dickered on the price with the owner. The owner explained that he didn’t dicker; the price was the price. That didn’t stop Uncle Aaron. After a half hour of his arguments, the shop owner said, “Fine! Pay whatever you want! Just take the shoes and get out of my store!”

The other two I can identify in the photo are my mother and my grandmother. I’m sitting between my grandmother’s legs. I know it’s her because, at 12 months old, I’m almost as tall. (Also, there are the unmistakable rolled-down and knotted stockings.) My Mother the Dowager Duchess’s manicured hand is coming in from the left holding a Tupperware drinking glass (disgusting).

BUT BACK TO THE MOON. Last night as we sat down for dinner, the moon was just coming up in a partly cloudy sky. It was huge and very dramatic. I snapped whatever photos I could only to learn online during the night (when I was supposed to be sleeping) that it was called a Strawberry Moon, supposedly named by the Algonquin Native American tribes of eastern North America because they used its light to gather ripening strawberries. Here it’s more commonly known as the Rose Moon. It even included a penumbral eclipse (which, at its midpoint, darkens the lower edge of the moon).

So, if you didn’t already know these things, you’ve now learned something about the moon and about buying shoes wholesale. Aren’t you glad you stopped by?

Click the images and pick strawberries (or roses).

.

NO QUEDÉ ATRAPADO ENTRE LA luna y la ciudad de Nueva York (la canción al final de la página), a menos que el Parque Estatal del Lago Belmont en la ciudad de West Babylon en Long Island, sea el significado de la canción. Ahí es donde se tomó la foto en la parte superior hace exactamente 65 años. Fue un picnic familiar, la familia extendida de Mi Madre La Duquesa Viuda.

Además del rubio y adorable yo al frente y al centro, una de las pocas personas que puedo identificar es mi tío favorito, Aaron, en el fondo. La primera palabra que dije, “da-da” (papá), se le dijo un domingo cuando entró en el piso de mis abuelos. Me enseñó a andar en bicicleta. Él fue a quien llamé cuando, a la edad de 22 años, regresé a Nueva York desde Italia con un desgarro del cuádriceps, y luego él y mi tía Lilly (la hermana mayor de mi madre) lo mantuvieron cautivo (esperado en la mano y … en la pierna) durante tres semanas.

Lo llamo cautivo, porque mientras estaba acostado en la cama en su habitación de huéspedes, Aaron me contaba historias de sus hazañas en el mundo. En ese momento, los bancos ofrecían obsequios (hornos tostadores, licuadoras, cafeteras) con cada nueva cuenta de ahorros abierta. Con sus depósitos mínimos en todo Brooklyn, Aaron había acumulado una reserva de obsequios. Se sentaron en un estante del armario.

También compró un nuevo par de zapatos. Discutió el precio con el dueño. El dueño explicó que él no regateó con el precio; el precio era el precio. Eso no detuvo al tío Aaron. Después de media hora de sus argumentos, el dueño de la tienda dijo: “¡Bien! ¡Paga lo que quieras! ¡Solo toma los zapatos y sal de mi tienda!”

Los otros dos que puedo identificar en la foto son mi madre y mi abuela. Estoy sentado entre las piernas de mi abuela. Sé que es ella porque, a los 12 meses, soy casi tan alto. (Además, están las inconfundibles medias enrolladas y anudadas). La mano de Mi Madre la Duquesa Viuda viene desde la izquierda sosteniendo un vaso Tupperware (asqueroso).

PERO VOLVAMOS A LA LUNA. Anoche, cuando nos sentamos a cenar, la luna estaba saliendo en un cielo parcialmente nublado. Fue enorme y muy dramático. Tomé todas las fotos que solo pude aprender en línea durante la noche (cuando se suponía que estaba durmiendo) que se llamaba Strawberry Moon (Luna Fresa), supuestamente nombrada así por las tribus nativas americanas algonquinas del este de Norteamérica porque usaron su luz para recolectar fresas maduras. Aquí se la conoce más comúnmente como la Luna Rosa. Incluyó un eclipse penumbral (que, en su punto medio, oscurece el borde inferior de la luna).

Entonces, si aún no sabías estas cosas, ahora has aprendido algo sobre la luna y sobre comprar zapatos al por mayor. ¿No te alegra que te hayas detenido?

Haz clic en las imágenes y recoge fresas (o rosas).

Back to 1955. Speaking of “someone that turns your heart around,” that’s my sister Dale in front, one of my mother’s five sisters to the left, and The Dowager Duchess with me (and Grandma) in background.
De vuelta a 1955. Hablando de “alguien que de vuelta tu corazón”, ella es mi hermana Dale al frente, una de las cinco hermanas de mi madre a la izquierda, y la duquesa viuda conmigo (y la abuela) en segundo plano.

.

On Being Macho / Sobre Ser Macho

La versión español está después de la versión inglés.

I KNOW. I know. You see the word “macho” and you immediately think this will be all about me. But, it’s all about my grandmother. She was a handsome woman.

I’ve been scanning photos from one of the old family albums and selected a number of images of my paternal grandmother in male drag. They were taken over a number of years in New York City in the 1920s and I’m assuming my grandparents were going to costume parties or just having fun at a photographer’s studio (click here for an earlier post), but we’ll never know. Oh, the stories we could make up.

.

LO SÉ. LO sé. Ves la palabra “macho” e inmediatamente piensas que se trata de mí. Pero se trata de mi abuela. Ella era una mujer “guapo”.

He estado escaneando fotos de uno de los viejos álbumes de la familia y elegí unas imágenes de mi abuela paterna vestida como un hombre. Fueron tomadas durante varios años en la ciudad de Nueva York en la década de 1920 y asumo que mis abuelos iban a fiestas de disfraces o simplemente se estaban divirtiendo en el estudio de un fotógrafo (haz clic aquí para ver una entrada anterior), pero nunca lo sabremos. Oh, las historias que podríamos inventar.

Jerry My Yeti / Jerry Mi Yeti

La versión español está después de la versión inglés.

SAN GERALDO’S NORWEGIAN grandmother couldn’t pronounce the name Jerry. When she said his name it sounded more like Yeti (aka Bigfoot). He DOES have big feet. I’ve mentioned that before. He wears a size 49 (14-1/2 in the US). He normally asks the salesperson to bring out whatever they have in his size. If he’s lucky, they’ll have a pair or two. They’re usually unstylish or uncomfortable… or both.

We were in Málaga yesterday and discovered a shoe mega-store called Calzados Gody. I immediately asked a sales person if they had large sizes. “Of course!” she happily responded. We were in Bigfoot Heaven. Hundreds of shoes. Great styles. And all labeled “Available in 47–52.”

San Geraldo selected a pair. The salesman went to the stockroom, returning about 10 minutes later, and said, “We don’t have those, so I brought a similar style in your size.” Since the salesman had only brought the right shoe, we had to wait another 10 minutes for him to retrieve the left shoe only to decide they weren’t comfortable. I guess it cuts down on theft, but we felt like we were “waiting for the other shoe to drop.” (And it did.)

I pointed out other shoes more like the ones SG had selected. “Don’t you have any of these in his size?”

No, the salesman told me.

The store had a great selection, supposedly, of large sneakers. I asked another sales person if they had any sneakers in SG’s size. “All of them,” she proudly said.

San Geraldo selected two pairs of Nikes. She disappeared for 10 minutes and returned with two other sneakers (that he didn’t like) — so it didn’t matter that she only brought one shoe of each pair. Those were the only ones in his size, she said. After an hour, we left the store. ‘Empty footed.’ I didn’t even see Crocs in his size. Talk about false advertising!

LA ABUELA NORUEGA de San Geraldo no pudo pronunciar su nombre, Jerry. Cuando ella dijo su nombre, sonaba más como Yeti (también conocido como Bigfoot). El tiene pies grandes. Lo he mencionado antes. Lleva una talla 49 (14-1 / 2 en los Estados Unidos). Normalmente le pide al vendedor que saque lo que tenga en su tamaño. Si tiene suerte, tendrán un par o dos. Por lo general son unstylish o incómodos … o ambos.

Ayer estuvimos en Málaga y descubrimos una enorme zapatería llamada Calzados Gody. Inmediatamente le pregunté a una persona de ventas si tenían tamaños grandes. “¡Por supuesto!” ella respondió alegremente. Estábamos en el cielo de Pie Grande. Cientos de zapatos. Estilos geniales. Y todos etiquetados como “Disponible en 47–52 “.

San Geraldo seleccionó un par. El vendedor fue al almacén y regresó unos 10 minutos más tarde, y dijo: “No las tenemos, así que traje un estilo similar”. Como el vendedor solo había traído el zapato derecho, tuvimos que esperar otros 10 minutos para que él recuperara el zapato izquierdo solo para decidir que no estaban cómodos. Supongo que se reduce el robo, pero sentimos que estábamos “esperando que el otro zapato cayera”. (Y lo hizo.)

Señalé otros zapatos más como los que SG había seleccionado. “¿No tienes ninguno de estos en su tamaño?”

No, me dijo el vendedor.

La tienda tenía una gran selección, supuestamente, de zapatillas grandes. Le pregunté a otra persona de ventas si tenían zapatillas de deporte del tamaño de SG. “Todos ellos”, dijo con orgullo.

San Geraldo seleccionó dos pares de Nikes. Ella desapareció durante 10 minutos y regresó con dos otras zapatillas (que no le gustaban), por lo que no importaba que solo trajera un zapato de cada par. Esos eran los únicos en su tamaño, dijo ella. Después de una hora, salimos de la tienda. ‘Pies vacíos.’ Ni siquiera vi los Crocs en su tamaño. ¡Hablar de publicidad falsa!

OUR FRIEND ELENA IN 2014, TRYING TO REMAIN UPRIGHT IN SG’S SHOES. / NUESTRA AMIGA ELENA EN 2014, TRATANDO DE PERMANECER ERGUIDOS EN LAS ZAPATILLAS DE SG.

Grandma Style / Estilo Abuela

As the below photo from the 1920s shows, my father’s mother had some style. She probably wouldn’t have fit in here in Fuengirola, although her Russian would have come in handy on the Costa del Sol. She was born in Slutzk!

My grandmother died when I was 3 years old. But I remember she had a covered cut-glass dish filled with hard candies with soft raspberry centers. The dish sat on a kidney shaped tea table in the living room and she used the candies to coax me out of my shyness. It always worked.

.

Como muestra la foto de abajo de la década de 1920, la madre de mi padre tenía algo de estilo. Probablemente no lo habría encajado aquí en Fuengirola, aunque su ruso hubiera sido útil en la Costa del Sol.

Mi abuela murió cuando yo tenía 3 años. Pero recuerdo que ella tenía un plato cubierto de vidrio tallado lleno de caramelos duros con centros de frambuesas suaves. El plato se sentó en una mesa de té con forma de riñón en la sala de estar y ella usó los dulces para sacarme de mi timidez. Siempre funcionó.