Yeah, I got it / Sí, lo recibí

La versión en español está después de la versión en inglés.

I SPOKE WITH THE KID Brother Tuesday night. He was in a great mood, which meant he was willing to stay on the phone while I talked “at” him for most of 25 minutes. Of course he didn’t volunteer any information. I had to ask. “So, Chuck, did you get the box of goodies I sent you?”

“Yeah, I got it.”

“Did you like it?”

“Yeah, it was good.”

“Great. Do you have anything left?” It had been delivered Friday.

“I got pretzels and other stuff.”

“Did I pick things that you like?”

“Yeah, it’s good.”

I told him how I found the website and where I had tried to shop initially. “I know you like cashews. Were those good ones?”

“Yeah, they were good.”

“Is there anything you didn’t like that I shouldn’t buy again?”

“No. It was all good…. And those bars!”

“Were they lemon or apple? I can’t remember.”

“Apple.”

“So you like those?”

“Yeah, those are good.” High praise indeed!

We ended the conversation with a riff on an Abbott and Costello routine. I said, “Have a good day at work tomorrow, Chuck.”

He said, “Whatsamattah, ya don’t wanna tell me today?”

I switched to Newyorkese, “Ahm tellin’ ya!”

He roared: “Well, I don’t know! Third base! And I don’t care!”

“What was that?” I asked.

He replied,“I said, I don’t care!”

“Oh, that’s our short stop.”

“Doh!!!”

HABLÉ CON EL HERMANITO EL el martes por la noche. Él estaba de muy buen humor, lo que significaba que estaba dispuesto a quedarse al teléfono mientras yo hablaba con él durante la mayor parte de los 25 minutos. Por supuesto que no ofreció ninguna información. Tuve que preguntar. “Entonces, Chuck, ¿recibiste el paquete de cuidado que te envié?”

“Si, lo recibí.”

“¿Te gustó?”

“Sí, estuvo bien”.

“Excelente. ¿Te queda algo?” Había sido entregado el viernes.

“Tengo pretzels y otras cosas”.

“¿Elegí cosas que te gustan?”

“Sí es bueno.”

Le conté cómo encontré el sitio web y dónde había intentado comprar inicialmente. “Sé que te gustan los anacardos. ¿Eran buenos esos?

“Sí, estaban bien”.

“¿Hay algo que no te gustó que no debería volver a comprar?”

“No. Todo estuvo bien … ¡Y esos bares!”

“¿Eran limón o manzana? No puedo recordar”.

“Manzana.”

“¿Así que te gustan esos?”

“Sí, esos son buenos”. ¡Un gran elogio en verdad!

Terminamos la conversación con un riff de una rutina de Abbott y Costello. Le dije: “Que tengas un buen día en el trabajo mañana, Chuck”.

Él dijo: “¿Cuál es el problema, no me quieres decir hoy?”

“¡Te lo digo!”

Rugió: “¡Bueno, no lo sé! ¡Tercera base! ¡Y no me importa!”

“¿Qué fue eso?” Yo pregunté.

Él respondió: “Dije, ¡no me importa!”

“Oh, esa es nuestra shortstop [campocorto?].

And he said, “¡¡¡Doh !!!”

Mira el video y lo entenderás

Throwing the ball to “Who.” Angel Stadium near Los Angeles, 2010.
Lanzar el béisbol a “Quién”. Estadio Angel, cerca de Los Angeles, 2010.
“Who” signed the ball.”
“Quien” firmó el béisbol.”
• THE CLOWNS, BROOKLYN, 1968. He was 8 and I was 14. I’m in a Nehru shirt and the Kid Brother is wearing my granny glasses. Sister Dale took the photo.
I just realized: At left in photo are two WWII Army blankets I found on the top shelf of my mother’s linen closet in 2007. They were covered in mildew, rotting, and smelly. I emptied the entire closet and washed every surface with bleach. My mother was in hospital at the time having been hit by a car. That was the beginning of several purges I did in her apartment over the next 9 years. Memories!
• LOS PAYASOS, BROOKLYN, 1968. Él tenía 8 años y yo 14. Llevo una camisa Nehru y esas son mis gafas de sol. Hermana Dale hizo la foto.
Me acabo de dar cuenta: a la izquierda en la foto hay dos mantas del ejército de la Segunda Guerra Mundial que encontré en el estante superior del armario de ropa blanca de mi madre en 2007. Estaban cubiertos de moho, podridos y malolientes. Vacié todo el armario y lavé todas las superficies con lejía. Mi madre estaba en el hospital en ese momento después de haber sido atropellada por un automóvil. Ese fue el comienzo de varias purgas que hice en su apartamento durante los siguientes 9 años. ¡Recuerdos!

.

Lotsa Luck! / ¡Mucha Suerte!

La versión español está después de la versión inglés.

MY ENTRY INTO the business of ToldemArt (click here) was via a large trade show in Las Vegas while I was still gainfully and miserably employed in early 2008. Moments before the trade show opened, I received a call that My Mother the Dowager Duchess was hit by a car (hit and run) the day before after visiting her sister Sylvie, appeared to be seriously injured and, in typical Dowager Duchess fashion, took the bus home instead of going to the hospital. We spoke. My cousin then drove her to the hospital, although she should have gone in an ambulance. I arrived days later followed by San Geraldo. The Duchess had a punctured lung, two broken ribs, and the most hideous bruising I’ve ever seen. But after only a week and a half she was home and seemingly fine. For a day or two. She had a staph infection that had us rushing in an ambulance back to the hospital where she spent another three weeks near death until the infection was stopped. Her final recovery was phenomenal, especially considering she was already 80 years old. And, yes, months later she admitted to me that she “might have been” crossing against the light.

But, as usual, I digress. My dreams for ToldemArt were slowed, but I managed to get things going when The Dowager Duchess was home and independent again two months later. A trendy retailer in Hollywood (who catered to the likes of Lindsey Lohan) wanted to carry my jewelry, but first she wanted to get one of the items in a wedding swag bag. I thought the jewelry needed to be 14K gold with real gem stones, but she didn’t agree (she was wrong). It happened but didn’t go as planned (nor did the marriage). Next came The Good Luck Collection, which I mentioned before was carried in the gift shops at Bellagio and MGM Grand hotels. And then came the economic crisis. So much for good luck!

.

MI ENTRADA EN el negocio de ToldemArt (haz clic aquí) se realizó a través de una gran feria comercial en Las Vegas, mientras que a principios de 2008 empecé a trabajar de manera justa y miserable. Momentos antes de que abriera la feria, recibí una llamada que Mi Madre La Duquesa Viuda golpeado por un auto (golpeó y corrió) el día antes después de visitar a su hermana Sylvie, parecía estar seriamente herida y, en el estilo típico de La Duquesa Viuda, montó el autobús a casa en lugar de ir al hospital en la ambulancia. Nosotros hablamos. Mi prima la llevó al hospital, aunque debería haber ido en una ambulancia. Llegué días después seguido por San Geraldo. La Duquesa tenía un pulmón perforado, dos costillas rotas, y el hematoma más horrible que jamás haya visto. Pero después de solo una semana y media estaba en casa y aparentemente bien. Por unos días. Tenía una infección por estafilococos y nos llevó a una ambulancia al hospital, donde pasó otras tres semanas cerca de la muerte hasta que se detuvo la infección. Su recuperación final fue fenomenal, especialmente teniendo en cuenta que ya tenía 80 años. Y, sí, meses después, ella me admitió que “podría haber estado” cruzando contra la luz.

Pero, como de costumbre, me divago. Mis sueños para ToldemArt se hicieron más lentos, pero logré poner en marcha las cosas cuando La Duquesa Viuda estaba en casa e independiente nuevamente dos meses después. Una tienda de moda en Hollywood (que atendía a personas como Lindsey Lohan… uf!) quería llevar mis joyas, pero primero quería poner uno de los artículos en una bolsa de boda. Pensé que las joyas debían ser de oro sólido con piedras preciosas, pero ella no estaba de acuerdo (ella estaba equivocada). Sucedió pero no salió como estaba previsto (ni tampoco el matrimonio). Luego vino The Good Luck Collection (La Colección de Buena Suerte), que mencioné anteriormente, que se vendió en las tiendas de regalos de los hoteles Bellagio y MGM Grand.Y luego vino la crisis económica. ¡Tanto para buena suerte!

.