What Did I Tell You? / ¿Qué Te Dije?

La versión en español está después de la versión en inglés.

I MET ELENA AND TYNAN for coffee Sunday morning. Truthfully, by the time any of us got there, it was Sunday afternoon. Tynan and Elena had beer. We meet at El Jazzy Bar because Elena starts her day at the beach and El Jazzy is on her way home. It’s also very pleasant to sit outside beside the Roman ruins.

Elena, however, didn’t arrive from the direction of the beach. She had picked up her mother and then came directly to meet us. I wondered why Elena would miss a Sunday at the beach until I saw her arm.

“What did you do?” I gasped.

“I was cooking dinner Tuesday and didn’t realize there was water in a dish I was moving. The water splashed into the hot oil. I got second-degree burns on my arm.”

How many times do I have to say it?!? Cooking is dangerous!

FASHION IS SAFE. MY SHIRTS didn’t exactly coordinate with my masks in recent days. So I improvised. My work is so fine, you can’t even see the stitches. No sharp needles were used.

.

ME REUNÍ CON ELENA Y Tynan para tomar un café el domingo por la mañana. A decir verdad, cuando llegamos allí, era domingo por la tarde. Tynan y Elena tomaron cerveza. Nos encontramos en El Jazzy Bar porque Elena comienza su día en la playa y El Jazzy está camino a casa. También es muy agradable sentarse al lado de las ruinas romanas.

Elena, sin embargo, no llegó desde la dirección de la playa. Había recogido a su madre y vino directamente a nuestro encuentro. Me preguntaba por qué Elena se perdería un domingo en la playa hasta que vi su brazo.

“¿Qué hiciste?” jadeé.

“Estaba cocinando la cena el martes y no me di cuenta de que había agua en un plato que estaba moviendo. El agua salpicó el aceite caliente. Tengo quemaduras de segundo grado en mi brazo”.

¿Cuántas veces tengo que decirlo? ¡Cocinar es peligroso!

LA MODA ES SEGURA. Mis camisas no coincidían exactamente con mis mascarillas en los últimos días. Entonces improvisé. Mi trabajo es tan bueno que ni siquiera puedes ver los puntos. No se utilizaron agujas afiladas.

Bandage by Urgent Care. Mask by Judyshannon.
Vendaje de Urgent Care. Mascarilla de Judyshannon.
Mesón Salvador.

Tortilla Tornado

La versión español está después de la versión inglés.

ONE OF THE COMMENTS I hear most from San Geraldo when he cooks our dinner for two is, “I have enough _____ to feed an army.” Earlier this week he filled in the blank with potatoes.

I don’t eat a lot of potatoes. SG no longer eats very many either. He prepared breaded (in Special K) turkey filets. On the side, in addition to the potatoes, were Brussels sprouts (which I love). He sautéed the potatoes in the excess breading, as he usually does. After dinner, he put the leftover potatoes in a container in the refrigerator and said, “I have no idea what I’ll do with all these.”

The next night, he decided to use up the potatoes in his own version of a Spanish tortilla (which is nothing like a Mexican tortilla, as you’ll see below). He didn’t follow any recipe, and simply mixed up the buttery breaded potatoes with some of the other things he knew went into a traditional tortilla. He flipped the tortilla pan too soon and cooked a big portion directly on the cook top before scraping it off. It was delicious and worth the clean-up.

THE SEAS HAVE BEEN HIGH in recent days. That’s why many stretches of beach have been displaying yellow and even red flags (instead of green). Although sometimes my mask is in perfect harmony with the flag, at other times, it is not. Especially when the flag color changes as I walk. It all depends on the currents on that particular stretch of beach.

.

UNO DE LOS COMENTARIOS QUE más escucho de San Geraldo cuando prepara nuestra cena para dos es: “Tengo suficiente _____ para alimentar a un ejército”. A principios de esta semana llenó el espacio en blanco con patatas.

No como muchas patatas. SG ya no come muchos tampoco. Preparó filetes de pavo empanizados (en Special K cereal). Al lado, además de las patatas, había coles de Bruselas (que me encantan). Salteó las patatas en el exceso de empanado, como suele hacer. Después de la cena, puso las patatas sobrantes en un recipiente en el refrigerador y dijo: “No tengo idea de qué haré con todo esto”.

La noche siguiente, decidió usar las patatas en su propia versión de una tortilla española. No siguió ninguna receta, y simplemente mezcló las patatas empanizadas con algunas de las otras cosas que sabía que formaban parte de una tortilla tradicional. Volteó la tortilla demasiado pronto y cocinó una gran porción directamente sobre la estufa antes de rasparla. Estaba delicioso y valió la pena la limpieza.

LOS MARES HAN ESTADO ALTOS en los últimos días. Es por eso que muchos tramos de playa han estado mostrando banderas amarillas e incluso rojas (en lugar de verdes). Aunque a veces mi máscara está en perfecta armonía con la bandera, otras veces no lo está. Especialmente cuando el color de la bandera cambia mientras camino. Todo depende de las corrientes en ese tramo particular de playa.

Judy surprised me with this New York fabric. I love it.
Judy me sorprendió con esta tela de New York. Me encanta.
The rusty red in my mask didn’t go with the bright red of this flag.
El rojo óxido en la máscarilla no combinaba con el rojo brillante de la bandera.

Lockdown Day 77: Peanut Soup / Encierro Día 77: Sopa de Cacahuete

La versión español está después de la versión inglés.

I GAVE SAN GERALDO A little lesson in cooking yesterday. Frightening, I know. Thursday, he didn’t feel like baking and I was in the mood for a pastry of some sort. So, he bought a packaged chocolate “brownie” at El Corté Ingles. It’s what we would have called a pound cake in the United States. It looks like a loaf of bread. This one was a bit dried out. What a disappointment.

Friday morning after breakfast, San Geraldo asked if I wanted another slice of the dried-out cake and I said, “Sure, I’ll put some butter on it and will microwave it. Better yet, I’ll use peanut butter.” San Geraldo made a face.

I said, “You know, you always claim to hate peanut butter, but the first time we went to Colonial Williamsburg [36 years ago] and we went to the King’s Arms Tavern, our first course was peanut soup. And you loved it. AND it tasted just like peanut butter.”

“Well, peanut soup doesn’t have butter in it.” he declared.

Huh? “Well, neither does peanut butter. It’s made with peanut oil.”

But then I wondered, “Your problem with peanut butter was that you thought it had butter in it? When did you stop liking butter?!?”

After all that, we realized the real reason he says he doesn’t like peanut butter is because his father always “contaminated” the jam jar with his peanut butter knife. That wouldn’t make me dislike peanut butter. It would just piss me off.

.

LE DI A SAN GERALDO una pequeña lección de cocina ayer. Atemorizante, lo sé. El jueves, SG no tenía ganas de hornear y yo estaba de humor para un postre. Entonces, compró un brownie de chocolate empaquetado en El Corté Inglés. Realmente no era un brownie, es lo que habríamos llamado un “pound cake” en los Estados Unidos. Parece una barra de pan. Este estaba un poco seco. Que decepcion.

Entonces, el viernes por la mañana después del desayuno, San Geraldo me preguntó si quería otra porción del pastel seco y le dije: “Claro, le pondré un poco de mantequilla y la pondré en el microondas. Mejor aún, usaré mantequilla de cacahuetes”. San Geraldo hizo una mueca.

Le dije: “Sabes, siempre dices que odias la mantequilla de maní, pero la primera vez que fuimos a Colonial Williamsburg [hace 36 años] y fuimos a King’s Arms Tavern (Taberna de Armas del Rey), nuestro primer plato fue la sopa de cacahuetes. Y te encantó. Y sabía a mantequilla de cacahuetes”.

“Bueno, la sopa de cacahuetes no tiene mantequilla”, él declaró.

¿Qué? “Bueno, tampoco la mantequilla de cacahuetes. Está hecho con aceite de cacahuetes.”

Pero luego me pregunté: “¿Tu problema con la mantequilla de cacahuetes fue que pensaste que tenía mantequilla? ¿Cuándo dejaste de gustarme la mantequilla?”

Después de todo eso, nos dimos cuenta de que la verdadera razón por la que dice que no le gusta la mantequilla de cacahuetes es porque su padre siempre “contaminó” el frasco de mermelada con su cuchillo de mantequilla de cacahuetes. Eso no me haría disgustar la mantequilla de maní. Simplemente me cabrearía.

With Alice, SG’s mother, around 1985 in Colonial Williamsburg. She liked the peanut soup, and she never contaminated the jam.

Con Alice, la madre de SG, alrededor de 1985 en Colonial Williamsburg. A ella le gustó la sopa de cacahuetes, y ella nunca contaminó la mermelada.

Lockdown Day 35: About Boobs / Encierro Día 35: Sobre Tetas

La versión español está después de la versión inglés.

CALL THIS VARIATIONS ON A theme. Or reliving my adolescence. Better yet, I’ll simply admit I’ve never really outgrown my adolescence — because I was kind of a holier-than-thou kid and, therefore, got a late start.

I had nothing very adolescent to talk about after SG’s wiener yesterday and my balls the day before. No new body parts to explore. No new double entendres. But then I went to the supermarket in the afternoon to restock my cooking supplies. I made another batch of Susan’s Overnight Oatmeal (click here). It was such a matter of fact process that I didn’t even take pictures this time. Yes, this lockdown is having its effect. While at the supermarket I spotted some cheese that’s very specific to Spain. So, today I’ve moved on to the female anatomy.

Queso Tetilla (“Little Tit Cheese”) comes from Galicia in northwestern Spain. It’s made with the milk of three different breeds of cattle: Friesian, Parda, and Rubia Gallega. I don’t know why it’s called tettila (small breast) as opposed to simply tetta (breast), because the cheese to me usually looks like about a C cup — or at least a B. Nothing small about that. The cheese is described as a cone topped by a nipple. It’s also sometimes called “perilla,” which means a half pear, but that name is of no interest to me.

So, here’s a shot of the titty cheese (and my apologies). I’ll try to be more mature tomorrow (although I’m not making any promises.) But today wouldn’t be complete without a couple of cheesecake shots of Moose.

.

LLAME A ESTO VARIACIONES SOBRE un tema. O revivir mi adolescencia. Mejor aún, simplemente admitiré que nunca superé mi adolescencia, porque era un niño “más santos que tú” y, por lo tanto, tuve un comienzo tardío.

No tuve nada muy adolescente de lo que hablar después del día de ayer de SG y su salchicha, y mis pelotas el día antes. No hay nuevas partes del cuerpo para explorar. No hay nuevos dobles sentidos. Pero luego fui al supermercado por la tarde para reponer mis suministros de cocina. Hice otro lote de “avena de noche” de Susan (haz clic aquí). Fue un proceso tan real que ni siquiera tomé fotos esta vez. Sí, este bloqueo está teniendo su efecto. Mientras estaba en el supermercado vi un queso muy específico de España. Entonces, hoy me pasé a la anatomía femenina.

Queso Tetilla proviene de Galicia. Este es un nombre que nunca podría usarse en los Estados Unidos puritanos (y “más santos que tú”). Habría protestas. Y es por eso que incluso estoy hablando de eso hoy. Está hecho con la leche de tres razas diferentes de ganado: Friesian, Parda, y Rubia Gallega. No sé por qué se llama tettila en lugar de simplemente tetta, porque el queso para mí generalmente se parece a una copa C, o al menos a una B. Nada de pequeña en esa. El queso se describe como un cono coronado por un pezón. A veces también se le llama “perilla”, pero ese nombre no me interesa.

Entonces, aquí hay una foto del queso tetilla (y mis disculpas). Trataré de ser más maduro mañana (aunque no estoy haciendo ninguna promesa). Pero el día no estaría completo sin unas pocas fotos “tarta de queso” de Moose. NOTA: En inglés, “tarta de queso” también significa imágenes de mujeres desnuda.

Cheese is queso in Spanish and queixo in Old Galician.
Queso es queixo en Gallega Antigua.

.

Our friend Judy shared the following video with me. You may have already seen it yourselves, but, just in case, I can’t resist sharing it.

Nuestra amiga Judy compartió el siguiente video conmigo. Posiblemente ya lo hayáis visto vosotros mismos, pero, por si acaso, no puedo resistirme a compartirlo. Es una mujer estadounidense que demuestra su primer intento de crear una máscara facial con un sujetador viejo.

Lockdown Day 34: San Geraldo’s Wiener / Encierro Día 34: El Salchicha de San Geraldo

La versión español está después de la versión inglés.

I’VE MENTIONED BEFORE, WE SHOP regularly at two large supermarkets nearby. San Geraldo does most of the grocery shopping (and I put everything away when he gets home).

The nearer supermarket, El Corte Inglés Supercor, is our favorite. It’s known for being a bit high-end and at times more expensive. The other, Mercadona, is also a good chain but neither of us find it as pleasant for shopping. The primary reason San Geraldo goes there is because, unlike El Corte Inglés, Mercadona sells cottage cheese (his breakfast staple) and a decent selection of frozen fruit.

At the start of the pandemic, people here, like people in so many places, were panic shopping. Fortunately, it didn’t last long locally and we can easily find whatever we need. However, the day before lockdown began, San Geraldo innocently went to Mercadona.

The supermarket was a disaster. People were running in every direction. There was no toilet paper. No bottled water. The meat department was nearly barren. At first, SG thought they were doing inventory. But when he asked a staff person, he was told, “Oh, crazy coronavirus panic.”

San Geraldo is not one to horde anything, let alone toilet paper, bottled water, or even baked beans. He shares whatever he has. However, the anxiety was contagious.

When he got home and I was about to unpack the groceries, he exclaimed, “You won’t believe what I bought.” He reached into the bag to show me, “Wieners!” he said. “Mob mentality! Everyone else was panicking and it rubbed off on me. So I bought wieners! We don’t even eat wieners!”

I have never called them “wieners.” They are either hot dogs or frankfurters. But where (and when) SG grew up, they were commonly called wieners. He told his sister Linda, who still lives in South Dakota, what he had done and she howled. She thought the word he used was funnier than what he had done. “Wieners?!?” she squawked, “I haven’t heard anyone call them wieners in years!” Even South Dakota had become more sophisticated (well, to a degree).

I stored the wieners in the freezer, expecting they wouldn’t be used anytime soon — if ever. However, San Geraldo made lentil soup Thursday and he added some wieners. And, no surprise: SG’s soup and wiener are delicious.

Here’s the recipe San Geraldo found at recipetineats.com.

.

HE MENCIONADO ANTES DE QUE compramos regularmente en dos grandes supermercados en nuestro barrio. San Geraldo hace la mayor parte de las compras (y guardo todo cuando llega a casa).

El supermercado más cercano, El Corte Inglés Supercor, es nuestro favorito. Es conocido por ser un poco sofisticado y, a veces, más caro. El otro, Mercadona, también es bueno, pero ninguno de nosotros lo encuentra tan agradable para ir de compras. La razón principal por la que San Geraldo va allí es porque, a diferencia de El Corte Inglés, Mercadona vende “cottage cheese” (requesón?) y una buena selección de fruta congelada.

Al comienzo de la pandemia, la gente de aquí, como la gente de muchos lugares, estaba comprando el pánico. Afortunadamente, no duró mucho localmente. Sin embargo, el día antes de que comenzara el encierro, San Geraldo fue inocentemente a Mercadona.

El supermercado fue un desastre. La gente corría en todas las direcciones. No había papel higiénico. No había agua embotellada. El departamento de carne era casi vacío. Al principio, SG pensó que estaban haciendo inventario. Pero cuando le preguntó a un miembro del personal, le dijeron: “Oh, loco pánico por coronavirus”.

San Geraldo no es uno para hordear nada, ni hablar de papel higiénico, agua embotellada o incluso frijoles horneados. Él comparte lo que tiene. Sin embargo, la ansiedad era contagiosa.

Cuando llegó a casa y yo estaba a punto de desempacar los comestibles, exclamó: “No vas a creer lo que compré”. Metió la mano en la bolsa para mostrarme: “¡Wieners!” él dijo. “Mentalidad de masas. Todos los demás estaban en pánico y se me contagiaron. ¡Así que compré wieners! ¡Ni siquiera comemos wieners!”

“Wiener” en partes de los Estados Unidos es otra palabra para hot dog or frankfurter. La palabra también se usa para referirse a un pene, no tan vulgar como la polla, más como la salchicha. Nunca los he llamado “wieners”. Pero dónde (y cuando) creció SG, comúnmente se les llamaba wieners. Le contó a su hermana Linda, que todavía vive en Dakota del Sur, lo que había hecho y ella aulló. Ella pensó que la palabra que él usaba era más divertida que lo que había hecho.

“¿¡¿Wieners?!?” ella chilló: “¡No he oído a nadie llamarlos wieners en años!” Incluso Dakota del Sur se había vuelto más sofisticado (bueno, hasta cierto punto).

Guarde los wieners en el congelador, esperando que no se usen pronto, si es que alguna vez. Sin embargo, San Geraldo hizo sopa de lentejas el jueves y agregó algunas wieners. Y, no es de extrañar: la sopa de SG y su wiener son deliciosos.

.