Talking trash / Hablar basura

La versión en español está después de la versión en inglés.

I’VE HAD A LITTLE DIP in my mood these last couple of days. No good reason — except for covid-19; the deadly fires all along the west coast of the United States; that upcoming presidential election and the damage the current Asshole in Chief has done; too many summer people still in our building; the tragic situations in dozens of other countries; and just the general state of the world.

But, other than that, what is there to be sad, depressed, or anxious about? So, never mind. Let’s talk trash. Fuengirola trash. Our clean city and it’s underground dumpster system fascinate me and fill me with pride.

Besides, we had dinner Thursday with dear friends Tynan and Elena; Friday dinner was spent with friends from Madrid, Alfonso, Cristina, and Maria; morning coffee with them three days in a row. And all at our second home, Mesón Salvador, (food pictures to come).

Red flags are flying on the beach, which means no swimming. I plan to go for a negative-energy—burning walk on the paseo this afternoon, where I’ll mutter, swear, and talk trash to my heart’s content under my mask and mirrored sunglasses.

.

HE BAJADO UN POCO MI estado de ánimo estos últimos días. No hay una buena razón, a excepción del covid-19; los incendios mortales a lo largo de la costa oeste de los Estados Unidos; las próximas elecciones presidenciales y el daño que el actual imbécil en jefe le ha hecho; demasiada gente de verano todavía en nuestro edificio; las trágicas situaciones en decenas de otros países; y solo el estado general del mundo.

Pero, aparte de eso, ¿por qué estar triste, deprimido, o ansioso? Entonces, no importa. Hablemos basura. Basura Fuengirola. Nuestra ciudad limpia y su sistema de basurero subterráneo me fascina y me llena de orgullo.

Además, cenamos el jueves con los queridos amigos Tynan y Elena; la cena del viernes se pasó con los amigos de Madrid, Alfonso, Cristina, y María; café de la mañana con ellos tres días seguidos. Y todo en nuestra segunda casa, Mesón Salvador, (fotos de comida por venir).

Hay banderas rojas en la playa, lo que significa que no se puede nadar. Planeo dar un paseo ardiente por energías negativas en el paseo esta tarde, donde murmuraré, maldeciré y hablaré basura debajo de mi mascarilla y gafas de sol espejadas.

.

Local character and a local character.
Carácter local y un carácter local.

.

Lockdown Day 85: When Spanish Eyes are Smiling / Encierro Día 85: Cuando Los Ojos Españoles Sonríen

La versión español está después de la versión inglés.

DINNER AT MESÓN SALVADOR! WE met friends, Elena and Tynan, and the “kids,” Paula and Alexander. Paula put aside her studies and Alexander, a lifeguard, came directly from working the beach all day.

The food was everything we had remembered. The service, the same. And the company could not have been better. José (the boss) was behind the bar while Adrián and Lolo charmingly worked the floor. It was reassuring to see the restaurant so busy.

The seafood case was a work of art. San Geraldo ordered grilled borriquete. We had never heard of the fish, but it looked good. José said it was similar in taste and texture to dorada. SG loved it. It turns out its common English name is “Rubber-lipped Grunt,” which is obviously why it’s known as borriquete. It’s on the left in the photo below.

I had a tragic moment at the end of dinner. We were served our chupitos (after-dinner shots) of Pionono, similar to Bailey’s only SO much better, and only available from one little village outside Córdoba. Mesón Salvador is the only place we know that serves it. Anyway, I was halfway through my chupito when I knocked it over. It was heartbreaking. Adrián saw how devastated I was. I figured he’d give me a refill. But he didn’t. He simply put the bottle on the table. I wonder if he noticed it under my shirt when we left the restaurant.

He may have been too preoccupied. Elena had told him that since we couldn’t see his charming smile through his mask, he needed to smile more with his eyes. He spent quite a bit of time on that, primarily because I kept asking for another take. As you’ll see below, he finally gave up on the smiling eyes and instead gave me the stink eye.

.

CENA EN MESÓN SALVADOR! CONOCIMOS a amigos, Elena y Tynan, y los “niños”, Paula y Alexander. Paula dejó de lado sus estudios. Alexander, un soccorista, vino directamente de trabajar en la playa todo el día.

La comida era todo lo que habíamos recordado. El servicio, lo mismo. Y la compañía no podría haber sido mejor. José (el jefe) estaba detrás de la barra mientras Adrián y Lolo trabajaban en el restaurante con encanto. Fue tranquilizador ver el restaurante tan ocupado.

El caso de mariscos tenía muy buena pinta. San Geraldo ordenó borriquete a la parrilla. Nunca habíamos oído hablar del pez, pero se veía bien. José dijo que era similar en sabor y textura a la dorada. A SG le encantó. Su nombre común en inglés, “Rubber-lipped Grunt”, significa “gruñido con labios de goma”, por lo que obviamente se conoce como borriquete. Está a la izquierda en la foto de abajo.

Tuve un momento trágico al final de la cena. Nos sirvieron nuestros chupitos de Pionono, similar a Bailey pero mejor, y solo disponible en un pueblo a las afueras de Córdoba. Mesón Salvador es el único lugar que sabemos que lo sirve. De todos modos, había bebido la mitad de mi chupito cuando lo volqué. Fue desgarrador. Adrián vio lo devastada que estaba. Pensé que me daría una recarga. Pero no lo hizo. Simplemente puso la botella sobre la mesa. Me pregunto si lo notó debajo de mi camisa cuando salimos del restaurante.

Puede haber estado demasiado preocupado. Elena le había dicho que, como no podíamos ver su encantadora sonrisa a través de su máscarilla, necesitaba sonreír más con sus ojos. Pasó bastante tiempo en eso, principalmente porque yo seguía pidiendo otra toma. Como verán a continuación, finalmente renunció a los ojos sonrientes y, en cambio, me dio el ojo apestoso.

My just dessert (I was the only one to have any): Milhojas (similar to a Napoleon).
Mi postre justo (yo fui el único en comer): Milhojas.