Food, friends, and felines / Festín, familia, y felinos

La versión en español está después de la versión en inglés.

AS I MENTIONED A FEW days ago, our friends from Madrid, Alfonso and Cristina, were here for a long weekend with their daughter María. We met them at Mesón Salvador a year and a half ago when María was just a month old and we became immediate friends. We feel honoured they want to spend time with us whenever they visit. We met every morning at Mesón Salvador and then again one night for dinner. It’s become home away from home for them, as well. My mood crash Sunday could be explained by the fact that they went home.

There’s been a little book fair on the plaza near us and I picked up a couple of books in Spanish and English for María. I figured her parents could read stories to her from the books but she had a great time reading them herself, as you can see from the photos.

Dinner at Mesón Salvador was excellent as always. We have dinner at home most nights now and San Geraldo always makes me glad to follow after him in the kitchen for clean-up. My size 32s (42 Spanish) have gotten a bit snug, so it’s time to burn off about 5 pounds (2 kilos) of contentment.

Our 40 percent chance of rain yesterday brought us 12 seconds of drizzle. I didn’t see it. The current probability of rain is now 3 percent. That number will climb (slowly) as the week progresses. Maybe Friday’s 80 percent chance will come through.

The pilot light on our water heater won’t stay lit. It happens around the same time every year and just needs a simple cleaning. The plumber is on his way and the cats were driving me crazy because I wouldn’t give them their treats. If I did, they’d fly out of the kitchen when the doorbell rang. I tried explaining to them, but they just didn’t get it. So, I served them in SG’s office. And, of course, the plumber didn’t arrive. (But he’s here now, so excuse me while I welcome him.)

.

COMO HE MENCIONADO hace unos días, nuestros amigos de Madrid, Alfonso y Cristina, estuvieron aquí un fin de semana largo con su hija María. Los conocimos en Mesón Salvador hace un año y medio cuando María tenía apenas un mes y nos hicimos amigos de inmediato. Nos sentimos honrados de que quieran pasar tiempo con nosotros cada vez que nos visitan. Nos reuníamos todas las mañanas en Mesón Salvador y luego una noche para cenar. También se ha convertido en un hogar lejos del hogar para ellos. Mi crisis de humor el domingo podría explicarse por el hecho de que se fueron a casa.

Ha habido una pequeña feria del libro en la plaza cercana a nosotros y compré un par de libros en español e inglés para María. Supuse que sus padres podrían leerle historias de los libros, pero ella se lo pasó genial leyéndolas ella misma, como se puede ver en las fotos.

La cena en Mesón Salvador fue excelente como siempre. Ahora cenamos en casa la mayoría de las noches y San Geraldo siempre me alegra seguirlo en la cocina para limpiar. Mi talla 42 Levis (32 Americano) se ha ajustado un poco, así que es hora de quemar unos 2 kilos (5 libras) de satisfacción.

Nuestro 40 por ciento de probabilidad de lluvia ayer nos trajo 12 segundos de llovizna. No lo vi. La probabilidad actual de lluvia es ahora del 3 por ciento. Ese número aumentará (lentamente) a medida que avance la semana. Quizás el 80 por ciento de posibilidades del viernes se materialice.

La luz piloto de nuestro calentador de agua no permanece encendida. Ocurre aproximadamente en la misma época todos los años y solo necesita una limpieza simple. El fontanero está en camino y los gatos me estaban volviendo loco porque no les daría sus golosinas. Si lo hiciera, saldrían volando de la cocina cuando sonara el timbre. Intenté explicárselo, pero no lo entendieron. Entonces, les serví en la oficina de SG. Y, por supuesto, el fontanero no llegó mientras comían. (Pero él está aquí ahora, así que discúlpeme mientras le doy la bienvenida).

Saturday night, my Secreto Iberico at Mesón Salvador (a cut of Iberian pork).
La noche del sábado, mi Secreto Iberico en Mesón Salvador.
San Geraldo’s meaty ribs.
Carnosas costillas de San Geraldo.
Maria’s octopus croquettes.
Croquettas de pulpo de Maria.
The family’s bacalao salad.
Ensalada de bacalao de la familia.
Friday night: My tropical salad.
La noche de viernes: Mi ensalada tropical.
Pionono!
San Geraldo’s non-alcoholic chupito.
Chupito sin alcohol de San Geraldo.
Maria with the books I picked up.
María con los libros que recogí.
Two books at once… And one sideways!
Dos libros a la vez … ¡Y uno de lado!
These two stayed until dark last night.
Estos dos se quedaron anoche hasta que anocheció.
Stir-fry dinner at home.
Cena salteada en casa.
Dudo (front) and Moose are the only ones around here that actually sit at the dining room table.
Dudo (frente) y Moose son los únicos por aquí que realmente se sientan a la mesa del comedor.

Ports and happy havens / Puertos y refugios

La versión en español está después de la versión en inglés.

I DIDN’T HAVE ICE CREAM yesterday. I did have an excellent walk where I muttered and swore under my mask only once. (And the assholes deserved it.) Besides that, it truly was a pleasure. The sea continues to be rough. The red flags continue to fly. And the surfers continue to enjoy themselves.

Apparently, we’ve got rain coming (possibly) today and later in the week. The probability today is only 40 percent but Friday it goes up to 80 percent. I’m hopeful.

Today’s photos focus on the Port of Fuengirola. I wanted to give you an idea of its structure and appearance from a number of directions. Sorry I don’t have any views to share from the deck of a boat. One day in the future, I’ll do that, too.

.

AYER NO COMÍ HELADO. TUVE una excelente caminata donde murmuré y maldije bajo mi máscara solo una vez. Y los pendejos se lo merecían. Pero además de eso, fue un verdadero placer. El mar sigue agitado. Las banderas rojas continúan ondeando. Y los surfistas continúan divirtiéndose.

Aparentemente, va a llover (posiblemente) hoy y más tarde en la semana. La probabilidad hoy es solo del 40 por ciento, pero el viernes sube al 80 por ciento. Tengo esperanzas.

Las fotos de hoy se centran en el Puerto de Fuengirola. Quería darles una idea de su estructura y apariencia desde varias direcciones. Lo siento, no tengo vistas para compartir desde la cubierta de un barco. Un día en el futuro, también haré eso.

The cove between the jetty and the port.
La cala entre el muelle y el puerto.
Main pedestrian entrance as seen from above on the Paseo.
Entrada peatonal principal vista desde arriba en el Paseo.
• Der Wiener (click here) has already been replaced by Latinos and Desperate Dan’s. Area 51 is still Area 51.
• Der Wiener (haz clic aquí) ya ha sido reemplazada por Latinos y Desperate Dan’s. El Área 51 sigue siendo el Área 51.
• From the Paseo. Most of the businesses at this end have been shuttered. Some boats in dry dock, which makes it not a pleasant area to drink or dine when they’re using power tools and paints and solvents — unless you like that sort of thing.
• Del Paseo. La mayoría de las empresas de este extremo han cerrado. Algunos barcos en dique seco, lo que hace que no sea un área agradable para beber o cenar cuando usan herramientas eléctricas, pinturas y solventes, a menos que te guste ese tipo de cosas.
What it looks like from down below.
Cómo se ve desde abajo.
The outer wall.
La pared exterior.
The inner wall.
La pared interior.
Looking back from whence we came.
Mirando hacia atrás de donde venimos.
Continuing through to the boats, and bars and restaurants.
Continuando hasta los barcos, bares, y restaurantes.
Looking back.
Mirando hacia atrás.
• On my way home. The light and entrance to the port at right. Security tape blocked the rest of the jetty because when adults are expected to use their judgment, they take selfies and get knocked onto the rocks by the pounding surf.
• Camino a casa.
La luz y la entrada al puerto a la derecha. La cinta de seguridad bloqueó el resto del muelle porque cuando se espera que los adultos usen su juicio, se toman selfies y son golpeados contra las rocas por las olas.

Talking trash / Hablar basura

La versión en español está después de la versión en inglés.

I’VE HAD A LITTLE DIP in my mood these last couple of days. No good reason — except for covid-19; the deadly fires all along the west coast of the United States; that upcoming presidential election and the damage the current Asshole in Chief has done; too many summer people still in our building; the tragic situations in dozens of other countries; and just the general state of the world.

But, other than that, what is there to be sad, depressed, or anxious about? So, never mind. Let’s talk trash. Fuengirola trash. Our clean city and it’s underground dumpster system fascinate me and fill me with pride.

Besides, we had dinner Thursday with dear friends Tynan and Elena; Friday dinner was spent with friends from Madrid, Alfonso, Cristina, and Maria; morning coffee with them three days in a row. And all at our second home, Mesón Salvador, (food pictures to come).

Red flags are flying on the beach, which means no swimming. I plan to go for a negative-energy—burning walk on the paseo this afternoon, where I’ll mutter, swear, and talk trash to my heart’s content under my mask and mirrored sunglasses.

.

HE BAJADO UN POCO MI estado de ánimo estos últimos días. No hay una buena razón, a excepción del covid-19; los incendios mortales a lo largo de la costa oeste de los Estados Unidos; las próximas elecciones presidenciales y el daño que el actual imbécil en jefe le ha hecho; demasiada gente de verano todavía en nuestro edificio; las trágicas situaciones en decenas de otros países; y solo el estado general del mundo.

Pero, aparte de eso, ¿por qué estar triste, deprimido, o ansioso? Entonces, no importa. Hablemos basura. Basura Fuengirola. Nuestra ciudad limpia y su sistema de basurero subterráneo me fascina y me llena de orgullo.

Además, cenamos el jueves con los queridos amigos Tynan y Elena; la cena del viernes se pasó con los amigos de Madrid, Alfonso, Cristina, y María; café de la mañana con ellos tres días seguidos. Y todo en nuestra segunda casa, Mesón Salvador, (fotos de comida por venir).

Hay banderas rojas en la playa, lo que significa que no se puede nadar. Planeo dar un paseo ardiente por energías negativas en el paseo esta tarde, donde murmuraré, maldeciré y hablaré basura debajo de mi mascarilla y gafas de sol espejadas.

.

Local character and a local character.
Carácter local y un carácter local.

.

Peacock and banana palm / Pavo real y palmera plátano

La versión en español está después de la versión en inglés.

WE HAD ROUGH SEAS FOR a couple of days with yellow flags flying. Late Tuesday afternoon while I was out walking, the flags were changed to red and lifeguards called random swimmers back in. Only the surfers remained. In one direction the sky was cloudy and blue. In the other, it looked threatening, but nothing came of it except the rough seas.

By Wednesday morning it was back to yellow flags and a late morning walk for me. I came upon a fruit-bearing banana palm on the beach. I wonder how long that will last before someone picks them.

My sciatica isn’t going away quietly; well, that’s not true. Although I’m still aware of it, I’m no longer moaning and whinging when I make a move. So things around here are much more quiet. I’m back to happily (as opposed to painfully) working out and stretching.

To add to my happiness today, Isabel has been here and the apartment is immaculate; she has joined Toastmasters and practiced her first presentation with me (beautifully written and presented — an inspiration); we have a dinner out this evening with friends Tynan and Elena; and adorable Maria is back in town for a few days from Madrid with her parents (click here). I’m sending my mail-in ballot tomorrow morning for President Biden and Vice President Harris, and I’m hoping I’ll live to see a better world.

.

TUVIMOS MAREJADA DURANTE UNO DÍAS días con banderas amarillas ondeando. A última hora de la tarde del martes, mientras caminaba, las banderas se cambiaron a rojas y los salvavidas llamaron nadadores al azar. Solo quedaron los surfistas. En una dirección el cielo estaba nublado y azul. En el otro, parecía amenazador, pero nada salió de él excepto el mar embravecido.

El miércoles por la mañana había vuelto a las banderas amarillas y una caminata matutina para mí. Me encontré con una palmera de plátano frutal en la playa. Me pregunto cuánto tiempo durará antes de que alguien los recoja.

Mi ciática no desaparece silenciosamente; bueno, eso no es cierto. Aunque todavía soy consciente de ello, ya no me quejo ni me quejo cuando hago un movimiento. Así que las cosas por aquí están mucho más tranquilas. He vuelto a hacer ejercicio y estirarme felizmente (en lugar de dolorosamente).

Para agregar a mi felicidad hoy, Isabel ha estado aquí y el piso está inmaculado; se ha unido a Toastmasters y practicó su primera presentación conmigo (bellamente escrita y presentada — una inspiración); tenemos una cena esta noche con los amigos Tynan y Elena; y la adorable María vuelve a la ciudad por unos días desde Madrid con sus padres (haz clic aquí). Mañana por la mañana enviaré mi boleta electoral por correo para el presidente Biden y la vicepresidente Harris, y espero vivir para ver un mundo mejor.

After her 6-hour drive.
Después de su viaje de 6 horas.

.

.

Tuesday afternoon, Tuesday evening, and today.
El martes por la tarde y más tarde, y hoy.

Cruising / Crucero

La versión español está después de la versión inglés.

Old friends of San Geraldo’s from his university days (I’ve only known them about 35 years) have been cruising the Mediterranean on a small (90-passenger) ship with an overnight stay in Málaga. We were looking forward to seeing them again and were invited by the onboard hotel manager to join them for dinner Monday evening.

They had an unpredictable trip the previous days. Seas were rough and they were forced to skip some planned stops. But the sun was again shining and the seas were calm. Unfortunately things wouldn’t remain that way.

We received a text message mid-day explaining that the itinerary had changed again. Weather was threatening and they were going to be sailing away Monday afternoon. “How soon can you get here?” Cindy asked.

We hopped on the train and got there about a half hour before we had planned. We went onboard for drinks, complements of the hotel manager, had a wonderful visit with Cindy and Darius and two of their friends, and then were unceremoniously hustled off the ship (really, they were very gracious, but it was definitely a hustle) and we then watched the ship race out of port trying to stay ahead of the weather on its way to Cartagena.

It was a great glass of wine but it couldn’t compare to the lobster dinner I had been anticipating. Still, Darius and Cindy and their friends were worth it.

.

VIEJOS AMIGOS DE San Geraldo de su época universitaria (solo los conozco desde hace unos 35 años) han estado navegando por el Mediterráneo en un pequeño crucero (90 pasajeros) con una estancia de una noche en Málaga. Estábamos deseando volver a verlos y el gerente del hotel a bordo nos invitó a cenar con ellos el lunes por la noche.

Tuvieron un viaje impredecible los días anteriores. El mar eran difíciles y se vieron obligados a saltear algunas paradas planificadas. Pero el sol brillaba de nuevo y el mar estaban en calma. Desafortunadamente las cosas no seguirían siendo así.

Recibimos un mensaje de texto a mediodía explicando que el itinerario había cambiado nuevamente. El tiempo era peligroso y iban a zarpar el lunes por la tarde. “¿Qué tan pronto puedes llegar aquí?” preguntó Cindy.

Subimos al tren y llegamos aproximadamente media hora antes de lo que habíamos planeado. Nos subimos a bordo para tomar una copa, los complementos del gerente del hotel, tuvimos una visita maravillosa con Cindy y Darius y dos de sus amigos, y luego fuimos empujados sin ceremonias fuera del barco (en realidad, fueron muy amables, pero definitivamente fue un ajetreo) y luego observamos cómo el barco salía del puerto tratando de mantenerse a la vanguardia del clima en su camino hacia Cartagena.

Fue un gran vaso de vino, pero no podía compararse con la cena de langosta que había estado anticipando. Aun así, Darius y Cindy y sus amigos valieron la pena.