Class and Camp In Clay / Fina y Fabulosa

La versión español está después de la versión inglés.

FOR A LONG time, I’d been meaning to visit Málaga’s Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares (Unicaja Museum of Arts and Popular Customs) and I finally made it. Unicaja, the Málaga bank, is a recent addition to the name and the company’s investment in this museum is obvious. I simply thought I should check it out because it’s there. And because it’s in an interesting-looking old house.

I usually breeze through this type of museum. After a short while, I find the staged rooms unexciting. But that didn’t happen this time. First of all, the rooms aren’t all filled with what once would have been in the house. One, for example, was filled with wine-making equipment. Another contained a “jabega,” a traditional fishing boat, and other historic fishing equipment. There was a carriage house. Antique fire-fighting equipment. Even antique local raisins in their original boxes. (Don’t worry. I’ll share some with you soon.)

But the highlight for me was the collection of local ceramic figurines. So here they are. Some of the poses were, I thought, quite camp. Click the images and see if you agree.

.

DURANTE MUCH TIEMPO, tenía la intención de visitar el Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares de Málaga y finalmente lo logré. Unicaja, el banco de Málaga, es una adición reciente al nombre y la inversión de la compañía en este museo es obvia. Simplemente pensé que debería comprobarlo porque está allí. Y porque está en una casa antigua de aspecto interesante.

Normalmente paso a través de este tipo de museo. Después de un corto tiempo, encuentro las salas escenificadas poco emocionantes. Pero eso no sucedió esta vez. En primer lugar, las habitaciones no están todas llenas de lo que una vez hubiera sido en la casa. Uno, por ejemplo, estaba lleno de equipo para hacer vino. Otro contenía una “jabega”, un barco pesquero tradicional, y otros equipos de pesca históricos. Había una cochera. Antiguos equipos contra incendios. Incluso pasas locales antiguas en sus cajas originales. (No se preocupe. Compartiré algo con usted pronto).

Pero lo más destacado para mí fue la colección de figuras de cerámica locales. Así que aquí están. Algunas de las poses eran, pensé, bastante acampadas. Haz clic en las imágenes y vea si estás de acuerdo.

Not Enough Fumes / Pocos Humos

La versión español está después de la versión inglés.

During a dip in my “happiness” when we lived in Santa Barbara at the beginning of this century, I had suicidal thoughts. We lived in a pink townhouse. Life should have been rosey.

Usually, when I’m that low, I’m simply “passively suicidal.” I go to bed at night hoping I won’t wake up in the morning. Passive. But this time, I developed a plan. I was going to go downstairs, head out the back door, which led directly into the garage, and get in the car. I would start the engine. Carbon monoxide poisoning.

As I started down the stairs, I remembered that we had a Prius. A hybrid. Few fumes to begin with and, if the car were idle, it would simply switch to electric. I’m sure I wouldn’t have gone through with it anyway, but I’m very grateful for hybrid technology. And, yes, I did see the humor, even at the time.

A couple of years ago, we bought another Prius. It doesn’t really matter though; we don’t have a garage.

Durante un chapuzón en mi “felicidad” cuando vivíamos en Santa Bárbara a principios de este siglo, tuve pensamientos suicidas. Vivíamos en una casa rosa. La vida debería que haber sido “rosa.”

Por lo general, cuando estoy tan bajo, simplemente soy “pasivamente suicida”. Me acostaba por la noche esperando no despertarme por la mañana. Pasivo. Pero esta vez, desarrollé un plan. Iba a bajar las escaleras, salía por la puerta trasera que conducía directamente al garaje, y me subía al coche. Yo arrancaría el motor. Envenenamiento por monóxido de carbono.

Cuando empecé a bajar las escaleras, recordé que teníamos un Prius. Un híbrido. Para empezar, pocos vapores y, si el coche estuviera inactivo, simplemente cambiaría a eléctrico. Estoy seguro de que no lo habría superado de todos modos, pero estoy muy agradecido por la tecnología híbrida. Y, sí, vi el humor, incluso en ese momento.

Hace un par de años, compramos otro Prius. Aunque en realidad no importa; no tenemos garaje