Drunk Monks / Hombrachos Barrachos

La versión español está después de la versión inglés.

I HAD TO go to the American Consulate this morning to get something notarized. Going to the American Consulate here is not usually a pleasant experience. By the time today’s task was completed, I was in serious need of a drink. And I hadn’t even had my morning coffee.

I headed back to our neighborhood (about a 30 minute walk) to meet San Geraldo at Mesón Salvador. I walked along the beach part of the way home and found my favorite sand sculptor, Paul Blane, at work on his latest project (and making repairs after recent wind damage). Given my need for a drink, the subject matter couldn’t have been more appropriate. “The Drunks at the Monastery.”

Unfortunately, the monks were drinking beer and wine and I had been hoping for something stronger. Brandy was on my mind. I promised to visit Paul again soon and continued on to Mesón Salvador, where I decided it probably wasn’t a good idea to have a drink when I was in that kind of mood. I stuck to coffee. Maybe next time Paul will give the monks (and me) some brandy.

Click the images and make your dreams come true (as long as all you dream of are larger photos).

.

TUVE QUE IR al Consulado de los Estados Unidos esta mañana para obtener algo notariado. Ir al nuestro Consulado aquí no suele ser una experiencia agradable. Para cuando se completó la tarea de hoy, tenía una gran necesidad de beber. Y ni siquiera había tomado mi café de la mañana.

Regresé a nuestro vecindario (unos 30 minutos a pie) para encontrarme con San Geraldo en Mesón Salvador. Caminé por la playa y encontré a mi escultor de arena favorito, Paul Blane, trabajando en su proyecto más reciente (y haciendo reparaciones después de los daños causados por el viento). Dada mi necesidad de una bebida, el tema no podría haber sido más apropiado. “Los borrachos en el monasterio”.

Desafortunadamente, los monjes estaban bebiendo cerveza y vino y yo esperaba algo más fuerte. Brandy estaba en mi mente. Prometí volver a visitar a Paul pronto y seguí a Mesón Salvador donde decidí que probablemente no era una buena idea tomar una copa cuando estaba de ese tipo de humor. Tomé mi café habitual. Tal vez la próxima vez Paul les dé a los monjes (y a mí) un poco de brandy.

Haga clic en las imágenes y haz realidad todos sus sueños (si todo lo que sueñas son fotos más grandes).