Lockdown Day 7: Chocolate Nuts / Encierro Día 7: Nueces Chocolates

La versión español está después de la versión inglés.

THERE ARE SO many ways to take one’s nuts and one’s chocolate. My current nuts are a variety from El Corte Inglés Supercor (the supermarket). They had a special deal: three containers for the price of two. So, although the prices are steep (nothing to do with coronavirus), I treated myself to three of walnuts and three of almonds. San Geraldo doesn’t especially like nuts (and he loathes walnuts as much as I loathe baked beans and beetroot). Anyway, it turns out SG had already bought a surprise for me at El Corte Inglés, a container of pistachios. These are some of my favorite snacks. So I’m in hog heaven.

And then there’s the chocolate. Since neither of us want you to think we’ve gone all saintly (well, there IS “San” Geraldo) SG baked a batch of his Beacon Hill Brownies. They’re exquisite. We’re heartbroken (no really, I mean it sincerely) we can’t share the brownies with any of our friends. So, we’re trying to behave.

We don’t have the brownies after dinner, nor do we have them with breakfast. After lunch is OK. Normally, we would fill two plates but, to demonstrate how mature we’ve grown, we each had a small bit of brownies and an entire apple for dessert.

If I’m being totally honest, had I been the one serving, I would have given us a lot more brownie.

.

HAY TANTAS MANERAS de tomar nueces … y chocolate. Mis nueces actuales son una variedad de El Corte Inglés Supercor. Tenían un trato especial: tres contenedores por el precio de dos. Entonces, aunque los precios son elevados (nada que ver con el coronavirus), me di el gusto de tres nueces y tres de almendras. A San Geraldo no le gustan especialmente las nueces (y detesta las nueces tanto como yo odio los frijoles horneados y la remolacha). De todos modos, resulta que SG ya me había comprado una sorpresa en El Corte Inglés, un contenedor de pistachos. Estos son algunos de mis bocadillos favoritos. Así que estoy en el cielo de los cerdos. (En inglés, se dice “hog heaven,” el cielo de los cerdos, como un lugar MUY especial; no se si es lo mismo en español.)

Y luego hay el chocolate. Como ninguno de nosotros quiere que pienses que nos hemos vuelto todos santos (bueno, hay “San” Geraldo), SG horneó un lote de sus Brownies de Beacon Hill. Son exquisitos. Estamos desconsolados (no, en serio, lo digo sinceramente), no podemos compartir los brownies con ninguno de nuestros amigos. Entonces, estamos tratando de comportarnos.

No tenemos los brownies después de la cena, ni los tenemos con el desayuno. Después del almuerzo está bien. Normalmente, llenaríamos dos platos pero, para demostrar cuán maduros hemos crecido, cada uno tenía un poco de brownies y una manzana entera como postre.

Si soy totalmente honesto, si hubiera estado sirviendo, nos hubiera dado más brownie.

.

It rained heavily all night but the sun is shining, for the moment.
Llovió mucho toda la noche, pero el sol brilla por el momento.

Click the below images to see more of less.
Haz clic en las imágenes a continuación para ver más de menos.

It’s a Living / Es Una Vida

La versión español está después de la versión inglés.

IN ADDITION TO all the new construction in Las Vegas over the past 10 years, we noticed some new street “performers.” The first were the “showgirls,” easily identified by the feather plumes sprouting from their backs or heads. They weren’t actual showgirls, but they’d pose for pictures — for a price. Usually about $10. I saw two women dressed as S&M cops. They’d spank you if you wanted. Again, $10. More if you’re nasty.

When I headed off on my own to ride the High Roller (click here), I missed something I might have enjoyed. San Geraldo said four pumped up bodybuilders were strutting The Strip in nothing but sneakers and lycra pants.

And, while riding the High Roller, my car mates, a very cool Canadian couple, told me about a man on Fremont Street in Downtown Las Vegas who charged $40 for people to kick him in the scrotum (“Kick Me In The Nuts” read the sign). He made $160 in the 10 minutes they waited for a taxi Saturday night. We agreed that the people who would kick him in an attempt to cause pain are even worse than the guy who decided to make a living this way. The Canadians told me the sun had only just set, but Fremont Street was already beginning to feel seedy, rowdy, and unsafe. I’m sorry I missed the musclemen in lycra. I’m not sorry I missed the nutcases.

.

ADEMÁS DE TODAS las nuevas construcciones en Las Vegas en los últimos 10 años, notamos algunos nuevos “artistas” callejeros. Los primeros fueron las showgirls, fácilmente identificables por las plumas que brotaban de sus espaldas o cabezas. No eran realmente showgirls, pero posaban para fotos, por un precio. Por lo general alrededor de $10. Vi a dos mujeres vestidas como policías del sadomasoquismo. Te azotarían si quisieras. De nuevo, $10. Más si eres una canalla.

Cuando me dirigí por mi cuenta para montar el High Roller (haz clic aquí), me perdí algo que podría haber disfrutado. San Geraldo dijo que cuatro fisicoculturistas estaban bombeando The Strip en nada más que zapatillas y pantalones de lycra.

Y, mientras montaba en el High Roller, mis compañeros de coche, una pareja canadiense muy guay, me contaron sobre un hombre en el centro de Las Vegas en Fremont Street, que cobró $40 por las personas que lo patearon en el escroto (“Patéame En Las Nueces” decía el cartel). Él gano $160 en los 10 minutos que esperaron un taxi la noche del sábado. Estuvimos de acuerdo que las personas que lo patearían en un intento por causar dolor son peores que el hombre que decidió ganarse la vida de esta manera. Los canadienses me dijeron que el sol acababa de ponerse, pero la calle Fremont ya estaba empezando a sentirse sórdida, ruidosa e insegura. Lamento haber extrañado a los musculosos en lycra. No lamento haber perdido los locos (mas apropiado en inglés: “cajas de nueces”).

Aw, Nuts!

La versión español está después de la versión inglés.

I had plans to visit the Museum of Art and Popular Customs today. I got off to a slow start and didn’t get into Málaga until 4:30, which is when I discovered the museum was only open until 5.

So, with no other plans, I wandered the beautiful city and found a new Sabor a España (Tastes Like Spain) shop (click here), where I drowned my sorrows. In nuts. When I got home, I immediately opened the package of turrón duro (hard nougat) with pistachio. Turrón Duro is so hard that I had to lay it on a plate and cut it with a knife, which in my book means I cooked. What a difficult day.

.

Tenía planes para visitar hoy el Museo de Arte y Costumbres Populares. Tuve un comienzo lento y no entré en Málaga hasta las 4:30, cuando descubrí que el museo solo estaba abierto hasta las 5.

Entonces, sin ningún otro plan, vagé por la hermosa ciudad y encontré una nueva tienda de Sabor a España (haz clic aquí), donde ahogué mis penas. En nueces. Cuando llegué a casa, inmediatamente abrí el paquete de turrón duro de pistacho. Turrón Duro es tan duro que tuve que ponerlo en un plato y cortarlo con un cuchillo, que en mi libro significa que cociné. Qué día tan difícil.

Fig, almonds, and chocolate loaf. / Hard nougat with pistachios.
Sabor a España, Calle Agustín.