Even If You Can’t Dance / Incluso Si No Puedes Bailar

La versión español está después de la versión inglés.

AS MANY OF you know, I majored in art and grew up wanting to be, simply, an artist. My Mother the Dowager Duchess, although proud of my talents, told me being an artist was not an acceptable career choice (unless, of course, I was the next Picasso, “… and we all know that will never happen” she said). I have a feeling my father would have supported my choice, but that’s water under the bridge. He even wanted me to get my master’s in fine arts, but I thought, “What’s the point?” I worked at times as a graphic artist, as an illustrator in Medical Illustration, and in publishing and publications design in many different capacities. For a while, I continued to carry a sketchbook wherever I went and was never shy about sketching in public even if people looked over my shoulder. But time passed, I built a career, and I rarely pulled out the sketchbook. Years later, when I tried, I was much too self-conscious. And my attempts at sketching in private frustrated me. “You can’t draw!” I would tell myself.

I’ve been talking for a while about getting back into drawing for my own pleasure. I did a sketch for a local (retired) gallery manager here and didn’t disappoint myself (click here). Finally, I’m back to it. And with each passing day, I’m happier. And I don’t care whether I think I can draw or not. I can draw if I want to.

I pulled out an old sketchbook to carry around, having no idea how old it actually was. I found the image above and the first two below within its pages. I remember sketching at our friend’s house on Cape Cod, Massachusetts around 1990. And I remember stopping after saying to myself, “You can’t draw!” and putting the book away. Since moving to Spain, I tried again in the same book — without even noticing there were other sketches there; I was dissatisfied, and I again put the book away. The final image is what I’m currently happily doodling. I’ve never thought I could dance either, but I don’t seem to care so much anymore.

.

COMO MUCHO DE vosotros ya sabráis, me especialicé en arte y crecí queriendo ser, simplemente, un artista.. Mi Madre La Duquesa Viuda aunque orgullosa de mi talento, me dijo que ser artista no era una opción de carrera aceptable (a menos que, por supuesto, yo fuera el próximo Picasso, “… y todos sabemos que eso nunca sucederá”, dijo. ). Tengo la sensación de que mi padre hubiera apoyado mi elección, pero eso es agua debajo del puente. Incluso quería que obtuviera mi maestría en bellas artes, pero pensé: “¿Cuál es el punto?” Trabajé a veces como artista gráfico, como ilustrador en ilustración médica, y en diseño de publicaciones en muchas capacidades diferentes. Por un tiempo, continué llevando un cuaderno de bocetos donde quisiera y nunca tuve miedo de dibujar en público, incluso si la gente miraba por encima de mi hombro. Pero el tiempo pasó, construí una carrera y rara vez saqué el cuaderno de bocetos. Años después, cuando lo intenté, yo era demasiado consciente de mí mismo. Y mis intentos de dibujar en privado me frustraron. “¡No puedes dibujar!”, me decía a mí mismo.

He estado hablando un rato mientras volvía a dibujar por mi propio placer. Hice un dibujo para un gerente (retirado) de galerías aquí y no me decepcioné (haz clic aquí). Así que, finalmente, estoy de vuelta a eso. Y con cada día que pasa, soy más feliz. Y no me importa si creo que puedo dibujar o no. Puedo dibujar si quiero!

Saqué un viejo cuaderno de bocetos para llevar, sin tener idea de la antigüedad que tenía. Encontré la imagen de arriba y las dos primeras debajo de sus páginas. Recuerdo dibujar en la casa de nuestro amigo en Cape Cod, Massachusetts, alrededor de 1990. …. Y recuerdo que me detuve después de decirme: “¡No puedes dibujar!” y de guardar el cuaderno. Desde que me mudé a España, lo intenté de nuevo en el mismo cuaderno, sin darme cuenta de que había otros bocetos allí; estaba insatisfecho y guardé el cuaderno otra vez. La imagen final es la que actualmente estoy felizmente garabateando. Nunca pensé que pudiera bailar tampoco, pero parece que ya no me importa mucho.

Unfinished: Maggie, our friend’s dog.
Inacabada: Maggie, la perra de nuestra amiga.
Unfinished: I tried again I think about 7 years ago and said, again, “You can’t draw!”
Inacabado: Lo intenté de nuevo, creo que hace unos 7 años y dije de nuevo: “¡No puedes dibujar!”
In progress: And, now, I can if I want to.
En progreso: Y, ahora, puedo si quiero.

Changed For Good / Cambiado Para Siempre

La versión español está después de la versión inglés.

I RECENTLY RECONNECTED with a dear friend from my university days. I last saw Mary in 1984 and although I had tried for years to track her down, I had no luck until a month or so ago.

My sister Dale had just been diagnosed with cancer when Mary called from Boston one evening a few years after graduation. She told me to come up for a visit. I did and loved it so much that I moved there. I met her friend Brian who became one of my closest friends and my first gay friend. Mary and I could talk about anything. My parents and The Kid Brother adored her. And she taught me the words to every Irish song ever written — and some of them weren’t even drinking songs.

I have often talked about what an impact my friendship with Mary had on my life. Sometimes I’ll say I should have taken my education more seriously and not simply chosen the state university that was furthest from my parents. But then I think I wouldn’t have met Mary and what a loss that would have been. Then I think, had I not met Mary, I might never have gone to Boston. And had I not gone to Boston, I might never have met Brian, who made such a difference in my coming out. And I might never have met San Geraldo.

In the ’80s, San Geraldo and I moved to Los Angeles and then Washington DC. Mary and Brian took off for Maui. Mary met someone, fell in love, and moved to the Midwest before we made it to Maui for a visit. Brian died in 1993. Mary and I lost touch. She and her adored husband raised a son. So much has changed for us both, but we spoke last night and it was like no time had passed. Neither Mary nor I have any photos of each other. So this photo with Brian in Maui in 1986 will have to do.

Do you ever wonder what might NOT have happened in your life had you made just one different decision? Thanks, Mary!

RECIENTEMENTE ME RECONECTÉ con una querida amiga de mis días universitarios. La última vez que vi a Mary fue en 1984 y, aunque durante años intenté localizarla, no tuve suerte hasta hace aproximadamente un mes.

Mi hermana Dale acababa de ser diagnosticada con cáncer cuando Mary llamó desde Boston una noche, unos años después de la graduación. Ella me dijo que viniera de visita. Lo hice y me encantó tanto que me mudé allí. Conocí a su amigo Brian, que se convirtió en uno de mis amigos especiales y mi primer amigo gay. Mary y yo pudimos hablar de cualquier cosa. Mis padres y The Kid Brother la adoraban. Y ella me enseñó las palabras de cada canción irlandesa jamás escrita — y algunas de ellas ni siquiera estaban “canciones bebiendos”.

A menudo he hablado sobre el impacto que mi amistad con Mary tuvo en mi vida. A veces digo que debería haber tomado mi educación más en serio y no simplemente haber elegido la universidad estatal más alejada de mis padres. Pero luego pienso que no habría conocido a Mary y qué pérdida hubiera sido eso. Entonces pienso, si no hubiera conocido a Mary, tal vez nunca hubiera ido a Boston. Y si no hubiera ido a Boston, tal vez nunca hubiera conocido a Brian, quien hizo una gran diferencia en mi salida. Y tal vez nunca haya conocido a San Geraldo.

En los años 80, San Geraldo y yo nos mudamos a Los Ángeles y luego a Washington DC. Mary y Brian se fueron a Maui. Mary conoció a alguien, se enamoró y se mudó al Medio Oeste antes de que viniéramos a Maui para una visita. Brian murió en 1993. Mary y yo perdimos el contacto. Ella y su adorado esposo criaron a un hijo. Mucho ha cambiado para los dos, pero hablamos anoche y fue como si no hubiera pasado el tiempo. Ni Mary ni yo tenemos fotos del otro. Así que esta foto con Brian en Maui en 1986 tendrá que ver.

¿Alguna vez te preguntaste lo que NO pudo haber ocurrido en tu vida si hubieras tomado solamente una decisión diferente? ¡Gracias, Mary!

Una canción vieja. “Mary es un gran nombre antiguo.”