Marching men / Hombres marchando

La versión en español está después de la versión en inglés.

Yesterday was parade day at Fuengirola’s International Fair. The 33 groups representing 33 cultures and countries marched from the center of town at 11:00 and, after more than an hour and a half, finally arrived at the fairgrounds. I say “finally” because I never seem to catch on that they won’t be at the fairground at 11:30. Next year, I won’t arrive until 12:30.

Next year, I’ll also remember to use sunscreen. I always put sunscreen on the top of my shiny head and ears, but I didn’t think to use it anywhere else. Today I have red arms and a red face (although the pharmacist last night told me I was brown — and she even said handsome).

Still, I enjoyed the music (sometimes pre-recorded noise from poor quality speakers) and brilliant colors. There seemed to be fewer participants on this first feria since the pandemic. Notably absent, to me, was Norway.

The parade was led by the Ukraine contingent, which produced non-stop applause and quite a few tears. You could see the heartbreak on many of the faces. Let’s hope they march next year in celebration of peace and freedom.

I took nearly 400 photos. I thinned those out to about 290 and then thinned again to 52. I won’t share them all (I promise) and I’ll spread some of those 52 over a few days with some stories, as well.

.

Ayer fue día de desfiles en la Feria Internacional de Los Pueblos. Los 33 grupos que representan a 33 culturas y países marcharon desde el centro de la ciudad a las 11 y, después de más de una hora y media, finalmente llegaron al recinto ferial. Digo “finalmente” porque parece que nunca me doy cuenta de que no estarán en el recinto ferial a las 11:30. El próximo año, no llegaré hasta las 12:30.

El próximo año, también recordaré usar protector solar. Siempre me pongo protector solar en la parte superior de la cabeza y las orejas, pero no pensé en usarlo en ningún otro lugar. Hoy tengo los brazos rojos y la cara roja (aunque la farmacéutica anoche me dijo que era moreno, y hasta dijo guapo).

Aun así, disfruté de la música (a veces ruido pregrabado de altavoces de mala calidad) y los colores brillantes. Parecía haber menos participantes en esta primera feria desde la pandemia. Notablemente ausente, para mí, fue Noruega.

El desfile estuvo encabezado por el contingente ucraniano, que produjo no parar de aplausos y bastantes lágrimas. Se podía ver la angustia en muchos de los rostros. Esperemos que marchen el próximo año en celebración de la paz y la libertad. Hicé casi 400 fotos. Los reduje a alrededor de 290 y luego los reduje nuevamente a 52. No los compartiré todos (lo prometo) y también distribuiré algunos de esos 52 en algunos días con algunas historias.

.