You want me to sit on what? / ¿Quieres qué me siente en qué?

La versión en español está después de la versión en inglés.

WE HAD THE PLEASURE OF being invited out last night to a family birthday dinner for Paula, Tynan and Elena’s exceptional daughter who has one more exam and will be finished with high school and moving onward to university. Paula’s brother, Alexander, and his girlfried, Maria were there as was Elena’s sister, Isa, godmother to Paula.

Tynan and Elena both had pints. However, in typical Spanish fashion, instead of una pinta (a pint), Elena asked for una pintita (a diminutive pint). I followed Elena’s lead by ordering a cañita (a diminutive small beer) instead of una caña (a small beer). They were the same size as our normal beers. They must have been out of cañita and pintita glasses. (Although a pint is still a pint, with or without an “ita”.)

It was a perfect evening. Lots of laughs and love, as always. But no hugging. We cuddled up for a photo, but that was about it. I had the camera and took a group photo. My appearance in that shot is just a figment of your imagination (or, perhaps, mine). Elena wanted a photo of me with San Geraldo. SG told me to sit on his lap. Seriously? I did, and nearly broke his legs. He’s got 30 pounds less cushion than he used to and he complained the entire time. Whose idea was it anyway?!?

I had not one but two small beers. Party! So I slept in until 10:00 this morning. The cats didn’t even wake me. I then met our friend Miguel for coffee at Mesón Salvador. These are the kinds of events that make me appreciate there actually are people in this world I like — other than all of you, of course.

I’m off for an afternoon walk on the beach. Tonight at midnight the mask requirement goes into effect in Andalucía. It appears it will soon be the norm all over Spain. We’re already wearing our masks no matter where we go… except on the beach, which I’m pretty sure will be excluded from the rule.

.

TUVIMOS EL PLACER DE SER invitados anoche a una cena familiar de cumpleaños para Paula, la hija excepcional de Tynan y Elena, que tiene un examen más y terminará la secundaria y pasará a la universidad. El hermano de Paula, Alexander, y su novia, María, estaban allí, al igual que la hermana de Elena, Isa, la madrina de Paula.

Tynan y Elena tenían pintas. Sin embargo, en la moda típica española, en lugar de una pinta, Elena pidió una pintita. Seguí el ejemplo de Elena ordenando una cañita en lugar de una caña. Curiosamente, eran del mismo tamaño que nuestras cervezas normales. Deben haber sido de vasos para cañitas y pintitas. (Aunque una pintita sigue siendo una pinta, con o sin “ita”).

Fue una noche perfecta. Muchas risas y amor, como siempre. Pero no abrazos. Nos acurrucamos para una foto, pero eso fue todo. Tenía la cámara y tomé una foto grupal. Mi aparición en esa toma es solo un producto de tu imaginación (o quizás la mía). Elena quería una foto de mi con San Geraldo. SG me dijo que me sentara en su regazo. ¿Seriamente? Lo hice, y casi le rompo las piernas. Tiene 30 libras menos de amortiguación de lo que solía y se quejó todo el tiempo. ¿De quién fue la idea?

No tuve una sino dos cañas. ¡Fiesta! Así que dormí hasta las 10:00 de esta mañana. Los gatos ni siquiera me despertaron. Luego conocí a nuestro amigo Miguel para tomar un café en Mesón Salvador. Estos son los tipos de eventos que me hacen apreciar que en realidad hay personas en este mundo que me gustan — además de todos ustedes, por supuesto.

Me voy a dar un paseo por la playa por la tarde. Esta noche a medianoche, el requisito de mascarilla entra en vigencia en Andalucía. Parece que pronto será la norma en toda España. Ya usamos nuestras mascarillas sin importar a dónde vayamos … excepto en la playa, que estoy bastante seguro de que quedará excluido de la regla.

San Geraldo smiles through the tears.
San Geraldo sonríe entre lágrimas.

Lockdown Day 85: When Spanish Eyes are Smiling / Encierro Día 85: Cuando Los Ojos Españoles Sonríen

La versión español está después de la versión inglés.

DINNER AT MESÓN SALVADOR! WE met friends, Elena and Tynan, and the “kids,” Paula and Alexander. Paula put aside her studies and Alexander, a lifeguard, came directly from working the beach all day.

The food was everything we had remembered. The service, the same. And the company could not have been better. José (the boss) was behind the bar while Adrián and Lolo charmingly worked the floor. It was reassuring to see the restaurant so busy.

The seafood case was a work of art. San Geraldo ordered grilled borriquete. We had never heard of the fish, but it looked good. José said it was similar in taste and texture to dorada. SG loved it. It turns out its common English name is “Rubber-lipped Grunt,” which is obviously why it’s known as borriquete. It’s on the left in the photo below.

I had a tragic moment at the end of dinner. We were served our chupitos (after-dinner shots) of Pionono, similar to Bailey’s only SO much better, and only available from one little village outside Córdoba. Mesón Salvador is the only place we know that serves it. Anyway, I was halfway through my chupito when I knocked it over. It was heartbreaking. Adrián saw how devastated I was. I figured he’d give me a refill. But he didn’t. He simply put the bottle on the table. I wonder if he noticed it under my shirt when we left the restaurant.

He may have been too preoccupied. Elena had told him that since we couldn’t see his charming smile through his mask, he needed to smile more with his eyes. He spent quite a bit of time on that, primarily because I kept asking for another take. As you’ll see below, he finally gave up on the smiling eyes and instead gave me the stink eye.

.

CENA EN MESÓN SALVADOR! CONOCIMOS a amigos, Elena y Tynan, y los “niños”, Paula y Alexander. Paula dejó de lado sus estudios. Alexander, un soccorista, vino directamente de trabajar en la playa todo el día.

La comida era todo lo que habíamos recordado. El servicio, lo mismo. Y la compañía no podría haber sido mejor. José (el jefe) estaba detrás de la barra mientras Adrián y Lolo trabajaban en el restaurante con encanto. Fue tranquilizador ver el restaurante tan ocupado.

El caso de mariscos tenía muy buena pinta. San Geraldo ordenó borriquete a la parrilla. Nunca habíamos oído hablar del pez, pero se veía bien. José dijo que era similar en sabor y textura a la dorada. A SG le encantó. Su nombre común en inglés, “Rubber-lipped Grunt”, significa “gruñido con labios de goma”, por lo que obviamente se conoce como borriquete. Está a la izquierda en la foto de abajo.

Tuve un momento trágico al final de la cena. Nos sirvieron nuestros chupitos de Pionono, similar a Bailey pero mejor, y solo disponible en un pueblo a las afueras de Córdoba. Mesón Salvador es el único lugar que sabemos que lo sirve. De todos modos, había bebido la mitad de mi chupito cuando lo volqué. Fue desgarrador. Adrián vio lo devastada que estaba. Pensé que me daría una recarga. Pero no lo hizo. Simplemente puso la botella sobre la mesa. Me pregunto si lo notó debajo de mi camisa cuando salimos del restaurante.

Puede haber estado demasiado preocupado. Elena le había dicho que, como no podíamos ver su encantadora sonrisa a través de su máscarilla, necesitaba sonreír más con sus ojos. Pasó bastante tiempo en eso, principalmente porque yo seguía pidiendo otra toma. Como verán a continuación, finalmente renunció a los ojos sonrientes y, en cambio, me dio el ojo apestoso.

My just dessert (I was the only one to have any): Milhojas (similar to a Napoleon).
Mi postre justo (yo fui el único en comer): Milhojas.

Lockdown Day 56: Surfal Distancing / Encierro Día 56: Distancia Surfeal

La versión español está después de la versión inglés.

WHEN OUR LOCKDOWN RULES WERE eased slightly this past Saturday, Alexander, Tynan and Elena’s son (click here), was elated. He waxed his surfboard (in the house, apparently) and was ready to catch a wave. We had calm seas until late Wednesday.

The surf finally kicked up and Thursday evening, during our 8 to 11 release from lockdown, surfing was good. I had the idea to find Alexander and take some pictures. I looked from the terrace and saw surfers directly across from us. When I arrived on the beach, I saw that the nearest small group was using paddle boards. However, less than a kilometer to my left, I saw a mob of surfers. Or do surfers swarm? Since Alexander has an app (of course) that tells him where to go for the best surf, I figured he must be there.

At that point, my camera battery died and I hadn’t brought the reserve, so I had to switch to my iPhone camera, which is great under perfect lighting, but not as the sun is setting. And forget about long-distance detail. I continued along the beach anyway and tried to find Alexander in the crowd of surfboards.

I started to video and then some asshole walked up behind me and started talking (from a safe distance), completely disturbing my audio of the pounding surf. I turned to discover it was Tynan. I’m always happy to see that asshole. He, too, had come down to find Alexander.

We scanned and scanned and finally both saw him off to the right with his best surfing buddy. We recognized Alexander by his stylish floppy hair and beard, and his friend by his tight, dark hair and beard. Oddly, Alexander never caught a wave. He barely tried. And as it was approaching dinner time, we parted company.

Later, Tynan texted to tell me Alexandar had just returned and said we were in the wrong spot. He was about the same distance from my apartment in the other direction. Hard to believe there could be another surfer with floppy hair and beard who had a friend with dark hair and beard. What are the odds? (Overwhelming.)

The waves were not so good Friday morning but Tynan texted and told me where I would find him watching Alexander surf. I finally got there about 45 minutes later (I had a hard time getting out of bed). A guy on a paddleboard got more action than the few surfers that were out. Alexander saw me when he and his friends came out of the water (it was almost 10 and our time was up). He said the surfing had been great Thursday. But that morning it was simply good to be on the water. He looked blissful.

For me, it was simply great to see Tynan one day and Alexander the next. The first photo below was taken from the terrace Thursday night. The video at the bottom was taken with my iPhone. The second photo is of Tynan heading off into the sunset. All the rest were taken Thursday morning.

WE’RE CURRENTLY IN PHASE 0 of the easing of lockdown restrictions. Phase 1 begins Monday but, sadly, not for us here in Málaga, nor in about half the country. So, we’ll continue doing what we’re doing and hope for better news over the next two weeks.

Click the images and the waves will get bigger.

.

CUANDO LAS REGLAS DEL ENCIERRO se suavizaron ligeramente el sábado pasado, el hijo de Alexander, Tynan y Elena (haz clic aquí), estaba eufórico. Enceró su tabla de surf (en la casa, aparentemente) y estaba listo para atrapar una ola. Tuvimos mares tranquilos hasta el miércoles por la noche.

Las olas crecieron y el jueves por la noche, durante nuestro lanzamiento del bloqueo de 8 a 11, el surf fue ideal. Tuve la idea de encontrar a Alexander y tomar algunas fotos. Miré desde la terraza y vi surfistas directamente frente a nosotros. Cuando llegué a la playa, noté que el grupo pequeño más cercano estaba usando tablas de remo. Sin embargo, a menos de un kilómetro a mi izquierda, vi una multitud de surfistas. Como Alexander tiene una aplicación (por supuesto) que le dice dónde ir para el mejor surf, supuse que debía estar allí.

En ese momento, la batería de mi cámara se agotó y no había traído la reserva, así que tuve que cambiar a la cámara de mi iPhone, lo cual es excelente con una iluminación perfecta, pero no cuando se pone el sol. Y olvídate de los detalles de larga distancia. Seguí por la playa de todos modos e intenté encontrar a Alexander en la multitud de tablas de surf.

Comencé a grabar un video y luego un gilipollas se acercó detrás de mí y comenzó a hablar (desde una distancia social), perturbando por completo mi audio del golpeteo de las olas. Me volví para descubrir que era Tynan. Siempre estoy feliz de ver ese gilipollas. Él también había bajado a buscar a Alexander.

Escaneamos y escaneamos y finalmente ambos lo vimos a la derecha con su mejor amigo de surf. Reconocimos a Alexander por su elegante cabello y barba, y a su amigo por su cabello y barba apretados y oscuros. Curiosamente, Alexander nunca atrapó una ola. Apenas lo intentó. Y cuando se acercaba la hora de la cena, nos separamos de la compañía.

Más tarde, Tynan me envió un mensaje de texto para decirme que Alexandar acababa de regresar y dijo que estábamos en el lugar equivocado. Estaba aproximadamente a la misma distancia de mi apartamento en la otra dirección. Es difícil de creer que pueda haber otro surfista con elegane cabello y barba que tenga un amigo con cabello oscuro y barba. ¿Cuáles son las probabilidades? (Abrumadoras.)

Las olas no fueron tan buenas el viernes por la mañana, pero Tynan me envió un mensaje de texto y me dijo dónde lo encontraría viendo a Alexander surfear. Finalmente llegué allí unos 45 minutos después (me costó mucho levantarme de la cama). Un chico en una tabla de paddle consiguió más acción que los pocos surfistas que estaban fuera. Alexander me vio cuando él y sus amigos salieron del agua (eran casi las 10 y nuestro tiempo se había acabado). Dijo que el surf había sido genial el jueves. Pero esa mañana fue simplemente bueno estar en el agua.

Para mí, fue simplemente genial ver a Tynan un día y a Alexander al día siguiente. La primera foto de abajo fue hecho desde la terraza el jueves por la noche. El video en la parte inferior fue hecho con mi iPhone. La segunda foto es de Tynan saliendo hacia la puesta de sol. Todo lo demás fue tomado el jueves por la mañana.

ACTUALMENTE ESTAMOS EN LA FASE 0 de la flexibilización de las restricciones del encierro. La fase 1 comienza el lunes, pero no para nosotros aquí en Málaga, ni en aproximadamente la mitad del país, lamentablemente. Entonces, continuaremos haciendo lo que estamos haciendo y esperamos mejores noticias durante las próximas dos semanas.

Haz clic en las imágenes y las olas se harán más grandes.

.

.

Catch a Wave / Atrapa una Ola

La versión español está después de la versión inglés.

MONDAY, I MENTIONED briefly our surfer-dude friend, Alexander. Not only is he a great surfer, but he’s charming, kind, warm, bright, and witty (despite the fact that he inherited his father, Tynan’s, sense of humor). Alexander is now 19. We described him the same way when he was 12 — except that he wasn’t yet surfing. Alexander is someone who gives me hope for the future. And, more importantly, joy in the present. And I need both.

Tynan grew up in Chesterfield, England, where they speak a form of English difficult for even other English people to understand. Elena is from Bilbao in the north of Spain. So, although Spanish is the first language of their two kids, they grew up speaking both languages.

One morning a few years ago, Tynan had free time one morning so walked with Alexander to school, a bilingual school here in town. When they reached a group of Alexander’s friends, Tynan asked him to suggest a shortcut home. After Tynan left, he looked back and could tell he was being talked about. That evening, he asked Alexander what his friends had said. Alexander explained, “They asked if you were my dad and when I said you were, they said they thought you were English. I told them you were and they asked, ‘But what language was he speaking?’”

.

MENCIONÉ BREVEMENTE EL lunes nuestro amigo surfista, Alexander. No solo es un gran surfista, sino que es encantador, amable, cálido, brillante, e ingenioso (a pesar de que heredó el sentido del humor de su padre, Tynan). Alexander ahora tiene 19 años. Lo describimos de la misma manera cuando tenía 12 años, excepto que todavía no estaba surfeando. Alexander es alguien que me da esperanza para el futuro. Y, lo que es más importante, alegría en el presente. Y necesito ambos.

Tynan creció en Chesterfield, Inglaterra, donde hablan una forma de inglés difícil de entender incluso para otros ingleses. Elena es de Bilbao en el norte de España. Entonces, aunque el español es el primer idioma de sus dos hijos, crecieron hablando ambos idiomas.

Una mañana, hace unos años, Tynan caminó con Alexander a la escuela secudaria, una escuela bilingüe aquí en la ciudad. Cuando llegaron a un grupo de amigos de Alexander, Tynan le pidió que sugiriera un atajo a casa. Después de que Tynan se fue, miró hacia atrás y se dio cuenta de que se estaba hablando de él. Esa noche, le preguntó a Alexander qué habían dicho sus amigos. Alexander explicó: “Preguntaron si tú eras mi papá y cuando dije que sí, dijeron que pensaban que eras inglés. Les dije que eras y me preguntaron: ‘¿Pero qué idioma estaba hablando?’”

.

The Power / El Poder

La versión español está después de la versión inglés.

IT’S CALM SEAS and sunny skies today (at least in regard to the seas and skies). We had a few days of rough seas last week (metaphorically, as well, as you all know), as well as one day of pea soup fog (politics as usual). I went for a walk to the jetty near the Port of Fuengirola because I love to witness the power of the sea as it crashes over the stones. I wasn’t disappointed.

The small bay formed between the jetty and the port can be a great place for surfing on days when the waves are wild and haphazard on our other local beaches. I spotted Alexander, our friends’ Tynan and Elena’s son, taking advantage of the waves. He and his friends have an app on their mobiles alerting them to good spots for surfing and they never miss a chance — once they get school and work out of the way, of course. I even caught Alexander as he caught a wave. That’s for next time.

Click the images, feel the power, and meet Alexander (the great).

.

HOY SON MARES tranquilos y cielos soleados (al menos en lo que respecta a los mares y cielos). La semana pasada tuvimos unos días de mar agitado (metafóricamente, como todos saben), así como un día de niebla de sopa de guisantes (política como siempre). Salí a caminar al embarcadero cerca del puerto de Fuengirola porque me encanta presenciar el poder del mar cuando se estrella contra las piedras. No me decepcionó.

La pequeña bahía formada entre el embarcadero y el puerto puede ser un gran lugar para surfear en los días en que las olas son salvajes y al azar en nuestras otras playas locales. Vi a Alexander, el hijo de nuestros amigos Tynan y Elena, aprovechando las olas. Él y sus amigos tienen una aplicación en sus móviles que les alerta sobre buenos lugares para surfear y nunca pierden una oportunidad, una vez que terminan las clases y el trabajo, por supuesto. Incluso atrapé a Alexander cuando él atrapó una ola. Eso es para la próxima vez.

Haz clic en las imágenes, siente el poder y conoce a Alexander (el grande).