At First I Was Afraid / Al Principio Tenía Miedo

La versión español está después de la versión inglés.

HAVE I EVER told you how much I loathed the 1997 Hollywood blockbuster, multi-award-winning film, “Titanic”? San Geraldo’s mother, Alice, was visiting us in San Diego and we went to see it. I was seated between mother and son. I thought the love story, especially, was sappy and hard to believe. By the film’s mid-point, I was in serious need of a drink — or a tranquilizer. Just before the ship went vertical, I turned to my left and saw Alice with a soggy tissue to her tear-filled eyes. I turned to my right to see SG’s tear-streaked face as he blew his nose, again, into his handkerchief. I couldn’t help myself. I fiercely whispered to San Geraldo, “The ship DOES sink!”

Some Valentine’s decorations in our plaza here in Los Boliches in Fuengirola made me think of “Titanic” and Celine Dionne, and that’s not a good thing. The Christmas heart (click here ) is back. That’s actually, I think, kind of festive. But when it was installed for Christmas, instead of the usual Christmas tree, I thought it was odd. I now wonder if someone screwed up and mistakenly placed the heart on our plaza two months too early.

I said at the time I liked the heart but thought it would be better for Valentine’s Day. I wasn’t alone. Stranger still is that the the heart was un-installed mid-January only to reappear two weeks later. As Celine says, the heart will go on and on.

And then last weekend some other items joined the Christmas Heart on the plaza. There’s one of our public benches painted red and poorly positioned among the old ficus trees. The tree trunks are badly wrapped in red gauzy fabric. and, well, you can see in the below photos what else has been done to the bench. A romantic spot to pose for a photo?

Wood hearts have been attached to the lamp posts. On them are the stenciled words “Live Fuengirola with Love” (well, #VIVEFUENGIROLACONAMOR, to be more precise).

But the most peculiar for me is the red door (with the red picket fence and the orange and white traffic cones). The door has no handle and only opens in one direction. It, too, is imprinted with the Live Fuengirola with Love hashtag.

I was going to include with this post—after taking some strong medication—Celine Dionne singing “My Heart Will Go On.” But then I had a better idea. Go on now, go! Walk out the door!

.

¿ALGUNA VEZ TE dije cuánto detestaba la exitosa película de Hollywood de 1997, “Titanic”? Alice, la madre de San Geraldo, nos estaba visitando en San Diego y fuimos a verlo. Estaba sentado entre madre y hijo. Pensé que la historia de amor, especialmente, era cursi y difícil de creer. En el punto medio de la película, estaba en grave necesidad de una bebida — o un tranquilizante. Justo antes de que el barco se volviera vertical, giré a mi izquierda y vi a Alice con un pañuelo empapado en sus ojos llenos de lágrimas. Me giré a la derecha para ver la cara surcada de lágrimas de SG mientras se volvía a sonar la nariz con el pañuelo. No pude evitarlo. Le susurré ferozmente a San Geraldo: “¡El barco SE HUNDE!

Algunas decoraciones de San Valentín en nuestra plaza aquí en Los Boliches en Fuengirola me hicieron pensar en Celine Dionne, y eso no es algo bueno. El corazón de Navidad (haz clic aquí) está de vuelta. Eso es realmente, creo, algo festivo. Pero cuando se instaló para Navidad, en lugar del árbol de Navidad habitual, pensé que era extraño. Ahora me pregunto si alguien lo arruinó y por error colocó el corazón en nuestra plaza dos meses antes.

Dije en ese momento que me gustaba el corazón, pero pensé que sería mejor para el Día de San Valentín. No estaba solo. Aún más extraño es que el corazón se desinstaló a mediados de enero solo para reaparecer dos semanas después. Como dice Celine, el corazón contiuará sin parar.

Y luego, el fin de semana pasado, algunos otros artículos se unieron al Corazón de Navidad en la plaza. Hay uno de nuestros bancos públicos, pintados de rojo y mal ubicados entre los viejos ficus. Los troncos de los árboles están mal envueltos en tela de gasa roja y, bueno, puedes ver en las fotos de abajo qué más se ha hecho en el banco. ¿Un lugar romántico para posar para una foto?

Corazones de madera se han unido a los postes de la lámpara. En ellas están las palabras estampadas “#FUENGIROLACONAMOR” (Fuengirola con amor).

Pero lo más destacado para mí es la puerta roja (con la cerca roja y los conos de tráfico naranja y blanco). La puerta no tiene manija y solo se abre en una dirección. También está impreso con #FUENGIROLACONAMOR.

Iba a incluir en esta entrada de blog — después de tomar algunos medicamentos fuertes — Celine Dionne cantando “Mi Corazón Continuará”. Pero luego tuve una mejor idea. ¡Vete ahora, vete! ¡Sal por la puerta!

The Christmas heart will go on.
La corazón de la Navidad continuará.

.

Lotsa Luck! / ¡Mucha Suerte!

La versión español está después de la versión inglés.

MY ENTRY INTO the business of ToldemArt (click here) was via a large trade show in Las Vegas while I was still gainfully and miserably employed in early 2008. Moments before the trade show opened, I received a call that My Mother the Dowager Duchess was hit by a car (hit and run) the day before after visiting her sister Sylvie, appeared to be seriously injured and, in typical Dowager Duchess fashion, took the bus home instead of going to the hospital. We spoke. My cousin then drove her to the hospital, although she should have gone in an ambulance. I arrived days later followed by San Geraldo. The Duchess had a punctured lung, two broken ribs, and the most hideous bruising I’ve ever seen. But after only a week and a half she was home and seemingly fine. For a day or two. She had a staph infection that had us rushing in an ambulance back to the hospital where she spent another three weeks near death until the infection was stopped. Her final recovery was phenomenal, especially considering she was already 80 years old. And, yes, months later she admitted to me that she “might have been” crossing against the light.

But, as usual, I digress. My dreams for ToldemArt were slowed, but I managed to get things going when The Dowager Duchess was home and independent again two months later. A trendy retailer in Hollywood (who catered to the likes of Lindsey Lohan) wanted to carry my jewelry, but first she wanted to get one of the items in a wedding swag bag. I thought the jewelry needed to be 14K gold with real gem stones, but she didn’t agree (she was wrong). It happened but didn’t go as planned (nor did the marriage). Next came The Good Luck Collection, which I mentioned before was carried in the gift shops at Bellagio and MGM Grand hotels. And then came the economic crisis. So much for good luck!

.

MI ENTRADA EN el negocio de ToldemArt (haz clic aquí) se realizó a través de una gran feria comercial en Las Vegas, mientras que a principios de 2008 empecé a trabajar de manera justa y miserable. Momentos antes de que abriera la feria, recibí una llamada que Mi Madre La Duquesa Viuda golpeado por un auto (golpeó y corrió) el día antes después de visitar a su hermana Sylvie, parecía estar seriamente herida y, en el estilo típico de La Duquesa Viuda, montó el autobús a casa en lugar de ir al hospital en la ambulancia. Nosotros hablamos. Mi prima la llevó al hospital, aunque debería haber ido en una ambulancia. Llegué días después seguido por San Geraldo. La Duquesa tenía un pulmón perforado, dos costillas rotas, y el hematoma más horrible que jamás haya visto. Pero después de solo una semana y media estaba en casa y aparentemente bien. Por unos días. Tenía una infección por estafilococos y nos llevó a una ambulancia al hospital, donde pasó otras tres semanas cerca de la muerte hasta que se detuvo la infección. Su recuperación final fue fenomenal, especialmente teniendo en cuenta que ya tenía 80 años. Y, sí, meses después, ella me admitió que “podría haber estado” cruzando contra la luz.

Pero, como de costumbre, me divago. Mis sueños para ToldemArt se hicieron más lentos, pero logré poner en marcha las cosas cuando La Duquesa Viuda estaba en casa e independiente nuevamente dos meses después. Una tienda de moda en Hollywood (que atendía a personas como Lindsey Lohan… uf!) quería llevar mis joyas, pero primero quería poner uno de los artículos en una bolsa de boda. Pensé que las joyas debían ser de oro sólido con piedras preciosas, pero ella no estaba de acuerdo (ella estaba equivocada). Sucedió pero no salió como estaba previsto (ni tampoco el matrimonio). Luego vino The Good Luck Collection (La Colección de Buena Suerte), que mencioné anteriormente, que se vendió en las tiendas de regalos de los hoteles Bellagio y MGM Grand.Y luego vino la crisis económica. ¡Tanto para buena suerte!

.