From 26 to 30 / Desde 26 a 30

La versión español está después de la versión inglés.

MY DEAR OLD friend Mary (we’ve been friends since 1973) sent me some photos. I’m still waiting for her to scan them for me — ahem — but these skewed and distorted images will have to do until Mary gets her scanner working.

I drove up from Brooklyn in November 1979 to visit Mary who had moved to Boston. I fell in love with the city, found a job, and moved four months later. The photos on the street were taken in 1980. I think it was the 4th of July parade.

Mary introduced me to Brian, her best friend who became my dear and (first gay) friend, although I was still dating women at the time.

My sister Dale died 12 months after I arrived in Boston. I came out of the closet. Five months later I met San Geraldo. Fifteen months after that, he and I moved to Los Angeles. Seven months later, we were living in Washington, D.C. where I worked for U.S.News & World Report.

And that takes us to the final photo of me on a sofa with my feet on Mary’s lap.

It was 1984. Brian and Mary were sharing an apartment. I was in Boston on business and spent an extra two nights with them before heading home. Brian was not the best influence, but he was a true friend and I loved him. I won’t tell you what I did that night (partly because I have no idea what I did that night), but I was feeling no pain. Until the next morning!

That was the last time I saw Mary. She and Brian moved to Hawaii a few months later. Mary met the love of her life, married, and moved to the middle of the country. She’s still there, raised a son while earning more advanced degrees, and has been working with learning disabled teens ever since.

SG and I finally got to Hawaii in 1986, but Mary was already gone and Brian, our dear wonderful friend the “serial monogamist,” was living with his latest boyfriend. He eventually moved to San Diego so we were elated when SG got his job there in early 1993. But, at that same time, Brian was ill and returned to his family home in Massachusetts. We drove up to see him a couple of times. He died before we left for San Diego.

And that’s what ran through my head when I saw these pictures. Whenever, I think about what might have been — like taking my education more seriously and choosing a university better suited to my interests, I always think, ‘But then I never would have met Mary. And that was an exceptional friendship. And had I never met Mary, I never would have met Brian. Or moved to Boston. Or met San Geraldo.’ And I’m filled with gratitude for what I’ve had and have, for Dale, for Brian, for Mary, and for San Geraldo, and for so many other people in my life. All that from a few 40-year-old photos.

.

MI QUERIDA VIEJA amiga Mary (hemos sido amigos desde 1973) me envió algunas fotos. Todavía estoy esperando que los escanee por mí, ejem, pero estas imágenes distorsionadas tendrán que funcionar hasta que Mary haga funcionar su escáner.

Conduje desde Brooklyn en noviembre de 1979 para visitar a Mary, que se había mudado a Boston. Me enamoré de la ciudad, encontré un trabajo, y me mudé cuatro meses después. Las fotos en la calle fueron tomadas en 1980. Creo que fue el desfile del 4 de julio, el día de la independencia.

Mary me presentó a Brian, su mejor amigo que se convirtió en mi querido y (primer gay) amigo, aunque todavía estaba saliendo con mujeres en ese momento.

Mi hermana Dale murió 12 meses después de mi llegada a Boston. Salí del armario. Conocí a San Geraldo cinco meses después. Él y yo nos mudamos a Marina del Rey, California, 15 meses después de que nos conocimos. Siete meses después, vivíamos en Washington, D.C., donde trabajé para U.S.News & World Report.

Y eso nos lleva a la foto final de mí en un sofá con los pies en el regazo de Mary.

Era 1984. Brian y Mary estaban compartiendo un apartamento. Estuve en Boston por negocios y pasé dos noches con ellos antes de regresar a casa. Brian no fue la mejor influencia, pero era un verdadero amigo y lo amaba. No te diré lo que hice esa noche (en parte porque no tengo idea de lo que hice esa noche), pero no sentía dolor. Hasta la mañana siguiente!

Esa fue la última vez que vi a Mary. Ella y Brian se mudaron a Hawai unos meses después. Mary conoció al amor de su vida, se casó y se mudó a la mitad de los Estados Unidos. Ella todavía está allí, crió a un hijo mientras obtenía títulos más avanzados, y ha estado trabajando con adolescentes con discapacidades de aprendizaje desde entonces.

SG y yo finalmente llegamos a Hawai en 1986, pero Mary ya se había ido y Brian, nuestro querido y maravilloso amigo el “monogamista en serie”, estaba con un nuevo novio. Eventualmente se mudó a San Diego, así que estábamos eufóricos cuando SG consiguió su trabajo allí a principios de 1993. Pero, al mismo tiempo, Brian estaba enfermo y regresó a la casa de su familia en Massachusetts. Fuimos a verlo un par de veces. Murió antes de que nos fuéramos a San Diego.

Y eso fue lo que me pasó por la cabeza cuando vi estas fotos. Siempre que pienso en lo que podría haber sido, como tomar mi educación más en serio y elegir una universidad más adecuada para mis intereses, siempre pienso: ‘Pero entonces nunca habría conocido a Mary. Y si nunca hubiera conocido a Mary, nunca habría conocido a Brian. O se mudó a Boston. O conocí a San Geraldo’. Y estoy lleno de gratitud por lo que he tenido y tengo, por Dale, por Brian, por Mary, y por San Geraldo, y por muchas otras personas en mi vida. Todo eso de algunas fotos de 40 años.

Subtítulo de Mary: Verano – 1980. Nuestro primer año en Boston juntos.

Those Who Cannot Change Their Minds / Aquellos Que No Pueden Cambiar de Opinión

La versión español está después de la versión inglés.

GEORGE BERNARD SHAW wrote: “Those who cannot change their minds, cannot change anything.” I’m sure his intent was something profound, however, since our arrival in Spain in the summer of 2011, we have had three different sets of dining room furniture. We bought the first at IKEA in Sevilla when we arrived. That came with us to Fuengirola less than two years later and was quickly replaced by a contemporary glass and chrome table. The glass and chrome table became my office desk when we decided to live without a dining room and get a piano instead.

Well, we’re back to having a dining room. I’m so happy I even polished the brass candlesticks. More importantly, though, the cats are happy. And isn’t that why we exist? (Anyway, that’s what Dudo and Moose tell me and why would they lie?)

.

GEORGE BERNARD SHAW escribió: “Aquellos que no pueden cambiar de opinión, no pueden cambiar nada”. Estoy seguro de que su intención fue algo profundo, sin embargo, desde nuestra llegada a España en el verano de 2011, hemos tenido tres juegos diferentes de comedor. Compramos el primero en IKEA en Sevilla cuando llegamos. Eso vino con nosotros a Fuengirola menos de dos años después y fue reemplazado rápidamente por una mesa contemporánea de vidrio y cromo. La mesa de cristal y cromo se convirtió en el escritorio de mi oficina cuando decidimos vivir sin un comedor y comprar un piano.

Bueno, volvimos a tener un comedor. Estoy tan feliz que incluso pulí las velas de latón. Sin embargo, lo más importante es que los gatos son felices. ¿Y no es por eso que existimos? (De todos modos, eso es lo que Dudo y Moose me dicen y ¿por qué mentirían?)

.

Some of our dining rooms over the years. Three sets of furniture and 13 homes from 1981 to 2011. Three more sets and only two homes from 2011 to 2019.
Algunos de nuestros comedores a lo largo de los años. Tres juegos de muebles y 13 hogares de 1981 a 2011. Tres juegos más y solo dos hogares de 2011 a 2019.