You Turned the Tables on Me / Me Diste la Vuelta

La versión español está después de la versión inglés.

I RECENTLY SHARED photos of the new look of our dining room here in Fuengirola (in its first and third iteration) along with pictures of the dining rooms in 6 of our 13 other homes over the years (click here). I found photos of 4 more from our past, plus version #2 of Fuengirola. I’m still searching (for more photos, not for more homes — at least for now).

.

RECIENTEMENTE COMPARTÍ FOTOS del nuevo aspecto de nuestro comedor aquí en Fuengirola (en su primera y tercera iteración) junto con fotos de los comedores en 6 de nuestras 13 otras casas a lo largo de los años (haz clic aquí). Encontré fotos de 4 más de nuestro pasado, más la versión numero 2 de Fuengirola. Todavía estoy buscando (para más fotos, no más casas — al menos por ahora). NOTA: En inglés, otra forma de decir “me diste la vuelta” es “volteaste las mesas”.

.

How To Make Strawberry Jam / Cómo Hacer Mermelada De Fresa

La versión español está después de la primera foto.

IN 1986, SAN Geraldo and I moved from Washington, DC, to New Haven, Connecticut. San Geraldo had grown up “canning.” It was unheard of in my family; that’s what country folk did.

Since we were now living close to “the country” and had lots of farm stands nearby, San Geraldo suggested we make strawberry jam. He knew exactly what to do. When the jam was all cooked up and ready to go into the jars for preserving, San Geraldo gave me a taste.

“Wow!” I exclaimed. “That tastes just like strawberry jam!”

San Geraldo roared with laughter and said, “What did you think it would taste like?”

I phoned my parents. My Mother The Dowager Duchess (before she was a dowager) answered.

“You won’t believe what we just made,” I bragged.

“What?” she asked.

“Strawberry jam!” I said.

“From what?” she gasped.

“From strawberries!!!”

The next year we moved 15 miles west of New Haven to a more rural location in Guilford, and we got serious about canning. For 150 years, Guilford had been hosting an agricultural fair. We canned peaches, tomatoes, Kosher dill pickles, bread and butter pickles, and a variety of jams. And, every year, we won lots of ribbons and purple rosettes (for best in show).

Even our Kosher dill pickles tasted exactly like Kosher dill pickles. I still can’t believe it.

(You thought there’d be a recipe, didn’t you?)

GRLCanningCBZ

EN 1986, SAN Geraldo y yo nos mudamos de Washington, DC, a New Haven, Connecticut. San Geraldo había crecido “enlatado”. Era inaudito en mi familia; eso es lo que hizo la gente del campo.

Como ahora vivíamos cerca de “el campo” y teníamos muchos puestos de granja cerca, San Geraldo sugirió que hiciéramos mermelada de fresa. Él sabía exactamente qué hacer. Cuando la mermelada estaba cocida y lista para meterse en los frascos para su conservación, San Geraldo me dio un sabor.

“¡Guau!” yo exclamé. “¡Eso sabe exactamente a mermelada de fresa!”

San Geraldo rió a carcajadas y dijo: “¿A qué crees que sabría?”

Yo telefoneé a mis padres. Mi Madre La Duquesa Viuda (ántes de ella era una viuda) respondió.

“No vais a creer lo que hicimos”, me jacté.

“¿Qué?” ella preguntó.

“¡Mermelada de fresa!” Dije.

“¿¡¿De qué?!?” ella jadeó.

“¡De fresas!” le dije.

El año siguiente nos mudamos 15 millas al oeste de New Haven a una ubicación más rural en Guilford, y nos pusimos serios con respecto al enlatado.

Durante 150 años, Guilford había sido sede de una feria agrícola. Conservamos melocotones, tomates, encurtidos de eneldo kosher, encurtidos “pan y mantequilla”, y una variedad de mermeladas. Y, cada año, ganamos un montón de cintas y rosetones púrpuras (por Mejor de la Exposición).

Incluso nuestros encurtidos de eneldo Kosher sabían exactamente igual que los encurtidos de eneldo Kosher. Todavía no puedo creerlo.

(Pensaste que habría una receta, ¿verdad?)

RibbonsCBZ
1988 Best in Show, our blueberry lime jam. It tasted exactly like blueberry lime jam. Really! / Mejor de la Exposición, nuestra mermelada de lima y arándanos. Sabía exactamente como mermelada de lima y arándanos. ¡De verdad!