You Turned the Tables on Me / Me Diste la Vuelta

La versión español está después de la versión inglés.

I RECENTLY SHARED photos of the new look of our dining room here in Fuengirola (in its first and third iteration) along with pictures of the dining rooms in 6 of our 13 other homes over the years (click here). I found photos of 4 more from our past, plus version #2 of Fuengirola. I’m still searching (for more photos, not for more homes — at least for now).

.

RECIENTEMENTE COMPARTÍ FOTOS del nuevo aspecto de nuestro comedor aquí en Fuengirola (en su primera y tercera iteración) junto con fotos de los comedores en 6 de nuestras 13 otras casas a lo largo de los años (haz clic aquí). Encontré fotos de 4 más de nuestro pasado, más la versión numero 2 de Fuengirola. Todavía estoy buscando (para más fotos, no más casas — al menos por ahora). NOTA: En inglés, otra forma de decir “me diste la vuelta” es “volteaste las mesas”.

.

Current Events / Corriente

La versión español está después de la versión inglés.

THE NAME IS Saltstraumen. It’s a small strait southeast of Bodø in Norway. It’s made up of two words, “Salten,” which is the name of the district, and “straumen,” which I’m told means “the stream” or “the water flow.” But if I type “straumen” in Google Translate, I get another word, which I like even better: “Maelstrom.” That’s probably useless information. But it’s where my brain went when I began to write about the strait, which has one of the strongest tidal currents in the world.

The narrow channel connects an outer fjord to a much larger fjord between the islands of Straumøya and Knaplundsøya. It’s been like that for 2 to 3 thousand years. The remains of a 10,000-year-old hunter settlement were found there, one of the oldest archaeological discoveries in Norway. (I hope you’re taking notes. This will be on the exam.)

So, what did we do? We walked. With cousins Inger, Andreas and Anette, and nearly 3-year-old Ellinor, across the bridge (and back) and then had lunch at the restaurant/visitors center.

We didn’t actually walk all the way across the bridge. That would have taken too long and we were hungry. I went the furthest (a total distance of 768 metres/2,520 ft) but everyone was waiting. San Geraldo doesn’t like bridges. He tried twice to walk across the Golden Gate Bridge in San Francisco. One time he thought he might even make it off dry land to where the bridge was actually suspended above the water. It didn’t work out. He tried again at Salstraumen. What a trooper.

.

EL NOMBRE ES Saltstraumen. Es un pequeño estrecho al sureste de Bodø en Noruega. Se compone de dos palabras, “Salten”, que es el nombre del distrito, y “traumen”, que me dicen significa “la corriente” o “el flujo de agua”. Pero si escribo ” en Google Translate, obtengo otra palabra inglés, que me gusta aún más, “Maelstrom”. En español, obtengo “remolino.” Esa es probablemente información inútil. Pero es a donde se fue mi cerebro cuando comencé a escribir sobre el estrecho, que tiene una de las corrientes de marea más fuertes del mundo.

El canal estrecho conecta un fiordo exterior con un fiordo mucho más grande entre las islas de Straumøya y Knaplundsøya. Ha sido así durante 2 a 3 mil años. Allí se encontraron los restos de un asentamiento de cazadores de 10.000 años de antigüedad, uno de los descubrimientos arqueológicos más antiguos de Noruega. (Espero que estés tomando notas. Esto estará en el examen).

¿Entonces, qué hicimos? Caminamos. Con los primos Inger, Andreas y Anette, y Ellinor (de casi 3 años), cruzando el puente (y de regreso) y luego almorzamos en el restaurante/centro de visitantes.

En realidad no cruzamos todo el puente. Eso hubiera tomado demasiado tiempo y teníamos hambre. Llegué más lejos (una distancia total de 768 metros / 2.520 pies) pero todos estaban esperando. A San Geraldo no le gustan los puentes. Intentó dos veces cruzar el puente Golden Gate en San Francisco. Una vez pensó que incluso podría llegar a tierra firme donde el puente estaba suspendido sobre el agua. Eso no sucedió. Lo intentó de nuevo en Salstraumen. Que soldado.

Just before San Geraldo turned back. Seeing parked cars below was just too much.
Justo antes de que San Geraldo se volviera. Ver autos estacionados debajo era demasiado.
Awaiting my return.
En espera de mi regreso.
After a while, Ellinor found it all a bit boring.
Después de un tiempo, a Ellinor le pareció un poco aburrido.
Looking out the window while we had lunch (a different bridge).
Mirando por la ventana mientras almorzábamos (un puente diferente).

My Own Zoo / Mi Propio Zoológico

La versión español está después de la versión inglés.

MY LAST JOB in the USA was managing major accounts for a technology company specializing in the hospitality industry. To say I was miserable would be an understatement. It was my final employment hell from which I couldn’t wait to escape. In the midst of it I began my own company based on the doodles I had done my entire life, doodling images out of words. The spark for a business was a doodle I had done a few years earlier when I worked for a publishing company. While sitting in an editorial meeting, I doodled a tribal-looking image constructed of the letters of the words “FUCK YOU” (no, I never DID like working for someone else). One of the artists commented — having no idea what it signified — “That is totally cool, dude.” I called the company “ToldemArt,” which was supposed to be a play on the word “totem” and the idea that I was telling you something with the art — like FUCK YOU — without being obvious. My tagline was “Tell ’em you told ’em.”

After a difficult rollout of the business due to an emergency with My Mother The Dowager Duchess, which I‘ll tell you about another time, I created a gambling collection for MGM Mirage Corporation. The collection was carried in the gift shops at MGM Grand and Bellagio hotels in Las Vegas. I was off and running. The shops sold 100 items in the first week.

And then the bottom dropped out of the economy. Businesses died all over the country (and the world) and almost nothing sold in the next month. Great timing. We moved back to Southern California for San Geraldo’s work, so although I couldn’t afford to, I finally quit that awful job and focused full time on ToldemArt. I managed to get other jewelry into some boutiques in New Orleans and, although they sold, it certainly wasn’t a living. I next created “The Zoo,” a collection of animal designs that were sold online and at the Cleveland Zoo and the California Academy of Sciences in San Francisco. Items sold but the economy by then was so weak that it was impossible to take root. By that time, San Geraldo and I decided we were moving to Spain. And, since we applied for retirement visas, I was not allowed to work for the first five years, so that was the end of ToldemArt. It seemed like a great idea at the time!

.

MI ÚLTIMO TRABAJO en los EEUU gestionaba las principales cuentas de una empresa de tecnología especializada en la industria de la hospitalidad. Decir que era miserable sería una subestimación. Fue mi último trabajo en el infierno del que no podía esperar para escapar. En medio de eso, comencé mi propio negocio basada en los garabatos que había hecho toda mi vida, garabateando imágenes con palabras. La chispa para un negocio era un garabato que había hecho unos años antes cuando trabajaba para una editorial. Mientras estaba sentado en una reunión editorial, dibujé una imagen de aspecto tribal construida con las letras “FUCK YOU” (no, nunca me gustó trabajar para otra persona). Uno de los artistas comentó, sin tener idea de lo que significaba: “Eso es totalmente genial, dude”. Llamé a la compañía “ToldemArt”, que se suponía que era una obra de teatro con la palabra “tótem” y la idea que estaba diciendo algo con el arte, como FUCK YOU, sin ser obvio.

Después de una difícil implementación del negocio debido a una emergencia con Mi Madre La Duquesa Viuda, que les contaré en otra ocasión, creé una colección de los juegos de Las Vegas para MGM Mirage Corporacion. La colección se realizó en las tiendas de regalos de los hoteles MGM Grand y Bellagio en Las Vegas. ¡Exito! Las tiendas vendieron 100 artículos en la primera semana.

Y luego el fondo cayó de la economía. Las empresas murieron en todo el país (y en el mundo) y casi nada se vendió en el mes siguiente. Regresamos al sur de California por el trabajo de San Geraldo, así que, aunque no podía costearlo, finalmente renuncié a ese trabajo horrible y me concentré a tiempo completo en ToldemArt. Me las arreglé para conseguir otras joyas en algunas boutiques en Nueva Orleans y, aunque se vendieron, ciertamente no era un medio de vida. A continuación, creé “The Zoo” (el zoo), una colección de diseños de animales que se vendieron en línea y en el Zoológico de Cleveland y la Academia de Ciencias de California en San Francisco. Los artículos se vendieron, pero la economía para entonces era tan débil que era imposible echar raíces. Para entonces, San Geraldo y yo decidimos que nos mudábamos a España. Y, como solicitamos visas de jubilación, no se me permitió trabajar durante los primeros cinco años en España, por lo que ese fue el final de ToldemArt. ¡Parecía una gran idea en ese momento!

I’ll share more ToldemArt very soon.
Voy a compartir más ToldemArt muy pronto.