Lockdown Day 19: He Still Has the Scar / Encierro Día 19: Él Todavía Tiene la Cicatriz

MONDAY, I TOLD you about some of my injuries, especially the wounds I suffered in my numerous knife fights over the years. I also told you about San Geraldo’s problem with blood. That brought to mind an accident San Geraldo had a few years before we met. [NOTE: Don’t worry. If you have a problem with blood, this story shouldn’t disturb you.]

SG was in his late 20s and living alone in Seattle after finishing graduate school. He was in the kitchen chopping vegetables with a newly sharpened knife (something I try to avoid) when he sliced his finger. As he describes it, “It was a serious wound.” He immediately wrapped his finger tightly in a dish towel and called a friend. “You have to pick me up and drive me to the hospital,” he said. “I cut my finger and it’s serious. I need stitches.”

His friend rushed over and they drove quickly to the emergency room. It was, thankfully, quiet. SG walked up to the desk and told the nurse on duty, “I cut my finger with a very sharp knife and it’s really bad.” She said, “Well, let’s have a look.”

He slowly and carefully unwrapped the dish towel. He said, “It’s right here…”

SG stared at his finger. The nurse stared at his finger. He turned his hand in different directions to catch the light. He looked at his other fingers. The nurse waited. He went back to the original finger and said sheepishly, “Well, it was right here.”

The nurse smiled (Seattle, you know) and said “I think you’ll live. Would you like me to put a Band-Aid on it?” Of course he said “yes.”

The part I really can’t understand is that whenever he tells this story, SG holds up a finger (I’m convinced it’s not always the same one) and says, “I still have the scar.”

I spoke with The Kid Brother last night. He’s fine. I was surprised to learn he’s still working. He had just gotten home and he was tired. So it wasn’t the easiest of conversations. I asked how work [at Rite-Aid Pharmacy] was. He said, “Really busy.” I asked if they controlled the number of people that can be in the store at one time. He said. “It’s not too crowded.” I tried again. “Do people have to wait outside or stand far away from each other in line?” “It’s not that busy,” was his response. “Oh.”

Yesterday was a beautiful day here and my ankle has improved enough for me to [carefully] take out the recycling and to walk [carefully] to the pharmacy. As you can see in a few of the photos, many of the tamarind trees are still dead. Click the images.

.

EL LUNES, TE dije sobre algunas de mis heridas, especialmente las heridas que sufrí en mis numerosas peleas con cuchillos a lo largo de los años. También te conté sobre el problema de sangre de San Geraldo. Eso me recordó un accidente que San Geraldo tuvo unos años antes de que nos conociéramos. [NOTA: No te preocupes. Si tienes un problema con la sangre, esta historia no debería molestarte]

SG tenía entre 25 y 30 años y vivía solo en Seattle después de terminar la escuela de posgrado. Estaba en la cocina cortando verduras con un cuchillo recién afilado (algo que trato de evitar) cuando se cortó el dedo. Como él lo describe, “fue una herida grave”. Inmediatamente envolvió su dedo con fuerza en un paño de cocina y llamó a un amigo. “Tienes que recogerme y llevarme al hospital”, dijo. “Me corté el dedo y es grave. Necesito puntos de sutura.”

Su amigo se apresuró y condujeron rápidamente a la sala de emergencias. Era, afortunadamente, tranquilo. SG se acercó al escritorio y le dijo a la enfermera de turno: “Me corté el dedo con un cuchillo muy afilado y es realmente malo”. Ella dijo: “Bueno, echemos un vistazo”.

Lenta y cuidadosamente desenvolvió el paño de cocina. Él dijo: “Está justo aquí …”

SG se miró el dedo. La enfermera se miró el dedo. Giró su mano en diferentes direcciones para captar la luz. Miró sus otros dedos. La enfermera esperó. Volvió al dedo original y dijo tímidamente: “Bueno, estaba justo aquí”.

La enfermera sonrió (Seattle, ya sabes) y dijo: “Creo que vivirás. ¿Le gustaría que le pusiera una tirita?” Por supuesto que dijo “sí”.

La parte que realmente no puedo entender es que cada vez que él cuenta esta historia, SG levanta un dedo (seguro que no siempre el mismo) y dice: “Todavía tengo la cicatriz”.

Anoche hablé con El Hermanito. Él está bien. Me sorprendió saber que todavía está trabajando. Acababa de llegar a casa y estaba cansado. Así que no fue la conversación más fácil. Le pregunté cómo era el trabajo [en Rite-Aid Farmacia]. Él dijo: “Muy ocupado”. Pregunté si controlaban la cantidad de personas que pueden estar en la tienda al mismo tiempo. Él dijo. “No está demasiado lleno”. Lo intenté de nuevo. “¿La gente tiene que esperar afuera o pararse lejos unos de otros en la fila?” “No está tan ocupado”, fue su respuesta. “Oh.”

Ayer fue un día hermoso aquí y mi tobillo ha mejorado lo suficiente como para que [cuidadosamente] saque el reciclaje y camine [cuidadosamente] a la farmacia. Como puede ver en algunas de las fotos, muchos de los árboles de tamarindo todavía están muertos. Haz clic en las imágenes.

Hey Good Lookin’ / Oye Luce Bien

La versión español está después de la versión inglés.

GIVEN THAT I was told I shouldn’t eat canned (tinned) fruit, I’ve been having a fresh orange every day. When the oranges run out, I’ll have something else. But, it means I’ve been cooking every morning. Which in my case simply means, I’m using a knife. An entire week and I haven’t cut myself. Not even once. My recipe is too complex to put into words, so I’ve decided to provide step-by-step photos beginning with the one at top.

.

DADO QUE ME dijeron que no debía comer fruta enlatada, he estado comiendo una naranja fresca todos los días. Cuando las naranjas se acaben, tomaré algo más. Pero, significa que he estado cocinando todas las mañanas. Lo que en mi caso simplemente significa, estoy usando un cuchillo. Una semana entera y no me he cortado. Ni una sola vez. Mi receta es demasiado compleja para ponerla en palabras, así que he decidido proporcionar fotos paso a paso que comiencen con la de arriba.

Not to be outdone, San Geraldo turned cauliflower into rice. Show-off!
Para no quedarse atrás, San Geraldo convirtió la coliflor en arroz. ¡Alarde!

Sheep’s Clothing / Piel de Oveja

La versión español está después de la versión inglés.

During our morning coffee on Sunday, we got on the subject of farming. Don’t ask me why. Our friend Tynan began to talk about how in the Peak District of England, sheep farmers were known to skin dead lambs and lay the skins atop other lambs to get the ewe to come away from the carcass or to get her to nurse an unwanted lamb. Inanely, I said, “Oh, so a lamb in lamb’s clothing.”

Tynan laughed. San Geraldo didn’t get the joke. “No,” Mitchell,” he explained, “the expression is a lamb in SHEEP’s clothing.”

That got a bigger laugh from Tynan. “No, sweetheart, it’s a WOLF in sheep’s clothing,” I countered.

And that’s my intro to this morning’s wolf blood supermoon (in sheep’s clothing).

Durante el café de la mañana del domingo, hablamos de la agricultura. No me preguntes por qué. Nuestro amigo Tynan comenzó a hablar sobre cómo en el Distrito de los Picos de Inglaterra se sabía que los criadores de ovejas despellejaban corderos y ponían las pieles sobre otros corderos para que la oveja saliera del cadáver o para que cuidara a un cordero no deseado. Inanamente, dije: “Oh, así que un cordero con piel de cordero.”

Tynan se echó a reír. San Geraldo no entendió el chiste. “No, Mitchell”, dijo, “la expresión es un cordero con piel de OVEJA“.

Eso consiguió una risa más grande de Tynan. “No, cariño, es un LOBO con piel de oveja”, le respondí.

Y esa es mi introducción a la superluna de sangre de lobo de esta mañana (con piel de oveja).