Everything Old / Todo Viejo

La versión en español está después de la versión en inglés.

THE OLD CHIRINGUITO (BEACH BAR), brand new in 1968, is new again. I shared photos of Los Naufragos while it was under renovation (rebuild) with its hand-crafted thatched roofs (click here). The end product is beautifully done as you’ll see below. I’ve also included some shots of what it looked like over the years beginning above with a photo from 1968.

I spoke with The Kid Brother last night. He was in a great mood. I could tell immediately when he said, “And don’t call me chief!” That meant I was to be Jimmy Olsen, cub reporter, to The Kid Brother’s Perry White, editor of the Daily Planet. For those of you who don’t know, it was an ongoing routine in the 1950s television series “The Adventures of Superman,” a show that continued to air in reruns at least into the 1970s. The Kid Brother and I have been performing the routines since the early ’60s. It never gets old — for him.

.

EL VIEJO CHIRINGUITO (BAR DE PLAYA), nuevo en 1968, es nuevo nuevamente. Compartí fotos de Los Naufragos mientras estaba en proceso de renovación (reconstrucción) con sus techos de paja hechos a mano (haz clic aquí). El producto final está muy bien hecho, como verá a continuación. También he incluido algunas fotos de cómo se veía durante los años que comenzaron arriba con una foto de 1968.

Anoche hablé con El Hermanito. Estaba de muy buen humor. Me di cuenta de inmediato cuando dijo: “¡Y no me llames jefe!” Eso significaba que iba a ser Jimmy Olsen, reportero del cachorro, para el Perry White, editor del periodico Daily Planet, de El Hermanito. Para aquellos de vosotros que no lo sabéis, fue una rutina continua en la serie de televisión de la década de 1950, “The Adventures of Superman” (Las Aventuras de Superman), un programa que continuó transmitiéndose al menos en la década de 1970. El Hermanito y yo hemos estado realizando las rutinas desde principios de los años 60. Nunca pasa de moda — para él.

1990.
2019.
The year Los Naufragos first opened, 1968, we hone our routine.
El año en que los Naufragos abrieron por primera vez, 1968, perfeccionamos nuestra rutina.

.

And speaking of renovations: The apartment above us is in the eighth week of its four-week renovation. I don’t know what’s left to saw, hammer, sand, or screw.
Y hablando de renovaciones: El piso que está encima de nosotros se encuentra en la octava semana de su renovación de cuatro semanas. No sé qué queda para cortar, martillar, lijar, o atornillar.

The Great Wave / La Gran Ola

La versión español está después de la versión inglés.

IT MADE SENSE TO GET the surf in the background with today’s mask, but the sun was in the wrong direction at 9 this morning. So, I opted for the reflection of the sea in my sunglasses. Besides, the sea is calm.

Side A of the mask (I’ll share Side B tomorrow) looks to me like it was inspired by the famous woodblock print “Under the Wave off Kanagawa” (or simply “The Wave”) by Japanese artist Hokusai. In this version, riding a wave are the words “a smooth sea never made a skilled sailor.” If that’s true, San Geraldo and I must be master mariners. Or, at least, old sea dogs.

We had some financial (tax) surprises recently — not good ones — and have lost a bit of sleep, but all will be well. It usually is. And if it isn’t, we manage.

Last week, The Kid Brother was still “fine,” work was “good,” weather was “hot,” dinner was “done,” he had been “out.” I suppose four weeks in a row of a semblance of conversation was too much to hope for. Maybe tomorrow will be better. Still, I’m glad he’s “fine.” I hope you are fine, as well. Or even: “Quite fine. Thank you for asking. How are you and The Big Guy doing?” (I can dream, can’t I?)

.

HABÍA SENTIDO OBTENER EL SURF en el fondo con la mascarilla de hoy, pero el sol estaba en la dirección equivocada a las 9 de la mañana. Entonces, opté por el reflejo del mar en mis gafas de sol. Además, el mar está en calma.

El lado “A” de la mascarilla (compartiré el lado “B” mañana) me parece inspirado en el famoso grabado en madera “Debajo de la Ola de Kanagawa” (o simplemente “La Ola”) del artista japonés Hokusai. En esta versión, montar una ola son las palabras “un mar tranquilo nunca hizo un marinero experto”. Si eso es cierto, San Geraldo y yo debemos ser maestros marineros. O, al menos, viejos perros de mar.

Recientemente tuvimos algunas sorpresas financieras (fiscales) — no buenas — y hemos perdido un poco de sueño, pero todo estará bien. Por lo general, lo es. Y si no es así, lo gestionamos.

La semana pasada, El Hermanito todavía estaba “bien”, el trabajo era “bueno”, el clima era “caluroso”, la cena estaba “hecha”, él había estado “fuera”. Supongo que cuatro semanas seguidas de una conversación parecida era demasiado esperar. Tal vez mañana será mejor. Aún así, me alegro de que esté “bien”. Espero que también estés bien. O incluso: “Muy bien. Gracias por preguntar. ¿Cómo estás? ¿Cómo estás tú y El Grandote?” (Puedo soñar, ¿no?)

Lockdown Day 82: Take a Lesson from The Kid / Encierro Día 82: Toma una Lección de El Hermanito

La versión español está después de la versión inglés.

THE KID BROTHER. WE SPOKE again Tuesday night (afternoon for him), as we do every Tuesday night (afternoon for him). He’s been fairly pleasant these last four weeks.

Work is “good.” “Busy.” “Not too busy.” He’s eating. “Don’t worry about me,” he says. “Looks like no softball for me this year!” The weather is “nice.” Except when it’s not. The news is “bad.” His roommates are “fine.”

Well, one roommate, Chris, is fine. He won’t speak of the other who regularly answers the phone and whom I like very much. According to The Kid Brother, “He’s messy! He needs to pick his clothes up off the floor… And wash them!” And there’s no forgiving that.

In The Kid Brother’s mind, there’s also no forgiving prejudice. Somehow, he grew up with no racial bias. I had to learn to overcome what I saw through my parents’ eyes, my early childhood suburban eyes, my white-privileged eyes. The Kid Brother was never affected by any of that and would never tolerate it. He also wouldn’t tolerate unkind comments about anyone else’s appearance or awkwardness. The Kid Brother requires all my patience. He also teaches me a lot.

Unfortunately, I have never been able to teach The Kid Brother to hold the door for anyone else. He’s got his priorities.

The photo at top is of The Kid Brother in front of the Liberty Bell in Philadelphia, 1980. The one below is of us with him in Brooklyn in August 1989.

.

EL HERMANITO. HABLAMOS NUEVAMENTE EL martes por la noche (por la tarde para él), como lo hacemos todos los martes por la noche (por la tarde para él). Ha sido bastante agradable estas últimas cuatro semanas.

El trabajo es “bueno.” “Ocupado.” “No demasiado ocupado.” Él está comiendo. “No te preocupes por mí”, dice. “¡Parece que no hay softball para mí este año!” “El clima es agradable.” Excepto cuando no lo es. La noticia es “mala.” Sus compañeros de cuarto están “bien”.

Bueno, un compañero de cuarto, Chris, está bien. No hablará del otro que regularmente contesta el teléfono y que me gusta mucho. Según El Hermanito, “¡Está desordenado! Necesita recoger su ropa del suelo … ¡Y lavarla! Y no hay que perdonar eso.

En la mente de The Kid Brother, tampoco hay prejuicios indulgentes. De alguna manera, creció sin prejuicios raciales. Tuve que aprender a superar lo que vi a través de los ojos de mis padres, mis ojos suburbanos de la primera infancia, mis ojos privilegiados blancos. El Hermanito nunca se vio afectado por nada de eso y nunca lo toleraría. Tampoco toleraría comentarios desagradables sobre la apariencia o incomodidad de los demás. El Hermanito requiere toda mi paciencia. También me enseña mucho.

Desafortunadamente, nunca he podido enseñarle a El Hermanito que abra la puerta a nadie más. Él tiene sus prioridades.

La foto en la parte superior es de El Hermanito frente a la Campana de la Libertad en Filadelfia, 1980. El siguiente es de nosotros con él en Brooklyn en agosto de 1989.

You can always tell when the [vertically challenged] Dowager Duchess was the photographer; the photos are taken from below.
Siempre se puede saber cuándo fue la fotógrafa [desafiada verticalmente] Dowager Duchess; las fotos están tomadas desde abajo.

Lockdown Day 57: Under Pressure / Encierro Día 57: Baja Presión

La versión español está después de la versión inglés.

I’VE BEEN EXPERIENCING A FEELING of general anxiety. I go through in my head (and sometimes aloud) all the things I accomplish each day. I had started to make a list for you, but that entirely defeats the purpose of this post, which is not to justify my existence (to myself), it’s to talk about the unnecessary pressure many of us feel to “make good use” of this time of lockdown. When I told San Geraldo what I’ve been experiencing, he said he’s read a number of articles on that specific problem.

Those of us over the age of 14 (whether we act it or not) are permitted out for fresh air and exercise between 6 and 10 in the morning, or between 8 and 11 in the evening. Many people go both times, but I’ve been sticking to the once a day rule intended to reduce the number of people out and about at any given time. I prefer the morning. I love walking on the beach in the sunshine. Also, the evening hours cut into our dinnertime, which begins usually between 9 and 10:30.

I slept in both Friday and Saturday. Friday, I flew out of bed at 8:45 and ran out of the house to get an hour on the beach. The walk was bliss. The stress of getting out of the house was not. Saturday, I woke up groggily at 9:15. Even if I rushed, I wouldn’t have had much more than a half hour on the beach, so I decided to wait instead for the evening. I then, however, spent much of the day kicking myself for missing my four-hour morning window.

Thursday, I went to the post office for the first time during lockdown. Not knowing how things “work” can be stressful. When I arrived, the new process for waiting in line (outside) was obvious. There were three people ahead of me. But, once I got to the counter, things weren’t so obvious. I had to continually step forward to answer questions and then step back to a safe distance. I felt like an idiot. But the staff person couldn’t have been more pleasant. While there, I was able to buy more stamps, so I can get back to mailing a postcard to The Kid Brother every week, which I immediately did that day. Yes, that’s another stressor.

The Kid Brother points out weekly that he hasn’t received any mail from me. I explain weekly that I’m all out of stamps and the post office has limited hours and a long line. “Oh,” he says… every week. So, this Tuesday, I can tell him that I now have 20 weeks worth of stamps and there’s already a postcard on its way. He’ll of course tell me, “Nothing came!”

The first five photos below are from the day I went postal. (I’m the masked man in the window in the first photo.) The final three photos are of Dudo as I headed out to the post office without giving him his treat. If looks could kill.

And now I feel like an idiot for even talking about my anxiety. As my father would have said, it’s time to grow a pair — or just mix up another batch (click here) — and to simply get through this pandemic. That, in itself, is an accomplishment we can be proud of.

.

HE ESTADO EXPERIMENTANDO UN SENTIMIENTO de ansiedad general. Paso por mi cabeza (y a veces en voz alta) todas las cosas que logro cada día. Empecé a hacer una lista para ti, pero eso anula por completo el propósito de esta publicación, que no es justificar mi existencia (para mí mismo), es hablar sobre la presión innecesaria que muchos de nosotros sentimos para “hacer un buen uso” de esta encierro. Cuando le conté a San Geraldo lo que he estado experimentando, dijo que había leído varios artículos sobre ese problema específico.

Aquellos de nosotros mayores de 14 años (ya sea que actuemos o no) se nos permite salir al aire libre y hacer ejercicio entre las 6 y las 10 de la mañana, o entre las 8 y las 11 de la noche. Muchas personas van las dos veces, pero me he estado apegando a la regla de una vez al día destinada a reducir el número de personas en cualquier momento dado. Prefiero la mañana Me encanta caminar por la playa al sol. Además, las horas de la tarde interrumpen nuestra cena, que generalmente comienza entre las 9 y las 10:30.

Dormí el viernes y el sábado. El viernes me desperté a las 8:45 y salí corriendo de la casa para pasar una hora en la playa. La caminata fue dicha. El estrés de salir de la casa no era así. El sábado, me desperté atontado a las 9:15. Incluso si me apresurara, no habría tenido más de media hora en la playa, así que decidí esperar a la noche. Entonces, sin embargo, pasé gran parte del día pateándome por perder mi ventana matutina de cuatro horas.

El jueves, fui a la oficina de correos por primera vez durante el cierre. No saber cómo “funcionan” las cosas puede ser estresante. Cuando llegué, el nuevo proceso para esperar en la fila (afuera) era obvio. Había tres personas delante de mí. Pero, una vez que llegué al mostrador, las cosas no eran tan obvias. Tuve que avanzar continuamente para responder preguntas y luego retroceder a una distancia segura. Me sentí como un idiota. Pero la personal no podría haber sido más agradable. Mientras estuve allí, pude comprar más sellos, por lo que puedo volver a enviar una tarjeta postal a El Hermanito cada semana, lo que hice inmediatamente ese día. Sí, ese es otro factor estresante.

El Hermanito señala semanalmente que no ha recibido ningún correo de mi parte. Explico semanalmente que me he quedado sin sellos y que la oficina de correos tiene un horario limitado y una larga cola. “Oh”, dice … semanalmente. Entonces, este martes, puedo decirle felizmente que ahora tengo 20 semanas de sellos y ya hay una postal en camino. Por supuesto, me dirá inmediatamente: “¡Nada vino!”

Las primeras cinco fotos a continuación son del día en que fui postal. (Soy el hombre enmascarado en la primera foto). Las últimas tres fotos son de Dudo mientras me dirigía a la oficina de correos sin darle su aperetivo. Si las miradas mataran.

Y ahora me siento como un idiota por incluso hablar de mi ansiedad. Como habría dicho mi padre, es hora de que “cultive un par”, o mezcle otro lote (haz clic aquí) y simplemente supere esta pandemia. Eso, en sí mismo, es un logro del que podemos estar orgullosos.

.

“It’s the terror of knowing what this world is about. Watching some good friends screaming ‘Let me out!’”
“Es el terror de saber de que va este mundo. Viendo a algunos buenos amigos gritando ‘déjame salir’”.

Lockdown Day 39: Like Pulling Teeth / Encierro Día 39: Hay Que Sacarle las Palabras con Sacacorchos

La versión español está después de la versión inglés.

I SPOKE WITH THE KID Brother last night. Some conversations are, surprisingly, pleasant. Some are, unfortunately, not so pleasant. And at other times, having a conversation with The Kid Brother is like pulling teeth. [NOTE: A literal translation of this is not used in Spanish. The eqiuvalent in Spanish might be que sacarle las palabras con sacacorchos (you have to get the words out with a corkscrew).]

Last night went like this. “How’s the weather today, Chuck?”

“Nice.”

“Have you been outside?”

“Yeah.”

“Did you go shopping in your neighborhood?”

“Yeah. And then it rained!” That was the longest sentence he spoke.

“Did you already have dinner?” [it was 4 in the afternoon]

“I had it.”

“What did you have?”

“Something I had.”

I told him some stories about what we’ve been up to and how I also got caught in the rain. Everything I said received a grunt in response.

But he’s “fine.” Work is “fine.” The store is “busy.” (But that’s “fine.”) People in New York are “good.” And he’s up “early.”

So let’s look at some other things (mostly long before lockdown) that also have me shaking my head. Click and they get bigger.

.

ANOCHE HABLÉ CON EL HERMANITO. Algunas conversaciones son, sorprendentemente, agradables. Algunos, desafortunadamente, no son tan agradables. Y en otras ocasiones, tener una conversación con El Hermanito y puede ser que sacar las palabras con sacacorchos. [NOTA: Una traducción literal en inglés es como sacar las muelas.].

Anoche fue así. “¿Cómo está el clima hoy, Chuck?”

“Bien.”

“¿Has estado afuera?”

“Si.”

“¿Fuiste de compras a tu vecindario?”

“Estaba fuera y luego llovió!” Esa fue la oración más larga que pronunció.

Luego le conté algunas historias sobre lo que hemos estado haciendo y cómo también me pilló bajo la lluvia. Todo lo que dije recibió un gruñido en respuesta.

Pero él está “bien”. El trabajo está “bien”. La tienda está “ocupada”. (Pero eso está “bien”). La gente en Nueva York está “bien”. Y se levanta “temprano”.

Así que echemos un vistazo a otras cosas (principalmente antes del encierro) que también me dejaron sacudiendo la cabeza. Haz clic y se hacen más grandes.