Easter Island African Elephants / Isla de Pascua Elefantes Africanos

La versión español está después de la versión inglés.

I’VE LATELY BEEN stewing about the fact that when we planned our move to Spain back in 2010, we talked about all the European travel we could easily do. It’s been nearly eight years and we’ve done very little. Two trips to the United States every year for the first six years, and now one a year to visit The Kid Brother, use up the travel budget very quickly. We used to complain about having to stay with the Dowager Duchess instead of being able to stay in the heart of the city. Now that the Dowager Duchess is gone and we do get to stay in the heart of the city, we have to pay New York City prices for a hotel. Even a crummy hotel in the Dowager Duchess’s old neighborhood costs a small fortune.

We have, however, not only been to New York but to other parts of the United States; we’ve been to London for a fun and frigid few days; to northern and southern Norway; and to many cities and white villages in Spain. I also realized that we could do a day trip every day of the year and still not experience all the wonder that’s right here. So, never mind. Today, I went for an 8-km (5-mile) walk along the coast. What I saw satisfied my wanderlust — for another day.

.

ÚLTIMAMENTE, HE ESTADO pensando en el hecho de que cuando planeamos nuestro traslado a España en 2010, hablamos de todos los viajes europeos que podríamos hacer fácilmente. Han pasado casi ocho años y hemos hecho muy poco. Dos viajes a los Estados Unidos cada año durante los primeros seis años, y ahora uno por año para visitar El Hermanito, agotan el presupuesto de viaje muy rápidamente. Solíamos quejarnos de tener que quedarnos con La Duquesa Viuda en lugar de poder quedarnos en el corazón de la ciudad. Ahora que La Duquesa Viuda ya no está y podemos quedarnos en el corazón de la ciudad, tenemos que pagar los precios de la ciudad de Nueva York por un hotel. Incluso un hotel desagradable en el antiguo barrio de la duquesa viuda cuesta una pequeña fortuna.

Sin embargo, no solo hemos estado en Nueva York sino en otras partes de los Estados Unidos; hemos estado en Londres por unos días divertidos y fríos; al norte y sur de Noruega; y a muchas ciudades y pueblos blancos de España. También me di cuenta de que podíamos hacer un viaje de un día todos los días del año y aún no experimentar todas las maravillas que hay aquí. Así que no importa. Hoy, fui a dar un paseo de 8 km (5 millas) a lo largo de la costa. Lo que vi satisfizo mi pasión por los viajes — para otro día.

I don’t really know where this guy is from. He doesn’t look like anyone from Easter Island. But he greeted me halfway up the hill.
Realmente no sé de dónde es este hombre. No se parece a nadie de la Isla de Pascua. Pero me saludó a mitad de la colina
The African elephants are outside Holiday World Resort in Benalmádena.
Los elefantes africanos están fuera de Holiday World Resort en Benalmádena.

I Just Told Ya! / ¡Acabo de Decirte!

La versión español está después de la versión inglés.

Another weekly conversation with The Kid Brother. Another comedy routine. This week, he actually answered the phone. Last week I phoned about six times and his roommate Chris told me each time, “He just stepped out.” Chris is his secretary (as I am San Geraldo’s). This week, we started by talking about the weather (it was “nice but a little cold” in Brooklyn) and quickly moved onto his bowling scores.

“I’ve got two weeks of bowling scores to get from you, Chuck,” I said.
“117 and 145,” he said.
“Is that for last time?” I asked.
“Yeah.”
“Wow. Those are great scores! What about Saturday the 9th?”
“I just told ya, knucklehead!”
“Oh, I thought those were for the 16th. Sorry. OK, so 117 and 145 on the 9th.”
“That’s what I said!”
“OK, and what were your scores for the 16th, Chuck?”
“When?!?”
“The 16th. Three days ago.”
“What are you talkin’ about?!?”
“The 16th. You just gave me the 9th, the week before.”
“I know.”
“Is this an Abbott and Costello routine?” I asked.
“Who’s on first?” he began.
“I don’t know.”
In unison: “Third base!”
“So, Chuck, do you have scores for the 16th?”
“No.”
“Oh, wait; was that a holiday? Presidents’ Day?”
“Something like that… And I don’t give a darn!” he was back in the Abbott and Costello routine.
“What was that?” I asked on cue.
He repeated, “I said ‘I don’t give a darn!’”
“Oh, that’s our shortstop!”

.

Otra conversación semanal con The Kid Brother. Otra rutina de comedia. Esta semana, él realmente contestó el teléfono. La semana pasada, telefoneé unas seis veces y su compañero de habitación Chris me dijo cada vez: “Él se retiró”. Chris es su secretaria (como yo soy de San Geraldo). Esta semana, comenzamos hablando sobre el clima (fue “agradable pero un poco frío” en Brooklyn) y rápidamente pasamos a sus resultados de bolos.

“Tengo dos semanas de resultados de bolos para obtener de ti, Chuck”, le dije.
“117 y 145,” dijo
“¿Eso es la última vez?”, pregunté.
“Sí.”
“Wow. ¡Esas son grandes resultados! ¿Qué pasa con sábado el 9? ”
“¡Te acabo de decir, nudillo!”
“Oh, pensé que eran para el día 16. Lo siento. De acuerdo, 117 y 145 para el 9”.
“¡Eso es lo que dije!”
“Está bien, ¿y cuáles fueron tus resultados para el 16, Chuck?”
“Qué?”
“El día 16.”
“Cuando?!?”
“El 16. Hace tres días.”
“De qué estás hablando?!?”
“El 16. Me acabas de dar el 9, la semana anterior.”
“¡Lo sé!”
“¿Es esta una rutina de Abbott y Costello?” yo pregunté.
“¿Quién está en la primera?” el empezó.
“No lo sé.”
Al unísono: “¡Tercera base!”
“Entonces, Chuck, ¿tienes resultados para el 16?”
“No.”
“Oh, espera, ¿fue un día de fiesta? ¿El día de los presidentes?”
“Algo así … ¡Y a mí me importa un bledo!” estaba de vuelta en la rutina de Abbott y Costello.
“¿Qué fue eso?” pregunté en el momento justo.
“Dije, ‘Y a mí me importa un bledo!’” respondió.
“¡Oh, ese es nuestro campocorto!”

IN 2010, OUR friend Judy, an avid Seattle Mariner’s (baseball) fan was in Southern California with her sister Joan to see a game against the Los Angeles Angels of Anaheim, a stadium just 10 minutes from where we lived. The Kid Brother (a baseball fanatic) was visiting at the time, so we went to the game together. Judy brought an official major league baseball for the Kid Brother and took us into the stands above the dugout (only a privileged few were permitted to be there; all I had to say was “We’re with Judy”). Judy greeted every player, manager, and coach from the Seattle Mariners, introduced them to her “friend Chuck,” and every single one (except for Ichiro Suzuki who didn’t even nod his head in our direction) signed the ball for him. One of the happiest days in The Kid Brother’s life. He cherishes that ball and shows it to me every time I visit.

EN 2010, NUESTRA amiga Judy supo que un fanático ávido de los Mariners de Seattle (béisbol) estaba en el sur de California con su hermana Joan para ver un partido contra los Ángeles de Los Ángeles de Anaheim, un estadio a solo 10 minutos de donde vivíamos. El Kid Brother (un fanático del béisbol) estaba visitando en ese momento, así que fuimos al juego juntos. Judy trajo un béisbol oficial de Grandes Ligas para el Kid Brother y nos llevó a las gradas sobre el dugout (solo unos pocos privilegiados tenían permiso para estar allí; todo lo que tenía que decir era “Estamos con Judy”). Judy saludó a todos los jugadores, gerentes, y entrenadores de los Mariners de Seattle, les presentó a su “amigo Chuck” y a cada uno (excepto a Ichiro Suzuki, que ni siquiera asintió con la cabeza en nuestra dirección) firmó la bola por él. Uno de los días más felices de la vida de El Hermanito. Él aprecia esa bola y me la muestra cada vez que la visito.

Abbot y Costello con subtítulos en español!

Forever Young / Joven Para Siempre

La versión español está después de la versión inglés.

The Kid Brother was having some financial problems. He kept running out of spending money before his Saturday bowling league, which is the most important day of his week. It took some back and forth with the office that manages the residence and the organization’s main office, but there was nothing fishy going on. Just some confusion with Social Security that will soon (I hope, I hope) be worked out.

Meanwhile, the office lent him money so he wouldn’t miss bowling these last two weeks (he had already missed three) and San Geraldo and I wired money to his account to help him get by until the problem is worked out. He has already paid back the office. But I knew we could kiss our money good-bye. So, I told him to consider it a birthday present. A very BIG birthday present, since I usually just send him a card!

Yes, The Kid Brother is aging. He’ll be 59 years old (gasp) on Tuesday. (I don’t know how that happened since I’m only 29.)

My Mother the Dowager Duchess was the fifth of seven children — nine years younger than her eldest sister and nine years older than the youngest. Until the day she died, she referred to the youngest as “my kid sister.” Her Kid Sister was 80!

But, cheers to The Kid Brother who will forever be … The Kid Brother!

EL HERMANITO ESTABA teniendo algunos problemas financieros. Se quedó sin gastar dinero antes de su liga de bolos del sábado, que es el día más importante de su semana. Tomó un poco de un lado a otro con la oficina que administra la residencia y la oficina principal, pero no había nada sospechoso. Solo una confusión con el Seguro Social que pronto (espero, espero) se resolverá.

Mientras tanto, la oficina le prestó dinero para que no se perdiera de jugar bolos en las últimas dos semanas (ya se había perdido tres) y San Geraldo y yo enviamos dinero a su cuenta para ayudarlo a sobrevivir hasta que se resuelva el problema. Él ya ha pagado la oficina. Pero sabía que podíamos despedirnos de nuestro dinero. Entonces, le dije que lo considerara un regalo de cumpleaños. ¡Un regalo de cumpleaños muy GRANDE, ya que generalmente solo le envío una tarjeta!

Sí, The Kid Brother está envejeciendo. Tendrá 59 años de edad (jadeo) el martes. (No sé cómo sucedió ya que solo tengo 29 años.)

Mi Madre La Duquesa Viuda fue la quinta de siete hijos — nueve años menor que su hermana mayor y nueve años mayor que la menor. Hasta el día en que murió, se refirió a la más joven como “mi hermanita”. ¡Su hermanita tenía 80 años!

Pero, ¡saludos a El Hermanito que siempre será … El Hermanito!

Who’s the Boss? / ¿Quién es el Jefe?

La versión español está después de la versión inglés.

IN MY RELATIONSHIP with The Kid Brother, Im the boss. Or so I sometimes like to believe. When hes being completely unreasonable, Ill lay down the law, but always through humor. He doesnt respond to anything else. I dont always hide my annoyance but I try to at least mask it with comments like those from old-time gangster films, “OK, Rocky, heres how its gonna be. See?!? Otherwise, its koy-tins!” [Thats curtains if youre not a gangster.] He usually then goes into character and tells me he was framed.

In our relationships with the cats, theres no doubt whos in charge. They dont understand my humor. They don’t care that I grew up in the City of New York (where people supposedly dont take anything from anyone). They do at least come inside when I call them. San Geraldo, being from South Dakota, is a complete push over.

During winter, when Dudo isnt sitting on the floor in front of the space heater, hes on San Geraldos office chair — a few feet away from the space heater. If San Geraldo himself is in the chair, Dudo “makes” him move. If either us enter the room again, we get the evil eye. I’m so glad The Kid Brother isn’t taking lessons. He’s already challenging enough.

EN MI RELACIÓN con El Hermanito, soy el jefe. O eso es lo que a veces me gusta creer. Cuando él sea completamente irrazonable, estableceré la ley, pero siempre a través del humor. Él no responde a nada más. No siempre oculto mi molestia, pero al menos trato de enmascararlo con comentarios como los de las películas de gángsters de antaño. “De acuerdo, Rocky, así es como será. ¿Ves? De lo contrario, es koi-TI-nas! ” [Eso es cortinas si no eres un gángster.] Por lo general, él entra en el personaje y me dice que fue enmarcado.

En nuestra relación con los gatos, no hay duda de quién está a cargo. Ellos no entienden mi humor. No les importa que crecí en la Ciudad de Nueva York (donde las personas supuestamente no le quitan nada de nadie). Al menos entran cuando las llamo. San Geraldo, al ser de Dakota del Sur, es un completo empujón.

Durante el invierno, cuando Dudo no está sentado en el piso frente al calentador de espacio, está en la silla de la oficina de San Geraldo, a pocos pies del calentador. Si San Geraldo está en la silla, Dudo lo “hace” mover. Si cualquiera de nosotros entra en la habitación de nuevo, obtenemos el mal de ojo. Estoy muy contento de que El Hermanito no esté tomando clases. Ya es lo suficientemente desafiante.

THE KID BROTHER, BORN TO BE BAD. / EL HERMANITO, NACIDO PARA SER MALO.

Mitchell, Garbage! / Mitchell, Basura!

When I was growing up (from the age of 10 when we moved into the apartment), after dinner My Mother The Dowager Duchess would clean up the kitchen and then call out, “Mitchell, garbage!” And I had to take the small bag of trash into the hallway and drop it down the incinerator chute. 

Once I went away to school, garbage became The Kid Brother’s responsibility. (At long last, The Duchess was willing to give him some responsibility.) Every night, she called out “Chucky, garbage!” and he proudly did his duty. On my first holiday visit home, we finished dinner and The Duchess called, “Chucky, garbage!” to which he replied pointing at me, “Hey, that’s HIS name!”

For the two weeks of my recovery from eye surgery (it’s perfect now!!!), I wasn’t supposed to do any lifting. San Geraldo very carefully monitored my activities. He even took out the garbage and recycling.

Twice.

And that is why I call him San Geraldo and not Jerry Garbage.

Dudo, garbage! / ¡Dudo, basura!

Cuando crecía (desde la edad de 10 años cuando nos mudamos al apartamento), después de la cena, Mi Madre La Duquesa Viuda, limpiaba la cocina y luego gritaba: “¡Mitchell, basura!”. Y tuve que llevar la pequeña bolsa de basura al pasillo y dejarla caer por el conducto del incinerador.

Cuando me fui a la universidad, la basura se convirtió en la responsabilidad de El Hermanito. (Por fin, La Duquesa estaba dispuesta a darle algo de responsabilidad). Cada noche, ella gritaba “¡Chucky, basura!” e hizo con orgullo su deber. En mi primera visita de vacaciones a casa, terminamos de cenar y la duquesa gritó: “¡Chucky, basura!” a lo que él respondió, señalando a mí, “¡Oye, ese es SU nombre!”

Durante las dos semanas de mi recuperación de la cirugía ocular (¡¡¡es perfecto ahora!!!), no debía hacer ningún levantamiento. BSan Geraldo vigilaba muy cuidadosamente mis actividades. Incluso sacó la basura y el reciclaje.

Dos veces.

Y es por eso que lo llamo San Geraldo y no Jerry Basura.

Dudo!
Oh, never mind! / ¡Oh, no importa!