A Crapper of My Own / Mi Propio Caganer

La versión español está después de la versión inglés.

I FINALLY JOINED in a Catalonian tradition this year. Barcelona, a 9.5-hour drive north from here, is in Catalonia. Some of you may remember the first time I learned about The Caganer. It was our first Christmas in Fuengirola. I was admiring the window display in a wonderful shop, called Moreno, in the center of town when I noticed an animated outhouse (click here) (and here for a Caganer from 2017). When the door opened, I saw a figure “doing his business.” I learned he’s called The Caganer (which means “The Pooper”) and has appeared in nativity scenes since the late 17th century in Catalonia and Catalan areas in Andorra, Valencia, and Southern France. The tradition even spread to Murcia (Spain), Portugal, and Naples (Italy). It’s become so popular that you can find most contemporary public figures as “El Caganer.”

This year, after making another video of The Caganer in the window of Moreno, I went inside and bought myself a little figurine. The most traditional Caganer is a peasant wearing a red stocking hat, a white shirt, and black trousers. I suppose I could have stuck with tradition, but my ceramic figurine is wearing an actual fabric hat. Besides, he had a much more substantial “purge.” Ah, the magic of Christmas.

.

FINALMENTE ME UNÍ a una tradición catalana este año. Barcelona, a 9,5 horas en coche hacia el norte desde aquí, se encuentra en Cataluña. Algunos de vosotros recordaráis la primera vez que aprendí sobre El Caganer. Fue nuestra primera Navidad en Fuengirola. Estaba admirando el escaparate de una maravillosa tienda, llamada Moreno, en el centro de la ciudad cuando noté una letrina animada (haz clic aquí) (y aqui para un Caganer de 2017). Cuando se abrió la puerta, vi una figura “haciendo su trabajo”. Me enteré de que se llamaba El Caganer y ha aparecido en belenes desde finales del siglo XVII en Cataluña y zonas catalanas en Andorra, Valencia, y el sur de Francia. La tradición incluso se extendió a Murcia (España), Portugal, y Nápoles (Italia). Se ha vuelto tan popular que puedes encontrar figuras públicas más contemporáneas como “El Caganer”.

Este año, después de hacer otro video del Caganer en la ventana de Moreno, entré y me compré una figurita. El Caganer más tradicional es un campesino que usa un gorro rojo, una camisa blanca, y pantalones negros. Supongo que podría haber quedado con la tradición, pero mi figura de cerámica lleva un sombrero de tela real. Además, tenía una “purga” mucho más sustancial. Ah, la magia de la Navidad.

Puss in Bossy Pants / Gato con Pantalones de Mandón

I’VE BEEN OBSESSED with my driving school practice exams because I plan to soon take — and pass — the written test. I haven’t been paying attention to much else. I go out every day for morning coffee where I do two online crossword puzzles, blog, and socialize. Then I walk and stretch, and try to minimize the discomfort from my sciatica. (Enough about that!) Then lunch. Then the driving school. Then errands and whatever else. Oh, yeah, I’ve got a melanoma on my side to be removed Thursday. But it appears to be nothing and it doesn’t have me as preoccupied as my Spanish drivers license. Dudo and Moose continue to be sweet and annoying. Dudo has basically come out of his winter hibernation. After spending most of the past several months in front of the space heater in San Geraldo’s office, he is now once again following me everywhere, placing his toys at my feet, and demanding my attention. The only time he gives me a break is when he’s bossing around San Geraldo or monitoring drain holes on the terrace and in the front hall for wayward birds… or when he gives up and takes a solo siesta. He prefers my company. There’s no accounting for taste.

.

HE ESTADO OBSESIONADO con los exámenes de practica de la auto escuela porque planeo tomar pronto el teórico. No he estado prestando atención a mucho más. Salgo todos los días a tomar un café por la mañana, donde hago dos crucigramas en línea, blog, y socializo. Luego camino y me estiro, y trato de minimizar la incomodidad de mi ciática. (He dicho suficiente sobre eso!) Luego el almuerzo. Luego la auto escuela. Luego recados y lo que sea. Oh, sí, tengo un melanoma de mi lado para ser eliminado el jueves. Pero parece que no es nada y no me tiene tan preocupado como mi licencia de conducir española. Dudo y Moose sigue siendo dulce y molesto. Dudo que básicamente hayas salido de su hibernación de invierno. Después de pasar la mayor parte de los últimos meses frente al calentador de espacio en la oficina de San Geraldo, ahora me está siguiendo de nuevo por todas partes, poniendo sus juguetes a mis pies, y reclama mi atención. La única vez que me da un descanso es cuando cuando está al mando de San Geraldo o monitoreando los agujeros de drenaje en la terraza y en el vestíbulo para ver si hay pájaros errantes … o cuando se da por vencido y toma una siesta sola. Él prefiere mi compañía. No hay contabilidad para el gusto.