Drunks and elephants / Borrachos y elefantes

La versión en español está después de la versión en inglés.

THE KID BROTHER WAS SO happy yesterday, he sounded almost giddy. He bowled Saturday. His high game was 148 and that pleased him. Although he has bowled over 200 in the past (rarely), his average right now is 110. But that wasn’t even the best part.

He told me he received “two postcards and a card… you know, a normal card… but it’s a Christmas card… and it’s a really nice card … really nice… beautiful!”

“Can you read who the Christmas card is from?” “Yeah,” silence and then, “you know who.”

“Can you read the name to me?” He rattled off the letters, “J-E-N-N-I-F-E-R.” I reminded him who Jennifer was.

“Yeah, I know. They live down south,” he remembered, “and how’s the bird?” That would be Jennifer’s parrot, Marco. He then said, “It’s a nice card alright! Beautiful! Really nice!”

I asked about the first postcard. He said, “Elephants!”

“Elephants?” I asked. “Is it a painting or drawing?”

“No. Just elephants. But nice!”

“A photograph?”

“That’s right. Real ones. It is nice though!” he repeated.

“Who’s that from?”

“The same person.”

“Jennifer?”

“No. You know who. But they’re from the same.”

“So, the elephants and the other postcard are from one person?”

“Three.”

“Three what? Three elephants? Or three postcards?”

“Yeah! You know who! From the west coast.”

“Oh, wait. So you got three postcards from Susan in Oregon?”

“That’s right. I got three from her. All today.”

“Tell me about the other two.”

“There’s a bird house. An even nicer one. And then a bird. I don’t know the bird but it’s nice! Really nice. That was really good. All those cards!”

“Isn’t that amazing, Chuck. People can be so kind, huh? And there are still more on the way.”

“More?!?” “Yep.”

“Don’t worry. I’ll keep checking the mail!”

Thank you, Jennifer. Thank you, Susan. Thank you, everyone, for your kindness!

WHILE I WAS OUT yesterday evening, I stopped (yet again) at the little Christmas pop-up shop (click here). I planned to buy two black and white cookies, but they didn’t have any. I selected something else and then decided, since they were sold by the kilo, I couldn’t buy only two. So, I bought six. They’re called borrachuelos. Borracho is Spanish for drunk and borrachuelos are made with both wine and brandy, hence the name. They’re a Christmas specialty from here in Málaga province. These were filled with and half-dipped in dark chocolate. We liked them. A lot. A more traditional borrachuelo might be filled with sweet potato or pumpkin. I managed to keep two aside after dinner for our morning coffee/tea. San Geraldo had to be convinced. They taste like more.

.

EL HERMANITO ESTABA TAN FELIZ ayer que sonaba casi mareado. Jugó a los bolos el sábado. Su juego alto fue 148 y eso le gustó. Aunque ha lanzado más de 200 en el pasado (rara vez), su promedio en este momento es 110. Pero esa ni siquiera fue la mejor parte.

Me dijo que recibió “dos postales y una tarjeta … ya sabes, una tarjeta normal … pero es una tarjeta de Navidad … y es una tarjeta muy bonita … muy bonita … ¡preciosa!”

“¿Puedes leer de quién es la tarjeta de Navidad?”

“Sí”, silencio y luego, “sabes quién”.

“¿Puedes leerme el nombre?” Recitó las letras rápidamente, “J-E-N-N-I-F-E-R”. Le recordé quién era Jennifer.

“Si lo se. Viven en el sur”, recordó, “¿y cómo está el pájaro?” Ese sería el loro de Jennifer, Marco.

Luego dijo: “¡Es una bonita tarjeta, está bien! ¡Hermoso! ¡Muy agradable!”

Pregunté por la primera postal.

Dijo: “¡Elefantes!”

“¿Elefantes?” pregunté. “¿Es una pintura o un dibujo?”

“No. Solo elefantes”.

“¿Una foto?”

“Así es. Los verdaderos. ¡Aunque es agradable!

“¿De quién es?”

“La misma persona.”

“¿Jennifer?”

“No. Sabes quién. Pero son del mismo”.

¿Los elefantes y la otra postal son de una sola persona?”

“Tres.”

“¿Tres qué? ¿Tres elefantes? ¿O tres postales?”

“¡Si! ¡Sabes quién! De la costa oeste”.

“Oh espera. ¿Recibiste tres postales de Susan en Oregon?”

“Así es. Tengo tres de ella. Todo hoy.

Háblame de los otros dos.

“Hay una casa para pájaros. Uno aún mejor. Y luego un pájaro. ¡No conozco el pájaro, pero es bonito! Muy agradable. Eso fue realmente bueno. ¡Todas esas cartas!

“¿No es increíble, Chuck? La gente puede ser tan amable, ¿eh? Y todavía hay más en camino”.

“¿¡¿Más?!?” “Sí.” “No te preocupes. ¡Seguiré revisando el correo!

Gracias, Jennifer. Gracias, Susan. Gracias a todos por su amabilidad!

MIENTRAS ESTABA FUERA AYER por la noche, me detuve (una vez más) en la pequeña tienda emergente de Navidad (haz clic aquí). Tenía planeado comprar dos galletas blancas y negras, pero no tenían ninguna. Seleccioné otra cosa y luego decidí, como se vendían por kilo, no podía comprar solo dos. Entonces, compré seis. Se llaman borrachuelos. Borracho es español para borracho y los borrachuelos se hacen tanto con vino como con brandy, de ahí el nombre. Son una especialidad navideña de aquí en la provincia de Málaga. Estos estaban rellenos y medio sumergidos en chocolate negro. Nos gustaron. Mucho. Un borrachuelo más tradicional se puede rellenar con camote o calabaza. Me las arreglé para reservar dos después de la cena para nuestro café / té de la mañana. Había que convencer a San Geraldo. Saben a más.

J is for Junebug / J es para Junebug

La versión en español está después de la versión en inglés.

YESTERDAY, IN THE ABRIDGED VERSION of my convoluted phone conversation with The Kid Brother, I explained how I determined that a card from Jacksonville, Florida, was from Jennifer (click here). Well, Jennifer wrote and said she’s from South Carolina. JanieJunebug (click here) wrote and said the card was from her. So, mystery solved and now I can’t wait to tell The Kid Brother about JanieJunebug and my confusion; he’s never confused. Janie, I’m sending you a safe cyberhug! And I’m sorry Jacksonville has a crappy football team.

It rained all night and is still raining as I write. A chilly 13C (55F) when I woke up at 8 this morning and it felt like 11 (52F) (that’s not my opinion, that’s The Weather Channel). Brrr. San Geraldo was already sitting in his office in a sweatshirt with the hood up. He had the space heater going. He asked me to come look at some old photos he had received. I nearly had heatstroke. Even Dudo left.

San Geraldo made a new (to us) dish for dinner last night. Chickpea stew from Delish.com. It was delish! (Note to Jesica: Delish is not a real English word; it’s short for delicious.) We had apple cake for dessert. This morning, I had my gourmet overnight oats and we had apple cake with our coffee/tea — because San Geraldo said we deserved it. I never argue. Well, hardly ever. OK, often. But always for a good reason. Except when I don’t have one.

.

AYER, EN LA VERSIÓN RESUMIDA de mi enrevesada conversación telefónica con El Hermanito, le expliqué cómo determiné que una tarjeta de Jacksonville, Florida, era de Jennifer (haz clic aquí). Bueno, Jennifer escribió y dijo que es de Carolina del Sur. JanieJunebug (haz clic aquí) escribió y dijo que la tarjeta era de ella. Entonces, misterio resuelto y ahora no puedo esperar para contarle a El Hermanito sobre JanieJunebug y mi confusión; él nunca está confundido. Janie, ¡te estoy enviando un abrazo cibernético seguro! Y lamento que Jacksonville tenga un equipo de fútbol de mierda.

Llovió toda la noche y sigue lloviendo mientras escribo. Un frío 13C (55F) cuando me desperté a las 8 esta mañana y me sentí como 11 (52) (esa no es mi opinión, es The Weather Channel). Brrr. San Geraldo ya estaba sentado en su oficina con una sudadera con la capucha levantada. Tenía encendido el calefactor. Me pidió que fuera a ver algunas fotos antiguas que había recibido. Casi tengo un golpe de calor. Incluso Dudo se fue.

San Geraldo preparó un plato nuevo (para nosotros) para la cena anoche. Guiso de garbanzos de Delish.com. ¡Fue delish! (Nota: Delish no es una palabra en inglés real; es la abreviatura de delicious). Tomamos tarta de manzana de postre. Esta mañana, comí mi avena gourmet durante la noche y comimos tarta de manzana con nuestro café / té, porque San Geraldo dijo que lo merecíamos. Yo nunca discuto. Bueno, casi nunca. OK, a menudo. Pero siempre por una buena razón. Excepto cuando no tengo uno.

SG omitted the anchovy and parsley.
SG omitió la anchoa y el perejil.
Wednesday sunrise.
Miércoles amanecer.
Thursday sunrise.
Jueves amanecer.
Some surfers arrived a couple of hours after sunrise.
Algunos surfistas llegaron unos horas después del amanecer.

A dog and a football team / Un perro y un equipo de fútbol

La versión en español está después de la versión en inglés.

THE KID BROTHER SOUNDED VERY excited when he answered the phone last night. “I got two cards. And a card from you! I’ll go get ’em.” And he was gone. “I’ll be right back,” he yelled. I heard him having a loud running conversation with his roommate Chris about a game on TV as he crossed the apartment. He returned. “One has a football team. And there’s a dog,” he said.

“So, tell me about the one with the football picture on it first.”
“It’s not a picture. It’s a team.”
Oh… uh. “What’s the city?”
He spelled quickly and I caught on before he finished with a bit of a hiccup, “J-A-C-K-S-O-N-V-L-E… I-L-L-E.”
I said, “Jacksonville! That’s in Florida.”
“I know! I know!”
“Is that from Jennifer — J-E-N-N-I…” “Yeah!”
“She’s great,” I said. “Her husband’s name is Gregg. They have a parrot named Marco, and fish and a dog. She works at an elementary school and he designs aquariums. They’re good people.”
“I know!”
“Oh, I ’ve I told you about them before haven’t I?”
“No!” Yeah, I have. I’m already exhausted.
“OK, so tell me about the card with the dog,” I continued.
“What are you talking about?!? That is the card with the dog!”
“I thought that was the football card.”
“Now just wait a second! Hold on. Hold on. Just the city! They’re not doing very good.”
“Ohhhhhh. You recognised the city name Jacksonville in the address from the football team.”
“Yeah. They’re doing bad though.”
“Are they usually a good team?”
“Not really.”


“So tell me about the other card. What’s on that one?”
“I don’t know. It’s a picture.”
“It’s not flamingos? That’s what’s on the way from Anne Marie in Philly.”
“No. It’s a picture.”
“Is the name on the card B-O-B?”
“Yeah! That’s right!”
“Oh, that’s Bob. He’s a really good guy and he tells funny stories. His husband’s name is Carlos, like you, and they have cats, too. One looks like Dudo and Moose. His name is Tuxedo. But what’s on the card again?”
“I don’t know. A picture. Really nice colors.”
“Is it abstract art?”
“I think so.”
Given that “a lady not from these days turned out to be the Mona Lisa (click here), I’m curious to learn what Bob’s abstract art is all about.

The Kid Brother lost his patience with my slow-wittedness last night. San Geraldo heard some of my side of the conversation. He was laughing when I walked into his office. I told him all I had energy for was to to quickly jot it down and then go to bed. He’d have to get the other side today, along with you. He understood. San Geraldo always understands.

Bob, thanks a million, and now tell us about that abstract art. Jennifer, you truly are great and I’m sorry your football team is not.

NOTE:
The photo, taken by My Mother the Dowager Duchess, is from 1989. As The Kid Brother would have described us at the time, Your Big Son and The Big Guy.

MORE IMPORTANT NOTE:
Jennifer wrote and said she doesn’t live in Florida and the card wasn’t from her!

.

EL HERMANITO SONABA MUY ANIMADO cuando contestó el teléfono anoche. “Tengo dos cartas. ¡Y una tarjeta tuya! Iré a buscarlos”. Y se fue. “Vuelvo enseguida”, gritó. Lo escuché tener una conversación ruidosa con su compañero de cuarto Chris sobre un juego en la televisión mientras cruzaba el apartamento. El regresó. “Uno tiene un equipo de fútbol. Y hay un perro”, dijo.

“Entonces, cuéntame primero sobre el que tiene la imagen de fútbol”.
“No es una imagen. Es un equipo”.
Oh … eh. “¿Cuál es la ciudad?”
Deletreó rápidamente y me di cuenta antes de que terminara con un pequeño hipo, “J-A-C-K-S-O-N-V-L-E … I-L-L-E”.
Dije: “Oh, Jacksonville. Eso está en Florida”.
“¡Lo sé! ¡Lo sé!”
“Es eso de Jennifer – J-E-N-N-I …”
“¡Sí!”
“Ella es genial”, le dije. “El nombre de su esposo es Gregg. Tienen un loro llamado Marco, y peces y un perro. Ella trabaja en una escuela primaria y él diseña acuarios. Son buenas personas”.
“¡Lo sé! ¡Lo sé!”
“Oh, ya te he hablado de ellos antes, ¿no?”
“¡No!” (Sí, lo hice. Ya estoy exhausto).
“Bien, cuéntame sobre la tarjeta con el perro”.
“¿De qué estás hablando? ¡Esa es la tarjeta con el perro!”
“Pensé que era la tarjeta de fútbol”.
“¡Uf! ¡Espere un segundo! Espere. Espere. ¡Solo la ciudad! No lo están haciendo muy bien”.
“Ohhhhhh. Reconociste el nombre de la ciudad Jacksonville en la dirección del equipo de fútbol”.
“Si. Sin embargo, lo están haciendo mal”.
“¿Suelen ser un buen equipo?”
“Realmente no.”


“Entonces cuéntame sobre la otra carta. ¿Qué hay en ese?”
“No lo sé. Es una imagen”.
“¿No son flamencos? Eso es lo que viene de Anne Marie en Filadelfia”.
“No. Le dije, es una imagen”.
“¿El nombre de la tarjeta es B-O-B?”
“¡Si! ¡Así es!”
“Oh, ese es Bob. También es un buen tipo y cuenta historias divertidas. Su esposo se llama Carlos, como tú, y también tienen gatos. Uno se parece a Dudo y Moose. Su nombre es Tuxedo. Pero, ¿qué hay en la tarjeta de nuevo?”
“No lo sé. Una foto. Colores realmente bonitos”.
“¿Es arte abstracto?”
“Creo que sí.”
Dado que “una dama que no es de estos días” resultó ser la Mona Lisa (haz clic aquí), tengo curiosidad por saber de qué se trata el arte abstracto de Bob.

El Hermanito perdió la paciencia con mi torpeza anoche. San Geraldo escuchó algo de mi lado de la conversación. Se reía cuando entré a su oficina. Le dije que lo anotaría rápidamente y luego me iría a la cama. Tendría que llevarse al otro lado hoy contigo. Él entendió. San Geraldo siempre lo entiende.

Bob, un millón de gracias y ahora cuéntanos sobre ese arte abstracto. Jennifer, realmente eres genial y lamento que tu equipo de fútbol no lo sea.

NOTA: 
La foto, hecha por Mi Madre La Duquesa Viuda, es de 1989. Como El Hermanito nos habría descrito en ese momento, Su Hijo Grande y El Tipo Grande.

NOTA MÁS IMPORTANTE:
Jennifer escribió y dijo que no vive en Florida y que la tarjeta no era de ella.