Conjoined Canary Banana / Plátano Canario Unido

La versión español está después de la versión inglés.

WE HAD DINNER at Restaurante Primavera the other night. I could safely make that statement any day of the week. Anyway, they regularly update their menu with new items and last week they added a prosciutto and buffalo mozzarella pizza that is out of this world. So, that’s what I had. Since I was allowing myself dessert, I decided to save half the pizza for breakfast the next day. When Miguel, the manager and our good friend, brought the left-over pizza back to the table in a box, he began to explain to me in Spanish how to enjoy it the next day. He mimed all the steps beginning with how to heat up the olive oil in a frying pan. He gracefully mimed pouring and swirling.

San Geraldo’s jaw dropped. I gasped and squawked back (in Spanish), “A frying pan? Olive oil? Swirl?!? Miguel, that’s cooking!”

“Noooooo,” he laughed, and then he continued to mime the process.

“Miguel,” I explained. “I take it from the refrigerator and I eat it cold.”

Now, Miguel’s jaw dropped and HE gasped. “But, Mitch…”

San Geraldo said, “It’s true. He doesn’t even use a plate.”

“Who needs a plate when you have a box?” I commented.

I’m sure Miguel would have something to say about how I prepared my beautiful and delicious Canary Island conjoined banana yesterday morning. I myself was impressed that I cut it up and enjoyed it with yogurt and cereal. And, you know, peeling is cooking.

By the way, the cold pizza was amazing.

.

CENAMOS EN EL Restaurante Primavera la otra noche. Podría hacer esa declaración con seguridad cualquier día de la semana. De todos modos, actualizan regularmente su menú con nuevos artículos y la semana pasada agregaron una pizza de jamón y mozzarella de búfalo que está fuera de este mundo. Entonces, eso es lo que tenía. Como me estaba permitiendo el postre, decidí guardar la mitad de la pizza para el desayuno al día siguiente. Cuando Miguel, el gerente y nuestro buen amigo, trajeron la pizza sobrante a la mesa en una caja, comenzó a explicarme en español cómo disfrutarla al día siguiente. Imitó todos los pasos comenzando con cómo calentar el aceite de oliva en una sartén. Graciosamente imitó vertiendo y girando.

La boca de San Geraldo cayó. Jadeé y chillé de regreso (en español), “¿Una sartén? ¿Aceite de oliva? ¿¡¿Remolino?!? ¡Miguel, eso es cocinar!”

“Noooooo”, se rió, y luego continuó imitando el proceso.

“Miguel”, le expliqué. “Lo saco del refrigerador y lo como frío”.

Ahora, la mandíbula de Miguel cayó y HE jadeó. “Pero, Mitch …”

San Geraldo dijo: “Es cierto. Ni siquiera usa un plato”.

“¿Quién necesita un plato cuando tienes una caja?”, comenté.

Estoy seguro de que Miguel tendría algo que decir sobre cómo preparé mi hermoso y delicioso plátano Canario unido ayer por la mañana. Yo mismo me impresionó que lo corté y lo disfruté con yogur y cereal. Y, ya sabes, pelar es cocinar.

Por cierto, la pizza fría fue increíble.

NOTE: SG just read this post and cracked up. “Mitchell,” he laughed, That’s vinegar!”
NOTA: SG acaba de leer esta publicación y se rió a carcajadas. “Mitchell”, se rió, “¡Eso es vinagre!”

Buh, Buh, Buh, Banana!

La versión español está después de la versión inglés.

OUR FRIENDS PEDRO and Kathleen are both teachers. Kathleen hadn’t been working since giving birth to Luke more than three years ago, but she’s just begun teaching English online for an international company. As part of the interview process, she had to do demo lessons, which Luke watched her practice and then record. A few days later, Luke was in another room and Kathleen heard this:

“Buh, buh, buh, Boy!”
“Buh, buh, buh, Banana!”

Kathleen peaked around the corner and saw Luke sitting in front of the computer, holding a book, for his “student” to see. When she later told Pedro the story, he was so proud of his three-year-0ld son’s ability to grasp the concept of consonant sounds — until Kathleen told him how Luke had completed the lesson.

“Buh, buh, buh, Penis!”

.

NUESTROS AMIGOS PEDRO y Kathleen son profesores. Kathleen no había estado trabajando desde que Luke nació hace más de tres años, pero acaba de comenzar a enseñar inglés on-line para una compañía internacional. Como parte del proceso de la entrevista, tuvo que hacer lecciones de demostración, en las que Luke observó practicaba y luego grababa. Unos días después, Luke estaba en otra cuarto y Kathleen escuchó esto:

“Buh, buh, buh, Boy!”
“Buh, buh, buh, Banana!”

Kathleen alcanzó la esquina y vio a Luke sentado frente al ordenador, sosteniendo un libro, para que lo viera su “estudiante”. Cuando más tarde Kathleen le contó a Pedro la historia, él estaba muy orgulloso de la capacidad de su hijo de tres años para captar el concepto de los sonidos de las consonantes, hasta que Kathleen le contó cómo Luke había completado la lección.

“Buh, buh, buh, Penis!”