My Own Zoo / Mi Propio Zoológico

La versión español está después de la versión inglés.

MY LAST JOB in the USA was managing major accounts for a technology company specializing in the hospitality industry. To say I was miserable would be an understatement. It was my final employment hell from which I couldn’t wait to escape. In the midst of it I began my own company based on the doodles I had done my entire life, doodling images out of words. The spark for a business was a doodle I had done a few years earlier when I worked for a publishing company. While sitting in an editorial meeting, I doodled a tribal-looking image constructed of the letters of the words “FUCK YOU” (no, I never DID like working for someone else). One of the artists commented — having no idea what it signified — “That is totally cool, dude.” I called the company “ToldemArt,” which was supposed to be a play on the word “totem” and the idea that I was telling you something with the art — like FUCK YOU — without being obvious. My tagline was “Tell ’em you told ’em.”

After a difficult rollout of the business due to an emergency with My Mother The Dowager Duchess, which I‘ll tell you about another time, I created a gambling collection for MGM Mirage Corporation. The collection was carried in the gift shops at MGM Grand and Bellagio hotels in Las Vegas. I was off and running. The shops sold 100 items in the first week.

And then the bottom dropped out of the economy. Businesses died all over the country (and the world) and almost nothing sold in the next month. Great timing. We moved back to Southern California for San Geraldo’s work, so although I couldn’t afford to, I finally quit that awful job and focused full time on ToldemArt. I managed to get other jewelry into some boutiques in New Orleans and, although they sold, it certainly wasn’t a living. I next created “The Zoo,” a collection of animal designs that were sold online and at the Cleveland Zoo and the California Academy of Sciences in San Francisco. Items sold but the economy by then was so weak that it was impossible to take root. By that time, San Geraldo and I decided we were moving to Spain. And, since we applied for retirement visas, I was not allowed to work for the first five years, so that was the end of ToldemArt. It seemed like a great idea at the time!

.

MI ÚLTIMO TRABAJO en los EEUU gestionaba las principales cuentas de una empresa de tecnología especializada en la industria de la hospitalidad. Decir que era miserable sería una subestimación. Fue mi último trabajo en el infierno del que no podía esperar para escapar. En medio de eso, comencé mi propio negocio basada en los garabatos que había hecho toda mi vida, garabateando imágenes con palabras. La chispa para un negocio era un garabato que había hecho unos años antes cuando trabajaba para una editorial. Mientras estaba sentado en una reunión editorial, dibujé una imagen de aspecto tribal construida con las letras “FUCK YOU” (no, nunca me gustó trabajar para otra persona). Uno de los artistas comentó, sin tener idea de lo que significaba: “Eso es totalmente genial, dude”. Llamé a la compañía “ToldemArt”, que se suponía que era una obra de teatro con la palabra “tótem” y la idea que estaba diciendo algo con el arte, como FUCK YOU, sin ser obvio.

Después de una difícil implementación del negocio debido a una emergencia con Mi Madre La Duquesa Viuda, que les contaré en otra ocasión, creé una colección de los juegos de Las Vegas para MGM Mirage Corporacion. La colección se realizó en las tiendas de regalos de los hoteles MGM Grand y Bellagio en Las Vegas. ¡Exito! Las tiendas vendieron 100 artículos en la primera semana.

Y luego el fondo cayó de la economía. Las empresas murieron en todo el país (y en el mundo) y casi nada se vendió en el mes siguiente. Regresamos al sur de California por el trabajo de San Geraldo, así que, aunque no podía costearlo, finalmente renuncié a ese trabajo horrible y me concentré a tiempo completo en ToldemArt. Me las arreglé para conseguir otras joyas en algunas boutiques en Nueva Orleans y, aunque se vendieron, ciertamente no era un medio de vida. A continuación, creé “The Zoo” (el zoo), una colección de diseños de animales que se vendieron en línea y en el Zoológico de Cleveland y la Academia de Ciencias de California en San Francisco. Los artículos se vendieron, pero la economía para entonces era tan débil que era imposible echar raíces. Para entonces, San Geraldo y yo decidimos que nos mudábamos a España. Y, como solicitamos visas de jubilación, no se me permitió trabajar durante los primeros cinco años en España, por lo que ese fue el final de ToldemArt. ¡Parecía una gran idea en ese momento!

I’ll share more ToldemArt very soon.
Voy a compartir más ToldemArt muy pronto.

When Pigs Fly / Cuando Los Cerdos Vuelen

La versión español está después de la versión inglés.

San Geraldo is an ox (in Chinese Zodiac terms). And although I’m a horse, I feel like the Old Gray Mare, who “ain’t what she used to be.” Between not sleeping at night because of my jet lag and sleeping all day because of the cold medicine I’m now taking, I’m kind of miserable — and, I’m sure, miserable to be around. But, back to the Chinese Zodiac.

Bellagio Hotel on the Las Vegas Strip has a 14,000-square-foot conservatory beyond its lobby. The breathtaking displays are changed throughout the seasons. At this time of year, the conservatory celebrates the Lunar New Year with a Chinese Zodiac theme. And this is the year of the pig.

Two golden pigs flank the colonnaded entrance and visitors leave dollar bills — for luck, I suppose. San Geraldo’s neatly folded dollar bill placed on the pig’s ear is pictured at top. Maybe the luck will come later in the year. Maybe it has nothing to do with winning in Vegas. Maybe he’ll win $6 million when the pigs fly.

.

San Geraldo es un buey (en términos del zodiaco chino). Y aunque soy un caballo, me siento como la vieja yegua gris que “no es lo que ella solía ser” (una vieja canción popular americana). Entre no dormir por la noche debido a mi desfase horario y dormir todo el día debido a la medicina para el resfrío que ahora estoy tomando, soy algo miserable y — estoy seguro — miserable por estar cerca. Pero, de vuelta al zodiaco chino.

Bellagio Hotel en el Strip de Las Vegas tiene un invernadero de 14,000 pies cuadrados (1,3 metros cuadrados) más allá de su vestíbulo. Las pantallas impresionantes se cambian a lo largo de las estaciones. En esta época del año, el conservatorio celebra el Año Nuevo Lunar con un tema del zodiaco chino. Y este es el año de los cerdos.

Dos cerdos dorados flanquean la entrada de las columnas y los visitantes dejan billetes de dólares, por suerte, supongo. El billete de un dólar cuidadosamente doblado de San Geraldo colocado en la oreja del cerdo se puede ver en la foto de arriba. Tal vez la suerte vendrá a finales de año. Tal vez no tenga nada que ver con ganar en Las Vegas. Tal vez gane $ 6 millones cuando los cerdos vuelen.

In The Mood / De Humor

La versión español está después de la versión inglés.

ONE OF MY favorite things to do in Las Vegas is to watch the musical fountain shows at Bellagio Hotel’s 8-acre man-made lake. The shows start at 3 in the afternoon and run every half hour until 6, when they go every 15 minutes. I could stand and watch for hours.

We finally visited the Las Vegas Strip Friday afternoon. The first water choreography we saw was done to the tune of “In The Mood.” What we’re both in the mood for is a good night’s sleep and the end of our jet lag. Nine time zones and 27 hours of travel from our hotel in Las Vegas to our apartment in Fuengirola has taken its toll. We flew Norwegian Air through London’s Gatwick Airport with an 8-hour layover Sunday. So, we rented a room at the Gatwick Hilton for the day and had brief siestas and nice long showers. That helped temporarily. I’ve read that one should expect one day of recovery for every time zone traveled. Wake us up next Tuesday.

.

UNA DE MIS cosas favoritas para hacer en Las Vegas es ver los espectáculos musicales de las fuentes en el lago artificial (de más de 3 hectares) del Bellagio Hotel. Los espectáculos comienzan a las 3 de la tarde y se ejecutan cada media hora hasta las 6, cuando van cada 15 minutos. Podría pararme y mirar por horas.

Finalmente visitamos El Strip de Las Vegas el viernes. La primera coreografía de agua que vimos se hizo con la melodía de “In The Mood” (De Humor). Ambos estamos de humor para dormir bien y terminar con nuestro jet lag. Nueve zonas horarias y 27 horas de viaje desde nuestro hotel en Las Vegas a nuestro apartamento en Fuengirola han causado estragos. Volamos con Norwegian Air a través del aeropuerto Gatwick de Londres con una escala de 8 horas el domingo. Por lo tanto, alquilamos una habitación en el Gatwick Hilton por el día y tuvimos breves siestas y buenas duchas largas. Eso ayudó temporalmente. He leído que se debe esperar un día de recuperación por cada zona horaria recorrida. Despiértanos el próximo martes.