Lockdown Day 58: Five’ll Get You Fifteen / Encierro Día 58: Cinco te Darán Quince

La versión español está después de la versión inglés.

REMEMBER WHEN I TOLD YOU about San Geraldo’s purchase of fifteen bags of frozen blueberries at Mercadona? The fifteen [quince] bags he called, in Spanish, “diez y cinco” [ten and five], and the cashier asked if he said veinticinco (twenty-five)… and he said “yes.” If you don’t remember the story, click here, for a much better explanation.

Anyway, San Geraldo was back at Mercadona Saturday and he picked up another fifteen bags of blueberries. This time, he was confident. As he loaded the bags on the conveyor belt, he smiled and helpfully told the cashier, “Cinco [five].”

The cashier looked at the massive pile on the counter and asked, “¿Quince [fifteen]?” San Geraldo slapped himself (gently) on the head, rolled his eyes, and exclaimed, “¡Cinco! Quince, yes.” He then told his story. She laughed and laughed, and then she said she wondered what it was going to be next week. I do, too.

While San Geraldo was talking about blueberries, I was enjoying the other colors around Fuengirola and our own back garden (the last four photos and the photo at the top).

Click the images for even more color.

.

¿RECUERDAS CUANDO TE CONTÉ SOBRE la compra de San Geraldo de quince bolsas de arándanos congelados en Mercadona? Las quince bolsas que él llamó, “diez y cinco”, y la cajera le preguntó si dijo veinticinco … y él dijo “sí”. Si no recuerda la historia, haz clic aquí para obtener una explicación mucho mejor.

De todos modos, San Geraldo regresó a Mercadona el sábado y recogió otras quince bolsas de arándanos. Esta vez, tenía confianza. Mientras cargaba las bolsas en la cinta transportadora, sonrió y le dijo amablemente a la cajera: “Cinco”.

La cajera miró la enorme pila en el mostrador y preguntó: “¿Quince?” San Geraldo se golpeó (suavemente) en la cabeza y exclamó: “¡Cinco! Quince, sí.” Luego contó su historia. Ella se rió y se rió, y luego dijo que se preguntaba qué sería la próxima semana. Yo también.

Mientras San Geraldo estaba hablando de arándanos, yo estaba disfrutando de los otros colores alrededor de Fuengirola y nuestro propio jardín trasero (las últimas cuatro fotos y la foto en la parte superior).

Haz clic en las imágenes para obtener aún más color.

.

Lockdown Day 45: In Living Color/ Encierro Día 45: En Color Vivo

La versión español está después de la versión inglés.

I’LL BE BRIEF TODAY. AFTER the excitement Sunday due to the easing of the lockdown for parents and kids, the streets and the beach were still very quiet Monday. The colors (and textures) of this morning’s sunrise were majestic. And the colors of the plants and flowers on the terrace and on the street brighten the mostly cloudy days. I’ll be speaking, I hope, with The Kid Brother tonight. Wish me luck.

By the way, I’ve lost the war. The cats now have their “early afternoon treats” no later than 10:15 each morning. While I was able to ignore Dudo’s three hours of pathetic stares, Moose’s insistent wailing wore me down. When I finally caved a few days ago, openly cursing them both, Dudo looked at me with those innocent eyes, as if to say, ‘Don’t blame me. He did all the whining.’

Click the images to see the colors in all their glory. If you don’t, you’ll be hearing from Moose. And, trust me, he can be really annoying.

.

VOY A SER BREVE HOY. Después de la emoción del domingo debido a la reducción del encierro para padres e hijos, las calles y la playa todavía estaban muy tranquilas el lunes. Los colores (y texturas) del amanecer de esta mañana fueron majestuosos. Y los colores de las plantas y flores en la terraza y en la calle iluminan los días mayormente nublados. Espero hablar con El Hermanito esta noche. Deséame suerte.

Por cierto, he perdido la guerra. Los gatos ahora tienen sus “aperetivos de la tarde” a más tardar a las 10:15 cada mañana. Si bien pude ignorar las tres horas de miradas patéticas de Dudo, el lamento insistente de Moose me deprimió. Cuando finalmente cedí hace unos días, maldiciéndolos abiertamente a ambos, Dudo me miró con esos ojos inocentes, como si dijera: ‘No me culpen. Hizo todos las quejas’.

Haz clic en las imágenes para ver los colores en todo su esplendor. Si no lo haces, Moose tendrá palabras contigo. Y, confía en mí, puede ser realmente molesto.