Chocolate helps / Chocolate ayuda

La versión en español está después de la versión en inglés.

THERE’S A BIG DIFFERENCE BETWEEN want and need. In Spanish, to want is querer; to need is necesitar. I often say necesitar (need) when I should say querer (want). In English, they can be a bit more interchangeable. Sometimes, however, I mean it. Like when I say I need chocolate.

Lulu and two of her friends met us for coffee at Mesón Salvador Friday morning. San Geraldo and I had been to Lulu’s house last week to hang some art. It’s rare to find walls here that require only a hammer and nail for picture-hanging. So we brought the drill and supplies and, among us, decided where the latest art acquisitions should go. I then drilled, hammered, and screwed.

Lulu served us coffee and Finnish pastries. We didn’t need (or want) anything. Spending time with Lulu is reward enough. We thought the coffee and pastries were plenty. But Lulu arrived Friday with a gift bag. It was intended for wine, but she knows us well. She filled it with Finnish sweets — plus a box of Finnish gingerbread cookies.

I’m being slammed daily with some difficult depression. Chocolate helps and gingerbread can’t hurt. Lulu had no idea I’ve been lately craving gingerbread, too.

I’ve also been waking from awful anxiety dreams every morning. I wake up around 6 or 7 and, if I go back to sleep, that’s when the anxiety dreams occur. Maybe I should stop going back to sleep and opt for a siesta instead. Maybe I should start the day with hot chocolate instead of tea or coffee.

Speaking of which, I just made coffee for SG and tea for myself. The top of my hand is bleeding from a nasty scrape. No knives or sharp utensils were involved. I didn’t reach under anything. I have no idea what I did. Cooking is dangerous.

.

HAY UNA GRAN DIFERENCIA ENTRE el deseo y la necesidad. En español, a menudo digo necesitar cuando debería decir querer. En inglés, pueden ser un poco más intercambiables. A veces, sin embargo, lo digo en serio. Como cuando digo que necesito chocolate.

Lulu y dos de sus amigas se reunieron con nosotros para tomar un café en Mesón Salvador el viernes por la mañana. San Geraldo y yo habíamos estado en la casa de Lulu la semana pasada para colgar algunas obras de arte. Es raro encontrar paredes aquí que solo requieran un martillo y un clavo para colgar cuadros. Así que trajimos el taladro y los suministros y, entre nosotros, decidimos dónde deberían ir las últimas adquisiciones de arte. Luego taladré, martilleé y atornillé.

Lulu nos sirvió café y pasteles finlandeses. No necesitábamos (ni queríamos) nada. Pasar tiempo con Lulu es recompensa suficiente. Pensamos que el café y los pasteles estaban bien. Pero Lulu llegó el viernes con una bolsa de regalo. Estaba destinado al vino, pero ella nos conoce bien. Lo llenó de dulces finlandeses, además de una caja de galletas de jengibre finlandesas.

Todos los días me azotan una depresión difícil. El chocolate ayuda y el pan de jengibre no hace daño. Lulu no tenía idea de que últimamente también he estado deseando pan de jengibre.

También me he estado despertando de horribles sueños de ansiedad todas las mañanas. Me despierto alrededor de las 6 o 7 y, si me vuelvo a dormir, es cuando ocurren los sueños de ansiedad. Quizás debería dejar de volver a dormir y optar por la siesta. Tal vez debería empezar el día con chocolate caliente en lugar de té o café.

Hablando de eso, solo preparé café para SG y té para mí. La parte superior de mi mano está sangrando por un desagradable rasguño. No se utilizaron cuchillos ni utensilios afilados. No alcancé debajo de nada. No tengo ni idea de lo que hice. Cocinar es peligroso.

Lulu had texted before her arrival to say she was on her way but she was having a bad hair day. So, of course, the first thing I did was pull out the camera.

Lulu le había enviado un mensaje de texto antes de su llegada para decir que estaba en camino, pero que estaba teniendo un mal día con el cabello. Entonces, por supuesto, lo primero que hice fue sacar la cámara.

SG’s cousin Elin in Northern Norway loves to say “TTT” (Things Take Time) — especially when SG is waiting for photos or answers to genealogy questions. Lulu’s T-shirt read “RELAX These Things Take Time.” So we had more smiles thinking of Elin, who is always worth the wait.

A la prima de SG, Elin, en el norte de Noruega, le encanta decir “TTT” (las cosas toman tiempo — Things Take Time), especialmente cuando SG está esperando fotos o respuestas a preguntas de genealogía. La camiseta de Lulu decía “RELÁJATE, estas cosas toman tiempo”. Así que teníamos más sonrisas pensando en Elin, que siempre vale la pena esperar.

This is what happens when the need is too great to waste time finding my reading glasses for a close-up before I take a bite.

Esto es lo que sucede cuando la necesidad es demasiado grande como para perder el tiempo buscando mis gafas de lectura para un primer plano antes de dar un mordisco.

• San Geraldo has been chief gardener here but has lately fallen down on the job due to his book-writing activities. So, we agreed I’ll take over. My first task was to attack, with a systemic, the pests that have been attacking the hibiscuses. One dose and there’s already improvement.
• San Geraldo ha sido el jardinero jefe aquí, pero últimamente se ha quedado sin trabajo debido a sus actividades de escritura de libros. Entonces, acordamos que me haré cargo. Mi primera tarea fue atacar, con un sistémico, las plagas que han estado atacando a los hibiscos. Una dosis y ya hay mejoría.

The viking / El vikingo

La versión en español está después de la versión en inglés.

SORRY. WE’RE CLOSED. THE BORDERS of the Spanish region of Andalucía, where we live, have been closed until 9 November. Except for justifiable reasons, no one will be permitted to leave or enter Andalucía. We join many other regions of the country in closing our borders. In addition, we’re observing a nationwide curfew between the hours of 11 at night and 6 in the morning. Strange times that just keep getting stranger.

San Geraldo is fine staying home. He’s finding it challenging tolerating the frigid October temperatures. Yesterday, when he waited inside a cafe while I had my teeth cleaned, it was only 62°F (17C)! Can you imagine?

It crept up to a mere 68F (20C) later in the day. You can see in the photos below how well he coped when he went out at 9 last night to pick up our take-away dinner. The temperature had dropped to an Arctic 61 (16C). And to think he grew up in South Dakota with two Norwegian grandparents (and a strong dose of Viking).

Meanwhile, I was out and about in the early evening in a short-sleeve shirt, and got together for a stroll around the nearby Roman ruins with Pedro, Kathleen, Luke, and Beckett. That was enough to warm up even the chilliest of days (which Thursday was not).

.

LO SIENTO. ESTAMOS CERRADOS. LAS fronteras de la región española de Andalucía, donde vivimos, han estado cerradas hasta el 9 de noviembre. Salvo por motivos justificados, no se permitirá la salida ni la entrada de nadie de Andalucía. Nos unimos a muchas otras regiones del país para cerrar nuestras fronteras. Además, estamos observando un toque de queda a nivel nacional entre las 11 de la noche y las 6 de la mañana. Tiempos extraños que se vuelven cada vez más extraños.

San Geraldo está bien quedarse en casa. Le resulta difícil hacer frente a las gélidas temperaturas de octubre. Ayer, cuando esperó dentro de un café mientras me limpiaban los dientes, ¡solo hacía 17C (62F)! ¿Puedes imaginar?

Se arrastró hasta un mero 20C (68F) más tarde en el día. Puedes ver en las fotos a continuación lo bien que se las arregló cuando salió a las 9 de anoche a recoger nuestra cena para llevar. La temperatura había bajado a un Ártico 16C (61F). Y pensar que creció en Dakota del Sur con dos abuelos noruegos (y una fuerte dosis de vikingo).

Mientras tanto, yo estaba fuera de casa por la tarde con una camisa de manga corta y me reuní para dar un paseo por las ruinas romanas cercanas con Pedro, Kathleen, Luke y Beckett. Eso fue suficiente para calentar incluso los días más fríos (que el jueves no lo fue).

At the moment the below photo was taken.
Por el momento se hizo la foto de abajo.
On our terrace.
En nuestra terraza.

San Geraldo’s Balls / Las Bolas de San Geraldo

La versión en español está después de la versión en inglés.

SAN GERALDO’S MATERNAL GRANDPARENTS CAME from Norway, his grandfather from the north and his grandmother from the south. SG grew up with a strong connection to those Norwegian roots, primarily through the food.

His aunt gave him a Norwegian wall calendar in the late ’80s. One month, food was the theme. It opened with the statement: Norwegian food, usually a shade of white, is simply a conveyance for something that tastes better. I don’t completely agree with that. Some of the best and most beautiful meals I’ve ever had have been in Norway, but I do understand where the writer was coming from. Last night’s dinner was a good example.

Fish balls (fiskeboller) are off-white lumps (OK dumplings) often served in an off-white sauce. San Geraldo’s family swore by Spirit of Norway brand fish balls. Their large balls were tinned without sauce. SG made his own sauce (of course white).

San Geraldo recently had a craving and found fish balls in a local Scandinavian gourmet shop. The fish balls were from Sweden (where they’re called fiskbullar) by a company named Abba (no relation to the singing group). They were tinned in a dill sauce, so SG didn’t even have to mix anything up. They were much smaller than San Geraldo’s substantial Norwegian balls, but they were tasty. The dill sauce, although slightly salty for us, was excellent.

San Geraldo also bought a box of lefsa, which we haven’t yet gotten into. It’s a traditional soft flatbread, made with potatoes, flour, butter, and milk or cream. It’s also off-white, of course, and delicious when topped with butter and sugar — things that taste better. (But, I’ll admit, I love the taste of lefsa.)

Some day I’ll tell you about San Geraldo’s family recipe for raspekomler (raspeboller), which are flour and potato dumplings cooked in the broth from ham bones and served with butter or white Karo (corn or glucose) syrup. It looks like off-white, dried out Play Doh — and has the same consistency. For me, butter makes it better.

.

LOS ABUELOS MATERNOS DE SAN Geraldo vinieron de Noruega, su abuelo del norte y su abuela del sur. SG creció con una fuerte conexión con esas raíces noruegas, principalmente a través de la comida.

Su tía le regaló un calendario de pared noruego a finales de los 80. Un mes, la comida fue el tema. Comenzó con la declaración: la comida noruega, generalmente de un tono blanco, es simplemente un medio de transporte para algo que sabe mejor. No estoy completamente de acuerdo con eso. Algunas de las mejores y más hermosas comidas que he tenido han sido en Noruega, pero entiendo de dónde venía el escritor. La cena de anoche fue un buen ejemplo.

Las bolas de pescado (fiskeboller) son grumos de color blanquecino (bolas de masa bien hechas) que a menudo se sirven en una salsa blanquecina. La familia de San Geraldo juró por las bolas de pescado de la marca Spirit of Norway. Sus grandes bolas estaban enlatadas sin salsa. SG hizo su propia salsa (por supuesto, blanca).

San Geraldo recientemente tuvo un antojo y encontró bolas de pescado en una tienda gourmet escandinava local. Las bolas de pescado eran de Suecia (donde se llaman fiskbullar) por una compañía llamada Abba (sin relación con el grupo de canto). Estaban enlatados en salsa de eneldo, por lo que SG ni siquiera tuvo que mezclar nada. Eran mucho más pequeños que los sustanciales bolas noruegos de San Geraldo, pero sabrosos. La salsa de eneldo, aunque ligeramente salada para nosotros, era excelente.

San Geraldo también compró una caja de lefsa, a la que todavía no nos hemos metido. Es un pan plano suave tradicional, hecho con patatas, harina, mantequilla y leche o nata. También es blanquecino, por supuesto, y delicioso cuando se cubre con mantequilla y azúcar — cosas que saben mejor. (Pero, lo admito, me encanta el sabor de la lefsa).

Algún día os contaré la receta familiar de San Geraldo de raspekomler (raspeboller), que son bolas de harina y patata cocidas en el caldo de huesos de jamón, y servidas con mantequilla o jarabe blanco de Karo (maíz o glucosa). Parece Play Doh blanquecino y seco, y tiene la misma consistencia. Para mí, la mantequilla lo hace mejor.

Kauppa, the Scandinavian gourmet shop owned by two Spanish brothers. A very friendly place.
Kauppa, la tienda gourmet escandinava propiedad de dos hermanos españoles. Un lugar muy amigable.
We started with some color — Caprese salad.
Empezamos con algo de color — ensalada Caprese.
Fish balls and potatoes in a white dill sauce, with broccoli for color.
Bolas de pescado y patatas en salsa de eneldo blanco, con brócoli para darle color.
We ended with toadskin melon — for it’s shade-of-white interior.
Terminamos con melón de piel de sapo, por su interior de color blanco.

Play Doh. Or is it raspekomler?

Play Doh. ¿O es raspekomler?

.

According to Emily Dickinson / De Acuerdo a Emily Dickinson

La versión español está después de la versión inglés.

I’VE BEEN A bit moody lately. Can you imagine?
If you know me at all, you can imagine.

I’ve tried to figure out what’s bringing me down THIS time.

Summer is over.
But I live on the Costa del Sol where it often feels like summer even when it’s not.

Our months of activity and travel have settled down.
But I wanted them to settle down.

We are surrounded by some pretty wonderful people.
We’re also surrounded by the rest of the human race (not all so wonderful).

San Geraldo has been suffering with seasonal allergies.
But, he made his excellent chicken soup (OK, that’s still kind of sad; SOMEONE should have made it FOR him). Although I did buy nice rolls at the bakery and Häagen-Dazs ice cream for dessert.

And, finally, it’s November and winter is approaching.
American poet Emily Dickinson (1830–1886) once wrote to a friend: “November always seemed to me the Norway of the year.” I wish this November would seem that way to me. THEN I’d be happy (maybe).

Speaking of Norway, I recently finished that book I bought for San Geraldo at Cousin Tora’s favorite bookstore in Trondheim (click here). Just as the title said: They [DO] both die at the end! Poor choice?

And speaking of choices, take a walk around town with me.

.

HE ESTADO UN poco malhumorado últimamente. ¿Puedes imaginar?
Si me conoces, te lo puedes imaginar.

He tratado de descubrir qué me está deprimiendo ESTA VEZ.
Se acabó el verano. Pero vivo en la Costa del Sol, donde el verano a menudo parece verano incluso cuando no lo es.

Nuestros meses de actividad y viajes se han calmado.
Pero quería que se establecieran.

Estamos rodeados de gente maravillosa.
También estamos rodeados por el resto de la raza humana (no todos son tan maravillosos).

San Geraldo sufre de alergias estacionales.
Pero, él hizo su excelente sopa de pollo (OK, eso todavía es un poco triste; ALGUIEN debería haberlo hecho por
ÉL). Aunque compré buenos panecillos en la panadería y el helado Häagen-Dazs para el postre.

Y, finalmente, es noviembre y se acerca el invierno.
La poeta estadounidense Emily Dickinson (1830-1886) le escribió una vez a una amiga: “Noviembre siempre me pareció la Noruega del año”.
Deseo que este noviembre me parezca así. ENTONCES sería feliz (quizas).

Hablando de Noruega, recientemente terminé el libro que compré para San Geraldo en la librería favorita de Prima Tora en Trondheim (haz clic aquí).
Y como dice el título: ¡Ambos mueren al final! ¿Mala elección?

Y hablando de opciones, dé un paseo por la ciudad conmigo.

Double Happiness / Doble Felicidad

La versión español está después de la versión inglés.

SAN GERALDO HAS a second-cousin from Norway (yes, another one) who usually spends several weeks every year in Southern Spain, in Torrox, a pueblo blanco (white village). Her name is Vårin. We try to get together when one of her daughters comes to visit. Tuesday, we drove the 55 minutes to Torrox where we were served another one of Vårin’s typically delicious Norwegian/Spanish lunches.

As is common in Andalucia’s pueblos blancos, the streets are steep. In Torrox, it’s difficult to find any level ground at all. Most streets, like Vårin’s, are nothing more than stairways.

During our first visit, we watched a 127-year-old man (OK, maybe that’s an exaggeration) trot up one series of steps after another, leaving us in the dust. Vårin, at 81, goes up and down the streets like that 127-year-old. As her daughter Berit said, “My mother’s a goat.”

The weather was beautiful for our drive to Torrox, but midway through lunch there was a sudden downpour (with thunder and lightning… very, very frightening) that turned the streets into waterfalls. It rained a bit during our drive home and San Geraldo then said, “There should be a rainbow.” He looked in the rearview mirror and there it was. And not just one. We had double happiness.

NOTE: Click the images to double YOUR happiness.

.

SAN GERALDO TIENE una prima segunda de Noruega (sí, otra) que generalmente pasa varias semanas cada año en el sur de España, en Torrox, un pueblo blanco. Ella se llama Vårin. Intentamos reunirnos cuando una de las hijas de Vårin viene de visita. El martes, conducimos los 55 minutos hasta Torrox, donde nos sirvieron otro de los almuerzos típicamente deliciosos noruegos/españoles de Vårin.

Como es común en los pueblos blancos de Andalucía, las calles son empinadas. En Torrox, es difícil encontrar un terreno nivelado. La mayoría de las calles, como la calle de Vårin, no son más que escaleras.

Durante nuestra primera visita, vimos a un hombre de 127 años (OK, tal vez eso es una exageración) trotar una serie de pasos tras otro, dejándonos en el polvo. Vårin, a los 81, sube y baja las calles como ese hombre de 127 años. Como dijo su hija Berit: “Mi madre es una cabra”.

El clima era hermoso para nuestro viaje a Torrox, pero a la mitad del almuerzo hubo un chaparrón repentino que convirtió las calles en cascadas. Llovió un poco durante nuestro viaje a casa y San Geraldo dijo: “Debería haber un arcoíris”. Miró por el espejo retrovisor y allí estaba. Y no solo uno. Teníamos doble felicidad.

NOTA: Haz clic en las imagenes para doblar tu felicidad.