Blow, Don’t Suck. And Don’t Bite. / Sopla, No Chupes. Y No Muerdas.

La versión español está después de la versión inglés.

SAN GERALDO HAD a dentist’s appointment Friday. On the drive there, as if he weren’t stressed enough (although he loves this particular dentist he hates dentists in general), he was stopped by the police at a sobriety checkpoint. The police were polite and respectful and San Geraldo cooperated fully. Well, he TRIED to cooperate fully.

One officer gave him the one-use-only plastic mouthpiece and had him place it in the receptacle in the machine. The officer monitoring the machine kept saying (in Spanish). “More. More. More.”

Finally, San Geraldo stopped, laughed, and said in English, “You’re killing me!”

That’s when the other officer watched him and said in English, “Outside.”

When San Geraldo looked perplexed, he repeated with the addition of hand movements that were of no help, “Outside.”

‘I’m already outside,’ thought San Geraldo.

Then, more hand movements. “This way. Not this way.” said the cop.

“Oh! I’m supposed to BLOW!!!”

The cops were still laughing when he drove away.

WHEN HE ARRIVED A bit late at the dentist’s office, San Geraldo was wired.

“What are you going to do to me today?!?” he roared.

The dentist patted his cheek lovingly and said, “Nothing. I’m just looking.”

“Well,” he told her, “if you do anything else, I’m going to bite your finger off!”

.

SAN GERALDO HABÍA una cita con el dentista el viernes. En el camino, como si no estuviera lo suficientemente estresado (aunque ama a este dentista en particular, odia a los dentistas en general), la policía lo detuvo en un punto de control de sobriedad. La policía fue amable y respetuosa y San Geraldo cooperó plenamente. Bueno, él TRATÓ de cooperar plenamente.

Una policía le dio la boquilla de plástico y le hizo colocarla en el receptáculo de la máquina. El policía que monitoreaba la máquina seguía diciendo (en español).“Más. Más. Más.”

Finalmente, San Geraldo se detuvo, se rió y dijo en inglés: “¡Me estás matando!”.

Fue entonces cuando el otro policía lo miró y dijo en inglés: “Afuera”.

Cuando San Geraldo parecía perplejo, repitió con además de movimientos de manos que no sirvieron de nada, “Afuera”.

‘Ya estoy afuera’, pensó San Geraldo.

Luego, más movimientos de manos. “De esta manera. No de esta manera”, dijo el policía.

“¡Oh! ¡Se supone que debo SOPLAR!”

Los policías seguían riendo cuando él se fue en el coche.

CUANDO LLEGÓ UN POCO tarde a la oficina del dentista, San Geraldo estaba casi histérico.

“¿¡¿Qué me vas a hacer hoy?!?”, rugió.

La dentista le acarició la mejilla y dijo: “Nada. Solo estoy mirando.”

“Bueno”, dijo él, “si haces algo más, ¡voy a morderte el dedo!”

He took a souvenir from the police.
He did not take a souvenir from the dentist.

Tomó un recuerdo de la policía.
Él no tomó un recuerdo de la dentista.

Dead Sea Cow? / Vaca Marina Muerta?

La versión español está después de la versión inglés.

SAN GERALDO WOKE me this morning to tell me something large had washed up on the beach here in Los Boliches, and the police had just arrived. I grabbed my camera and joined him on the terrace. I was first filled with excitement that a giant squid had washed up, or a shark. I zoomed in and thought it looked like something more mammal-like. So, I quickly downloaded my photos. It was a cow. Not a real sea cow (which is extinct), nor a modern-day sea cow, which doesn’t live in the Mediterranean. A cow.

Several consecutive days of high winds and rough surf have taken their toll. It was fascinating how shaken up we both were by the sight. Once I realized what it was, I thought I wouldn’t share the photos. But I then thought, “Why was it OK to share photos of a dead sea animal and not a dead land animal?” So, here are a couple of photos in, I hope, a small enough size to not upset anyone. I haven’t included photos of the cow being lifted and hauled away, which occurred moments later. What a way to start the day. But not as bad a start as the poor cow had.

.

SAN GERALDO ME despertó esta mañana para decirme que algo grande había lavado en la playa aquí en Los Boliches, y que la policía acababa de llegar. Agarré mi cámara y me reuní con él en la terraza. Lo primero que me llenó de emoción fue que un calamar gigante se había lavado, o un tiburón. Me acerqué y pensé que parecía algo más parecido a un mamífero. Entonces, rápidamente descargué mis fotos. Era una vaca. No era una verdadera vaca marina (que está extinta), ni una vaca marina moderna, que no vive en el Mediterráneo. Una vaca.

Varios días consecutivos de fuertes vientos y oleaje fuerte han pasado factura. Fue fascinante lo conmovidos que estábamos los dos por la vista. Una vez que me di cuenta de lo que era, pensé que no compartiría las fotos. Pero luego pensé: “¿Por qué estaba bien compartir fotos de un animal del mar muerto y no un animal de la tierra muerta?” Así que, aquí hay un par de fotos en un tamaño lo suficientemente pequeño como para no molestar a nadie, espero. No he incluido fotos de la vaca levantada y arrastrada, lo que ocurrió momentos después. Qué manera de empezar el día. Pero no fue un comienzo tan malo como el de la pobre vaca.

They Came From the East / Vinieron Del Este

La versión español está después de la versión inglés.

Just like in biblical times, the Three Kings came from the East. And just like in biblical times(?), they arrived in a police helicopter. Migrants.

At 4:00 Saturday afternoon, the Three Kings landed at Fuengirola’s largest sports complex (Elola Stadium) in the center of town. The parade of floats departed the stadium at 5:30 and wound its way through town for the next four hours, tossing out 6 million gummy candies (23 tons) to happy crowds. This year I decided to witness the landing and forego the parade. Unfortunately, like the Kings, I came from the East, so the sun was in my eyes for most of my photos. (Besides, City officials ruined any good photo opportunity.)

Click here if you’re interested in the Fuengirola parade from 2014.

.

Al igual que en los tiempos bíblicos, Los Reyes Magos vinieron del este. Y al igual que en los tiempos bíblicos (?), Llegaron en un helicóptero de la policía. Los migrantes

A las 4:00 de la tarde del sábado, los Reyes Magos aterrizaron en el estadio de fútbol más grande de Fuengirola (Complejo Polideportivo Municipal Elola) en el centro de la ciudad. La cabalgata salió del estadio a las 5:30 y se abrió paso por la ciudad durante las siguientes cuatro horas, arrojando 6 millones de caramelos (23 tonelados) a multitudes felices. Este año decidí presenciar el aterrizaje y renunciar al desfile. Desafortunadamente, como los reyes, venía del este, así que el sol estaba en mis ojos para la mayoría de mis fotos. (Además, los funcionarios de la ciudad arruinaron cualquier buena oportunidad para tomar fotos).

Haz clic aquí si está interesado en la cabalgata de Fuengirola de 2014.