Just an Echo / Solo un Eco

La versión español está después de la versión inglés.

I’VE BEEN KIND of miserable lately. Not every minute, but just not quite right at times. And I’ve been blaming it on different things. A problem with a friend. Coronavirus scare stories. The Orange Cheeto in Washington… Anyway, I finally realized that this month is the anniversary of my sister Dale’s death.

I used to be obsessed with memories of Dale (and, unfortunately, her death) at this time of year. In recent years, however, I haven’t even been consciously aware of why I was so off my game until the day actually hit. It’s been 39 years. She wasn’t even 30 when she died and I can barely imagine who she would be now. Anyway, it once again explains my mood. And that, at least, is helpful to know. So, the mood has improved. Time to remember the good things and simply keep on moving.

I heard a frog chirping its mating call yesterday and managed to track it (and two others) from quite some distance. They were doing their courting around part of a marble column (Roman-era?) that washed down from the hills during our one and only rainstorm last month.

Dale would have enjoyed the frog sighting and today’s photos. She was an animal lover. The first time she ever saw a garden slug, she thought it was beautiful. “Don’t kill it!” she said. That’s Dale in a nutshell.

.

HE SIDO UN poco miserable últimamente. No cada minuto, pero a veces no del todo bien. Y lo he estado atribuyendo a cosas diferentes. Un problema con un amigo. Coronavirus historias de miedo. El Cheeto Naranja en Washington … De todos modos, finalmente me di cuenta de que este mes es el aniversario de la muerte de mi hermana Dale.

Solía ​​estar obsesionado con los recuerdos de Dale (y, desafortunadamente, su muerte) en esta época de años. Sin embargo, en los últimos años, ni siquiera he sido consciente de por qué estaba tan fuera de juego hasta que llegó el día. Han pasado 39 años. Ni siquiera tenía 30 años cuando murió y apenas puedo imaginar quién sería ahora. De todos modos, una vez más explica mi estado de ánimo. Y eso, al menos, es útil saberlo. Y, entonces, el estado de ánimo ha mejorado. Es hora de recordar las cosas buenas y simplemente seguir avanzando.

Ayer escuché a una rana cantando su llamada de apareamiento y logré rastrearla (y a otras dos) desde bastante distancia. Estaban cortejando alrededor de una columna de mármol (¿de época romana?) Que cayó de las colinas durante nuestra única tormenta el mes pasado.

Dale habría disfrutado el avistamiento de ranas y las fotos de hoy. Ella era una amante de los animales. La primera vez que vio una babosa de jardín, pensó que era hermosa. “¡No lo mates!” ella dijo. Eso es Dale en pocas palabras.

1968: 16 going on 17 / 16 pasando 17

.

“But it brings back sweet memories of you.”
Pero te trae dulces recuerdos de ti.

Life Among the Ruins / La Vida Entre las Ruinas

La versión español está después de la versión inglés.

ABOUT FIVE YEARS ago, the City of Fuengirola finally convinced a land owner to sell his undeveloped plot of land containing visible Roman ruins from the first century BC. The ruins, declared of special historic interest in 2005, are in the neighborhood next to ours called Torreblanca. Over the past two years, the City has been revealing and preserving more of the Roman thermal springs, and another historic park is soon to open.

I wonder if I’ll ever get used to seeing these incredible ancient sites on my walks through our neighborhoods. It boggles the mind to imagine what lies beneath the surrounding homes. Apparently, remains of a 4th-century fish salting factory and a graveyard with 32 Visigoth (5th to 8th century AD) burial tombs have also been found (although not yet by me). As you can see by the sky in the photos, I’ve walked by a few different times to monitor the progress.

Click the images for a better view.

.

HACE UNOS CINCO años, la ciudad de Fuengirola finalmente convenció al propietario para que vendiera su terreno sin desarrollar que contenía ruinas romanas visibles del primer siglo antes de Cristo. Las ruinas, declaradas de especial interés histórico en 2005, se encuentran en el barrio vecino al nuestro llamado Torreblanca. En los últimos dos años, la ciudad ha estado revelando y preservando más de las aguas termales romanas, y pronto abrirá otro parque histórico.

Me pregunto si alguna vez me acostumbraré a ver estos increíbles sitios antiguos en mis paseos por nuestros vecindarios. Alucina la mente imaginar lo que hay debajo de las casas circundantes. Aparentemente, también se han encontrado restos de una fábrica de salazón de pescado del siglo IV y un cementerio con 32 tumbas visigóticas (del siglo V al VIII) (aunque todavía no lo he hecho yo). Como puede ver en el cielo en las fotos, he caminado varias veces para monitorear el progreso.

Haz clic en las imágenes para verlas mejor.