Home and Homage / Hogar y Homenaje

La versión español está después de la versión inglés.

THE FEATURED PHOTO above and the first photo below are my homage to Fuengirola fashion in our bedroom. It’s what we have; I don’t know how long it will last. The rest of the photos are glimpses of our apartment as we continue to make changes. Still some pieces to move out of the living room, and more furniture to buy — like a new dining room table and chairs — and we’ll be done (until the next time the spirit moves us). We wouldn’t want it to look like we’ve lived in one place very long.

San Geraldo’s middle sister and her husband like to build their own homes. She used to say if it was time to paint, it was time to build a new house. We, on the other hand, would simply move.

.

LA FOTO DESTACADA de arriba y la primera foto de abajo son mi homenaje al estilo de Fuengirola en nuestra habitación. Es lo que tenemos; no sé cuánto durará. El resto de las fotos son vistazos de nuestro apartamento mientras continuamos haciendo cambios. Aún algunas piezas para salir de la sala de estar — y más muebles para comprar, como una nueva mesa y sillas de comedor, y terminaremos (hasta la próxima vez que el espíritu nos mueve). No querríamos que parecer que hemos vivido en un lugar por mucho tiempo.

A la hermana de San Geraldo y a su marido les gusta construir sus propias casas. Ella solía decir que si era hora de pintar, era hora de construir una nueva casa. Nosotros, por otro lado, simplemente nos mudaríamos.

The pillows, left to right: Made for me by My Mother the Dowager Duchess (DD) in 1978, made by the DD around 1970, the next two were made by San Geraldo, and the last by the DD around 1972. The Navajo rug at bottom was purchased at a gallery in Santa Fe, New Mexico. We don’t have a floor space long enough.
Las almohadas, de izquierda a derecha: hechas para mí por Mi Madre la Duquesa Viuda (DD) en 1978, hechas por DD alrededor de 1970, las siguientes dos fueron hechas por San Geraldo y la última por DD alrededor de 1972. La alfombra Navajo en la parte inferior fue comprado en una galería en Santa Fe, Nuevo México. No tenemos un espacio suficiente en el suelo.
Dudo inspects the new sofa pillows. He doesn’t approve, so the red ones will go to the charity shop after they’re replaced with a less vibrant red. (That’s just me.)
Dudo inspecciona las nuevas almohadas del sofá. No lo aprueba, por lo que los rojos irán a la tienda de caridad después de que sean reemplazados por un rojo menos vibrante. (Así soy yo.)

My Fetish / Mi Fetiche

La versión español está después de la versión inglés.

ONE AFTERNOON, WHILE we were having lunch in a restaurant in Palm Springs, California, with My Mother the Dowager Duchess and our dear friend Judyshannonstreetwhat (click here), The Dowager Duchess matter-of-factly inquired, “Mitchell, do you still have that foot fetish?”

After Judy’s coughing fit subsided, I explained.

During the many years that I carried around a sketchbook I often sketched my feet — my hands, too. Simply because they were there, easily posed, and cooperative models. Judy believed my explanation. I wish all my youthful secrets The Duchess so readily shared were as easy to explain away. Here are some examples of my fetishes.

.

UNA TARDE, MIENTRAS estábamos almorzando en un restaurante en Palm Springs, California, con Mi Madre La Duquesa Viuda y nuestra querida amiga Judyshannonstreetwhat (haz clic aquí), La Duquesa Viuda preguntó de manera casual: “Mitchell, todavía tienes ese fetiche de pies?

Después de que el ataque de tos de Judy cedió, expliqué.

Durante los muchos años que llevé un cuaderno de bocetos, a menudo dibujaba mis pies, también mis manos. Simplemente porque estaban allí, planteados fácilmente, y modelos cooperativos. Judy creyó mi explicación. Ojalá todos los secretos juveniles que La Duquesa compartió tan fácilmente fueran tan fáciles de explicar. Aquí hay algunos ejemplos de mis fetiches.

It’s good The Duchess never saw this sketch or she would have asked about my nipple fetish.
Es bueno que La Duquesa nunca haya visto este boceto o ella habría preguntado por mi fetiche de pezón.

And The Horse You Rode In On / Y El Caballo En El Que Montaste

La versión español está después de la versión inglés.

FROM THE TIME I learned to read and write I began to doodle words into pictures. I’d think of a word and then draw the letters into positions to form an image. As I grew up, the letters would form into the words themselves. It got to the point where I would see the letters dancing in my head. That’s how ToldemArt started. As I mentioned in an earlier post (click here), during an editorial meeting I doodled the words “FUCK YOU” into what looked like tribal art and the art itself impressed one of our designers. That led me to wonder if I actually had something to build on. The original design remains one of my favorites. I went on from there to create “FUCK ‘EM,” which could also be read as “FUCK ME.”

My Mother The Dowager Duchess was a huge moral supporter of the business. She proudly wore all my jewelry and bragged to friends and acquaintances that I had designed them and what they meant. One of her favorites was the pendant and earrings that said “FUCK ’EM.” However, the Dowager Duchess never used such language. I asked her what she told her friends when they asked about it and she said, “Oh, I just say, ‘Mitchell designed this, too.’

“But I don’t tell them it means anything.”

The image at top was a bumper sticker I created, which reads “FUCK YOU AND THE HORSE YOU RODE IN ON.”

I JUST REALIZED I LIED earlier when I said The Dowager Duchess never used such language. I remember back when I was in high school, I was sitting outside on the balcony while The Duchess and my sister had an enormous argument, which wasn’t uncommon. The Duchess stormed onto the balcony (not noticing I was there), walked up to the railing, and muttered, “Well, fuck you!” THEN she noticed me. She turned beet red. “Well, it felt good!” she snapped.

.

DESDE EL MOMENTO en que aprendí a leer y escribir, comencé a dibujar palabras en imágenes. Pensaría en una palabra y luego dibujaría las letras en posiciones para formar una imagen. A medida que crecía, las letras se formarían en las palabras mismas. Llegó al punto en que vería las letras bailando en mi cabeza. Así es como comenzó ToldemArt. Como mencioné en una emtrada anterior (haz clic aquí), durante una reunión editorial escribí las palabras “FUCK YOU” en lo que parecía ser arte tribal y el arte mismo impresionó a uno de nuestros diseñadores. Eso me llevó a preguntarme si realmente tenía algo sobre lo que construir. El diseño original sigue siendo uno de mis favoritos. Continué desde allí para crear “FUCK ‘EM” (como JÓDALOS), que también podría leerse como “FUCK ME” (JÓDAME o FOLLAME).

Mi Madre La Duquesa Viuda era un gran partidario moral del negocio. Ella llevaba con orgullo todas mis joyas y presumía a sus amigos y conocidos que yo las había diseñado y lo que significaban. Uno de sus favoritos era el colgante y los pendientes que decían “FUCK ’EM”. Sin embargo, La Duquesa Viuda nunca usó tal lenguaje. Le pregunté qué les dijo a sus amigos cuando se lo preguntaron y ella dijo: “Oh, solo digo, ‘Mitchell también diseñó esto’.

“Pero no les digo que significa nada”.

La imagen en la parte superior era una pegatina de parachoques que creé, que dice “FUCK YOU AND-THE HORSE YOU-RODE IN-ON” (“TE JODAN Y EL CABALLO EN EL QUE MONTASTE”). Es una expresión estadounidense peculiar.

ME ACABO DE DAR CUENTA de que mentí antes cuando dije La Duquesa Viuda nunca usé tal lenguaje. Recuerdo que cuando estaba en la escuela secundaria, estaba sentado afuera en el balcón mientras La Duquesa y mi hermana tenían una pelea enorme, que no era infrecuente. La Duquesa irrumpió en el balcón (sin darse cuenta de que yo estaba allí), se acercó a la barandilla y murmuró: “¡Bueno, jódate!” Entonces, ella me vio. Ella se volvió roja de remolacha. “Bueno, ¡se sintió bien!”, ella espetó.

I say, “Fuck ’em if they can’t take a joke.’
Yo digo: “Jódalos si no pueden tomar una broma”.

Lotsa Luck! / ¡Mucha Suerte!

La versión español está después de la versión inglés.

MY ENTRY INTO the business of ToldemArt (click here) was via a large trade show in Las Vegas while I was still gainfully and miserably employed in early 2008. Moments before the trade show opened, I received a call that My Mother the Dowager Duchess was hit by a car (hit and run) the day before after visiting her sister Sylvie, appeared to be seriously injured and, in typical Dowager Duchess fashion, took the bus home instead of going to the hospital. We spoke. My cousin then drove her to the hospital, although she should have gone in an ambulance. I arrived days later followed by San Geraldo. The Duchess had a punctured lung, two broken ribs, and the most hideous bruising I’ve ever seen. But after only a week and a half she was home and seemingly fine. For a day or two. She had a staph infection that had us rushing in an ambulance back to the hospital where she spent another three weeks near death until the infection was stopped. Her final recovery was phenomenal, especially considering she was already 80 years old. And, yes, months later she admitted to me that she “might have been” crossing against the light.

But, as usual, I digress. My dreams for ToldemArt were slowed, but I managed to get things going when The Dowager Duchess was home and independent again two months later. A trendy retailer in Hollywood (who catered to the likes of Lindsey Lohan) wanted to carry my jewelry, but first she wanted to get one of the items in a wedding swag bag. I thought the jewelry needed to be 14K gold with real gem stones, but she didn’t agree (she was wrong). It happened but didn’t go as planned (nor did the marriage). Next came The Good Luck Collection, which I mentioned before was carried in the gift shops at Bellagio and MGM Grand hotels. And then came the economic crisis. So much for good luck!

.

MI ENTRADA EN el negocio de ToldemArt (haz clic aquí) se realizó a través de una gran feria comercial en Las Vegas, mientras que a principios de 2008 empecé a trabajar de manera justa y miserable. Momentos antes de que abriera la feria, recibí una llamada que Mi Madre La Duquesa Viuda golpeado por un auto (golpeó y corrió) el día antes después de visitar a su hermana Sylvie, parecía estar seriamente herida y, en el estilo típico de La Duquesa Viuda, montó el autobús a casa en lugar de ir al hospital en la ambulancia. Nosotros hablamos. Mi prima la llevó al hospital, aunque debería haber ido en una ambulancia. Llegué días después seguido por San Geraldo. La Duquesa tenía un pulmón perforado, dos costillas rotas, y el hematoma más horrible que jamás haya visto. Pero después de solo una semana y media estaba en casa y aparentemente bien. Por unos días. Tenía una infección por estafilococos y nos llevó a una ambulancia al hospital, donde pasó otras tres semanas cerca de la muerte hasta que se detuvo la infección. Su recuperación final fue fenomenal, especialmente teniendo en cuenta que ya tenía 80 años. Y, sí, meses después, ella me admitió que “podría haber estado” cruzando contra la luz.

Pero, como de costumbre, me divago. Mis sueños para ToldemArt se hicieron más lentos, pero logré poner en marcha las cosas cuando La Duquesa Viuda estaba en casa e independiente nuevamente dos meses después. Una tienda de moda en Hollywood (que atendía a personas como Lindsey Lohan… uf!) quería llevar mis joyas, pero primero quería poner uno de los artículos en una bolsa de boda. Pensé que las joyas debían ser de oro sólido con piedras preciosas, pero ella no estaba de acuerdo (ella estaba equivocada). Sucedió pero no salió como estaba previsto (ni tampoco el matrimonio). Luego vino The Good Luck Collection (La Colección de Buena Suerte), que mencioné anteriormente, que se vendió en las tiendas de regalos de los hoteles Bellagio y MGM Grand.Y luego vino la crisis económica. ¡Tanto para buena suerte!

.

Pink Cadillac / Cadillac Rosa

La versión español está después de la foto.

WHEN THE KID Brother was still a “kid” and was trying to learn simple addition and subtraction, he told Our Mother The Dowager Duchess that all he wanted was a “cock-a-rator.” She told him he couldn’t have a “calculator” because he needed to learn to add and subtract on his own. (He never really did.)

When I was in high school and learned to drive, I fantasized about buying (or having bought for me) a Porsche. When I showed the Kid Brother what I wanted, he began to hound my father to buy me one. But he also thought a “Catarac” (Cadillac) would be good.

Years later, The Kid Brother bought himself a cock-a-rator.

I just traded in my “catarac.” But not for a Porsche.

This all leads up to the fact that a common side effect of my vitrectomy surgery in May for a detached retina is cataracts. And — since I’m nothing if not common — my vitrectomy was followed six months later (yesterday) with cataract surgery (conventional, no lasers). All is well. I should be fully recovered in another few weeks — according to my cock-a-rations.

1560beforeafter
Before and After. I think maybe my new lenses are a bit much. / Antes y Después. Creo que tal vez mis nuevas lentes son un poco demasiado.

CUANDO EL HERMANITO era un niño y no podía hacer sumas y restas simples, le dijo a Nuestra Madre La Duquesa Viuda, que todo lo que quería era un “cock-a-rator” (calculator). Ella le dijo que no podía tener una “calculadora” porque necesitaba aprender a sumar y restar por su cuenta.

Cuando yo tenía 16 años y aprendí a conducir, fantaseaba con comprar (o haberme comprado) un Porsche. Cuando le mostré a El Hermanito qué tipo de coche quería, comenzó a acosar a nuestro padre para que me comprara uno. Pero también pensó que un “Catarac” (Cadillac) sería bueno.

Años después, El Hermanito se compró un “cock-a-rator”.

Acabo de cambiar mi “Catarac”. Pero no para un Porsche.

Todo esto lleva al hecho de que un efecto secundario común de mi cirugía de vitrectomía en mayo para una retina desprendida son las cataratas. Y — dado que no soy nada si no es común — mi vitrectomía fue seguida seis meses después (ayer) con cirugía de cataratas (convencional, sin láseres). Todo está bien. Debería estar completamente recuperado en otras 3 semanas — de acuerdo con mis cock-a-rations (cálculos).