Well, Shut My Mouth! / Bueno, ¡Cierra Mi Boca!

La versión español está después de la versión inglés.

I’M SURE, GIVEN what’s going on in the world in recent days (months, years), many of you are feeling as disappointed as I am in our fellow members of the human race. Some days, it’s difficult to keep in mind the good people doing good things — if we are in fact fortunate enough to have decent lives surrounded by good people doing good things.

Often, when I’m on my walks, I’m so bitter that I find myself muttering under my breath when someone: Cuts me off; is rude; spits; fills the air with cigarette or, worse, cigar smoke; let’s their dog crap on the beach; is too loud; doesn’t acknowledge my greeting; picks the flowers; litters; talks loudly on their mobile phone; doesn’t pull up their pants… You get the idea. All they have to do is breathe.

I said I mutter under my breath, but I’ve noticed lately that I’m muttering in stage whispers. No one seems to have heard me yet, but it’s only a matter of time before I’m stopping in the middle of the pavement and yelling randomly at “YOU PEOPLE!!!” Obviously, these aren’t even the “you people” I’m truly angry with.

And my language has grown continually more offensive. My Mother the Dowager Duchess would not be pleased.

So, I’m trying hard to remain hopeful and kind despite … well just despite; let’s not go into detail. On my most recent walks, I haven’t muttered once. Whenever I feel the urge, I stop and take a picture of something beautiful. In the last three days, I’ve downloaded 741 photos. [Groan.]

What are you waiting for? Click the frickin’ images!

.

ESTOY SEGURO DE que, dado lo que está sucediendo en el mundo en los últimos días (meses, años), muchos de ustedes se sienten tan decepcionados como yo en los miembros de la raza humana. Algunos días, es difícil tener en cuenta a las personas buenas que hacen cosas buenas, si de hecho somos lo suficientemente afortunados de tener vidas decentes rodeadas de personas buenas que hacen cosas buenas.

A veces, cuando estoy caminando, estoy tan amargado que me encuentro murmurando por lo bajo cuando alguien: Me corta; es rudo; escupe llena el aire con tabaco o, peor aún, con humo de puros; dejemos que su perro cague en la playa; es demasiado ruidoso; no reconoce mi saludo; recoge las flores; tira basura; habla en voz alta en su móvil; no les levanta los pantalones … Ya entendiste. Todo lo que tienen que hacer es respirar.

Dije que murmuro por lo bajo, pero últimamente me di cuenta de que estoy murmurando en susurros. Parece que nadie me ha escuchado todavía, pero es solo cuestión de tiempo antes de que me detenga en medio del pavimento y grite al azar a ¡¡¡“USTEDES”!!! Obviamente, estos ni siquiera son los “ustedes” con quienes estoy realmente enojado.

Y mi lenguaje se ha vuelto continuamente más ofensivo. Mi Madre La Duquesa Viuda no estaría contenta.

Entonces, estoy tratando de mantener la paciencia y la amabilidad a pesar de … bueno, a pesar de; no entremos en detalles. En mis caminatas más recientes, no he murmurado ni una vez. Cada vez que siento la necesidad, me detengo y tomo una foto de algo hermoso. En los últimos tres días, he descargado 741 fotos. [Uf.]

¿Que estas esperando? ¡Haz clic en las malditas imágenes!

Mitchell, Garbage! / Mitchell, Basura!

When I was growing up (from the age of 10 when we moved into the apartment), after dinner My Mother The Dowager Duchess would clean up the kitchen and then call out, “Mitchell, garbage!” And I had to take the small bag of trash into the hallway and drop it down the incinerator chute. 

Once I went away to school, garbage became The Kid Brother’s responsibility. (At long last, The Duchess was willing to give him some responsibility.) Every night, she called out “Chucky, garbage!” and he proudly did his duty. On my first holiday visit home, we finished dinner and The Duchess called, “Chucky, garbage!” to which he replied pointing at me, “Hey, that’s HIS name!”

For the two weeks of my recovery from eye surgery (it’s perfect now!!!), I wasn’t supposed to do any lifting. San Geraldo very carefully monitored my activities. He even took out the garbage and recycling.

Twice.

And that is why I call him San Geraldo and not Jerry Garbage.

Dudo, garbage! / ¡Dudo, basura!

Cuando crecía (desde la edad de 10 años cuando nos mudamos al apartamento), después de la cena, Mi Madre La Duquesa Viuda, limpiaba la cocina y luego gritaba: “¡Mitchell, basura!”. Y tuve que llevar la pequeña bolsa de basura al pasillo y dejarla caer por el conducto del incinerador.

Cuando me fui a la universidad, la basura se convirtió en la responsabilidad de El Hermanito. (Por fin, La Duquesa estaba dispuesta a darle algo de responsabilidad). Cada noche, ella gritaba “¡Chucky, basura!” e hizo con orgullo su deber. En mi primera visita de vacaciones a casa, terminamos de cenar y la duquesa gritó: “¡Chucky, basura!” a lo que él respondió, señalando a mí, “¡Oye, ese es SU nombre!”

Durante las dos semanas de mi recuperación de la cirugía ocular (¡¡¡es perfecto ahora!!!), no debía hacer ningún levantamiento. BSan Geraldo vigilaba muy cuidadosamente mis actividades. Incluso sacó la basura y el reciclaje.

Dos veces.

Y es por eso que lo llamo San Geraldo y no Jerry Basura.

Dudo!
Oh, never mind! / ¡Oh, no importa!