Bath and bull / Baño y toro

La versión en español está después de la versión en inglés.

I DECIDED TO HEAD AWAY from the beach yesterday for a walk through some streets I don’t often visit. I got a different view of the Osborne Bull and the Roman ruins near us. I was on a street below the bull and another above the ruins.

On my way downhill, I made a great discovery. The statue and top of the column from Plaza San Rafael (click here) have found their way to their new location. The column had been placed and the statue was still wrapped in plastic on the back of a truck. It’s actually an interesting spot, where two roads merge. The jackhammering at the plaza continues.

Oh, and I still have chocolate.

.

AYER DECIDÍ ALEJARME DE LA playa para dar un paseo por algunas calles que no visito a menudo. Obtuve una vista diferente del Toro de Osborne y las ruinas romanas cerca de nosotros. Estaba en una calle debajo del toro y otra arriba de las ruinas.

En mi camino cuesta abajo, hice un gran descubrimiento. La estatua y la parte superior de la columna de la Plaza San Rafael (haz clic aquí) han encontrado su camino hacia su nueva ubicación. La columna había sido colocada y la estatua todavía estaba envuelta en plástico en la parte trasera de un camión. De hecho, es un lugar interesante, donde se fusionan dos carreteras. Continúa el martilleo en la plaza. 

Oh, y todavía tengo chocolate.

The bull’s horns poking above the shrubbery.
Los cuernos del toro asomaban por encima de los arbustos.
Once again, I was so desperate to eat the chocolate that I didn’t put my glasses on to see if it was in focus.
Una vez más, estaba tan desesperada por comerme el chocolate que no me puse las gafas para ver si estaba enfocado.
Moose in one of his extremely rare moments not worrying about where San Geraldo and I were.
Moose en uno de sus raros momentos sin preocuparse por dónde estábamos San Geraldo y yo.

Lockdown Day 51: Friends, Romans, Countrymen / Encierro Día 51: Amigos, Romanos, Compatriotas

La versión español está después de la versión inglés.

AS I MENTIONED YESTERDAY, MY Saturday morning walk culminated with a visit to the nearby Roman Archaeological Site city park, 500 meters (.3 miles) from home. I wondered if the park had been re-opened because it tends to be a pleasant place for a quiet stroll and contemplation. To my delight, it had been, so I continued my walk, this time away from the Paseo and beach where most people had chosen to be.

Within the park are remnants of a Roman fish-salting plant, a ceramics factory, and Roman baths (with some of the mosaics still intact). The Roman columns seen on the Paseo in many of the photos from our terrace were found here, as well as a statue of Venus (not Uranus) and many other artifacts.

I can’t help but imagine the naked 2,000-year-old Roman butts seated on those marble benches that still remain at the baths. Above the ruins are gardens created where a Roman villa once stood. Imagine what lies beneath the adjacent apartment buildings, roadways, and train tracks.

Speaking of relics, our friend Tynan happened to stop by the park while I was there. We visited briefly, from at least 2 meters away, although we had the urge to hug each other. Of course, if I call my much-younger friend Tynan a relic, you can just call me dust. Anyway, seeing Tynan in-person (as opposed to on Skype) was the highlight of my day.

So, veni and vidi. Now if only we could vici this virus! I’m sure you’re surprised by my brilliant [not] Latin skills. Unlike San Geraldo, I never studied Latin in school; what I know, I picked up on the street. Among the many [extremely few] phrases I know: Carpe diem, quid pro quo, bona fide, and of course my favorite — dulce periculum, which does not mean what you think it means. Or maybe it does. Sweet danger? So, click the photos already!

NOTES
Carpe diem: sieze the day
Quid pro quo: a favor or advantage returned for something else.
Bona fide: genuine
Veni, vidi, vici: I came, I saw, I conquered (so said Julius Caesar).

.

COMO MENCIONÉ AYER, MY CAMINATA de la mañana del sábado culminó con una visita al cercano parque de la ciudad, Yacimiento Arqueologico Romano, a 500 metros (.3 millas) de casa. Me preguntaba si el parque había sido reabierto porque tiende a ser un lugar agradable para un tranquilo paseo y contemplación. Para mi deleite, lo había sido, así que continué mi caminata, esta vez lejos del Paseo y la playa donde la mayoría de la gente había elegido estar.

Dentro del parque hay restos de una planta romana de salazón de pescado, una fábrica de cerámica, y baños romanos (con algunos de los mosaicos aún intactos). Aquí se encontraron las columnas romanas que se ven en el Paseo en muchas de las fotos desde nuestra terraza, así como una estatua de Venus (no Urano) y muchos otros artefactos.

No puedo evitar imaginar las colillas romanas desnudas de 2.000 años sentadas en esos bancos de mármol que aún permanecen en los baños. Encima de las ruinas hay jardines creados donde una villa romana alguna vez estuvo. Imagina lo que hay debajo de los edificios de apartamentos, carreteras, y las vías del tren adyacentes.

Hablando de reliquias, nuestro amigo Tynan pasó por el parque mientras yo estaba allí. Visitamos brevemente, desde al menos 2 metros de distancia, aunque teníamos la necesidad de abrazarnos. Por supuesto, si llamo reliquia a mi amigo mucho más joven Tynan, puedes llamarme polvo. De todos modos, ver a Tynan en persona (a diferencia de en Skype) fue lo más destacado de mi día.

Entonces, veni y vidi. Ahora si tan solo pudiéramos vici este virus! Estoy seguro de que te sorprenden mis brillantes [no] habilidades latinas. A diferencia de San Geraldo, nunca estudié latín en la escuela; Lo que sé, lo recogí en la calle. Entre las muchas [extremadamente pocas] frases que conozco: Carpe diem, quid pro quo, bona fide y, por supuesto, mi favorito: dulce periculum, que NO significa lo que crees que significa. O tal vez lo hace. ¿Dulce peligro? Por lo tanto, haz clic en las fotos ¡ya!

NOTES
Carpe diem: aprovechar el día
Quid pro quo: compensación
Bona fide: de buena fe
Veni, vidi, vici: Vine, vi, vencí (por lo que dijo Julio César)