Another Day at the Beach / Otro Día en la Playa

La versión español está después de la versión inglés.

THE NEW NORMAL MAY NOT be the Old Normal, but there are similarities. For one, there are more people out and about. And, in two days, when our borders open (thankfully, with limits), there will be a lot more. So, that eerie but amazing quiet we experienced in March and April is gone. Jet skis are overwhelming the sounds of the surf. But flowers are still blooming (as they always are here), people are again enjoying each other’s company. And a couple of sand sculptors have gotten back to work.

.

LA NUEVA NORMAL PUEDE NO ser la Vieja Normal, pero hay similitudes. Por un lado, hay más personas por todas partes. Y, en dos días, cuando se abran nuestras fronteras (afortunadamente, con límites), habrá mucho más. Entonces, ese silencio misterioso pero sorprendente que experimentamos en marzo y abril se ha ido. Las motos acuáticas están abrumando los sonidos del surf. Pero las flores todavía están floreciendo (como siempre están aquí), las personas nuevamente disfrutan de la compañía del otro. Y un par de escultores de arena han vuelto al trabajo.

Not all it’s “cracked” up to be?
¿Una grieta en el processo?
These are on the paseo. I’ll share more of our terrace another day.
Estos están en el paseo. Compartiré más de nuestra terraza otro día.
These beautiful flowers are from branches of a tree that annually “volunteers” to grow out of a crack in an overpass.
Estas hermosas flores son de ramas de un árbol que anualmente se “ofrecen” como voluntarios para crecer de una grieta en un paso elevado.
This is a new, crazy, development. Please just sweep… for so many reasons!
Este es un desarrollo nuevo y loco. ¡Por favor solo barre … por muchas razones!
Laughing Buddha 2013 (with bodyguard/inspiration).
Laughing Buddha 2013 (con guardaespaldas / inspiración).
Laughing Buddha 2020. And that about sums things up!
Buda Riendo 2020. ¡Y eso resume todo!

Lockdown Day 87: A Dummy and a Hulabrella / Encierro Día 87: Un Muñeco y una Hulabrilla

La versión español está después de la versión inglés.

I WAS BACK AT THE orthodontist yesterday afternoon. I’m attempting to get my retainers. It’s not going well. Personally, I like my orthodontist. Professionally? Well, I’ll tell you all about it another day.

Meanwhile, after only a week in Phase 2, we’ve moved onto Phase 3 along with 52 percent of the country. We’ll see how things go with more freedom of movement and with more people coming to town.

The one good thing that came out of my visit to the orthodontist yesterday was my 4-km (2.5-mile) walk home along the beach. The day was glorious. The wind was gusting at times but not like the day of my microdermabrasion (yesterday).

The directional arrows are already beginning to wear away on the Paseo. But, I have a feeling that, with Phase 3, they’re no longer being enforced (not that they were ever really enforced).

I saw fresh fish along the way (ugly fresh fish); some guys doing a balancing act on an elastic band strung between two palm trees; and a masked dummy with a cigar sitting at a café table. But he was a real dummy (well, a fiberglass statue). He sits inside that café year-round not smoking his cigar. He’s been moved up front now and I thought the mask was a nice addition. You’ll notice the cafe patron in the yellow tank top watching him peevishly, just waiting for him to light up that stinky cigar.

Another interesting sight was the set of beach umbrellas alongside one of the chiringuitos. Unlike the different levels of elegance of the thatch umbrellas, these were really nothing more than hula skirts (modest hula skirts, with fabric liners). Hulabrellas!

.

ESTABA DE VUELTA EN LA oficina de la ortodoncista ayer por la tarde. Estoy intentando conseguir mis retenedores. No va bien. Personalmente, me gusta mi ortodoncista. Profesionalmente? Bueno, te contaré todo sobre eso otro día.

Mientras tanto, después de solo una semana en la Fase 2, pasamos a la Fase 3 junto con el 52 por ciento del país. Veremos cómo van las cosas con más libertad de movimiento y con más personas que vienen a la ciudad.

Lo único bueno que salió de mi visita al ortodoncista ayer fue mi caminata de 4 km (2.5 millas) a casa a lo largo de la playa. El día fue glorioso. El viento soplaba a veces pero no como el día de mi microdermoabrasión (ayer).

Las flechas direccionales ya comienzan a desgastarse en el Paseo. Pero, tengo la sensación de que, con la Fase 3, ya no se aplican (no es que realmente se apliquen).

Vi pescado fresco en el camino (pescado fresco feo); algunos chicos haciendo un acto de equilibrio en una banda elástica colgada entre dos palmeras; y un muñeco enmascarado con un puro, sentado en una mesa de café. Pero él era un verdadero muñeco (bueno, una estatua de fibra de vidrio). Se sienta dentro de ese café durante todo el año sin fumar su puro. Lo han movido al frente ahora y pensé que la mascarilla era una buena adición. Notarás que el patrón de la cafetería en la camiseta amarilla lo mira malhumorado, solo esperando que encienda ese puro apestoso.

Otra vista interesante fue el conjunto de sombrillas junto a uno de los chiringuitos. A diferencia de los niveles de elegancia de las sombrillas de paja, en realidad no eran más que faldas de hula (modestas, con forros de tela). ¡Hulabrillas!

.

Lockdown Day 86: Mediterranean Microdermabrasion / Encierro Día 86: Microdermabrasión Mediterranea

I HAD A MICRODERMABRASION TREATMENT yesterday. It wasn’t intentional. I decided to sit on the beach for an hour at just about the time the winds kicked up in gusts. Chairs were flipped. Beach umbrellas were torn apart. Belongings were blown away. And it was painful. A wiser person would have turned around and gone right back upstairs.

We spoke with our friend Judyshannon in Seattle last night and she commented (after first saying, “Oh, boo hoo, poor baby got sand blown on him while he lounged outside his front door on the Mediterranean Sea”)… Where was I? Oh yeah, Judy then said, “A good aesthetician would have charged $1,000 for that. You got it for free.” But I said a good aesthetician would have done a more consistent job and not left me with raw spots all over my body.

At that point, San Geraldo said, “It’s a good thing then you weren’t at the NUDE beach.” And that reminded me of 1993 and the first time I went to a nude beach, Black’s in La Jolla, California. I didn’t burn easily and was already very tan at the time. Although I did protect my privates (I was a bit obsessed with them, I suppose), I didn’t think much about my buns. They were toast. Anyway, I’ve never been to an aesthetician. But at this point in my life, I might be better served by a sandblaster.

.

AYER TUVE UN TRATAMIENTO DE microdermabrasión. No fue intencional. Decidí sentarme en la playa durante una hora aproximadamente a la hora en que los vientos se levantaron en ráfagas. Las sillas estaban volteadas. Las sombrillas fueron destrozadas. Las pertenencias quedaron impresionadas. Y fue doloroso. Una persona más sabia se habría dado la vuelta y vuelto a subir.

Hablamos con nuestra amiga Judyshannon en Seattle anoche y ella comentó (después de decir por primera vez: “Oh, abucheo, al pobre bebé le soplaron arena mientras descansaba frente a su puerta en el Mar Mediterráneo”) … ¿Dónde estaba? ? Ah, sí, Judy luego dijo: “Un buen esteticista habría cobrado $1.000 por eso. Lo obtienes gratis.” Pero dije que un buen esteticista habría hecho un trabajo más consistente y no me habría dejado manchas crudas en todo el cuerpo.

En ese momento, San Geraldo dijo: “Es bueno que no estuvieras en la playa NUDISTA”. Y eso me recordó a 1993 y la primera vez que fui a una playa nudista, Black’s en La Jolla, California. No me quemaba fácilmente y ya estaba muy bronceado en ese momento. Aunque protegí mis partes privadas (supongo que estaba un poco obsesionado con ellos), no pensé mucho en mi trasero (mis bollos). ¡Estaban tostadas! De todos modos, nunca he estado en una esteticista. Pero en este punto de mi vida, podría ser mejor servido por un chorro de arena.

Wind-blown on Black’s Beach, late 1995. With my clothes on (sorry).
Soplado por el viento en la Playa de Black, a fines de 1995. Con mi ropa (lo siento).

Lockdown Day 72: You Can Leave Your Hat On / Encierro Día 72: Puedes Dejar Tu Sombrero Puesto

La versión español está después de la versión inglés.

IN THE OFF SEASON, MANY chiringuitos remove the tops from their thatched beach umbrellas (if they have the upscale ones with separate tops) for easier storage. Others don’t because they don’t shut down long enough to make the extra work worthwhile.

Lately, whenever I’ve walked by one particular chiringuito, I’ve been singing (usually silently but sometimes not) “You Can Leave Your Hat On” — because that’s how my brain works. So, the other morning when I saw a guy putting “hats” on the previously hatless umbrellas, the song started all over again. I watched at first but the step ladder was tall, it wasn’t anchored very well in the sand, and he tipped several times in the few minutes I was there. I thought, “How am I going to maintain my social distance and catch him when he falls?” I decided to simply move on. Nice, huh?

AS I HEADED TOWARD HOME, I turned back and noticed he had made himself more comfortable. But he kept his hat on — and his Crocs.

The first four photos below are of the man at work — before and after he stripped. The photo above is last night’s surf. The rest of the photos are from my walk on the beach this morning. First, all those beach umbrellas with their hats; then, another spot on the beach with brand-new, elegant umbrellas; and, finally, sunrise was too good to keep to myself. Click any of this morning’s photos and I hope you’ll be wowed.

.

EN LA TEMPORADA BAJA, MUCHOS chiringuitos quitan la parte superior de sus sombrillas de playa con tapas de paja (si tienen las de lujo con tapas separadas) para facilitar el almacenamiento. Otros no lo hacen porque no cierran el tiempo suficiente para que valga la pena el trabajo.

Últimamente, cada vez que he pasado por un chiringuito en particular, he estado cantando (por lo general en silencio, pero a veces no) “You Can Leave Your Hat On” [Puedes Dejar tu Sombrero Puesto], porque así es como funciona mi cerebro. Entonces, la otra mañana, cuando vi a un hombre poniendo los “sombreros” en las sombrillas sin sombreros, la canción comenzó de nuevo. Al principio vi, pero la escalera era alta, no estaba bien anclada en la arena, y se inclinó varias veces en los pocos minutos que estuve allí. Pensé: “¿Cómo voy a mantener mi distancia social y atraparlo cuando se caiga?” Decidí simplemente seguir adelante. Soy una persona horible.

MIENTRAS ME DIRIGÍA A CASA, me di la vuelta y noté que se había puesto más cómodo. Pero se mantuvo el sombrero puesto — y los Crocs.

Las primeras cuatro fotos a continuación son del hombre en el trabajo, antes y después de desnudarse. La foto de arriba es el surf de anoche. El resto de las fotos son de mi paseo por la playa esta mañana. Primero, todas esas sombrillas de playa con sus sombreros; luego, otro lugar en la playa con sombrillas nuevas y elegantes; y, finalmente, el amanecer de hoy era demasiado bueno para mantenerme en secreto. Haz clic en cualquiera de las fotos de esta mañana y espero que se sorprenda.

.