Lockdown Day 87: A Dummy and a Hulabrella / Encierro Día 87: Un Muñeco y una Hulabrilla

La versión español está después de la versión inglés.

I WAS BACK AT THE orthodontist yesterday afternoon. I’m attempting to get my retainers. It’s not going well. Personally, I like my orthodontist. Professionally? Well, I’ll tell you all about it another day.

Meanwhile, after only a week in Phase 2, we’ve moved onto Phase 3 along with 52 percent of the country. We’ll see how things go with more freedom of movement and with more people coming to town.

The one good thing that came out of my visit to the orthodontist yesterday was my 4-km (2.5-mile) walk home along the beach. The day was glorious. The wind was gusting at times but not like the day of my microdermabrasion (yesterday).

The directional arrows are already beginning to wear away on the Paseo. But, I have a feeling that, with Phase 3, they’re no longer being enforced (not that they were ever really enforced).

I saw fresh fish along the way (ugly fresh fish); some guys doing a balancing act on an elastic band strung between two palm trees; and a masked dummy with a cigar sitting at a café table. But he was a real dummy (well, a fiberglass statue). He sits inside that café year-round not smoking his cigar. He’s been moved up front now and I thought the mask was a nice addition. You’ll notice the cafe patron in the yellow tank top watching him peevishly, just waiting for him to light up that stinky cigar.

Another interesting sight was the set of beach umbrellas alongside one of the chiringuitos. Unlike the different levels of elegance of the thatch umbrellas, these were really nothing more than hula skirts (modest hula skirts, with fabric liners). Hulabrellas!

.

ESTABA DE VUELTA EN LA oficina de la ortodoncista ayer por la tarde. Estoy intentando conseguir mis retenedores. No va bien. Personalmente, me gusta mi ortodoncista. Profesionalmente? Bueno, te contaré todo sobre eso otro día.

Mientras tanto, después de solo una semana en la Fase 2, pasamos a la Fase 3 junto con el 52 por ciento del país. Veremos cómo van las cosas con más libertad de movimiento y con más personas que vienen a la ciudad.

Lo único bueno que salió de mi visita al ortodoncista ayer fue mi caminata de 4 km (2.5 millas) a casa a lo largo de la playa. El día fue glorioso. El viento soplaba a veces pero no como el día de mi microdermoabrasión (ayer).

Las flechas direccionales ya comienzan a desgastarse en el Paseo. Pero, tengo la sensación de que, con la Fase 3, ya no se aplican (no es que realmente se apliquen).

Vi pescado fresco en el camino (pescado fresco feo); algunos chicos haciendo un acto de equilibrio en una banda elástica colgada entre dos palmeras; y un muñeco enmascarado con un puro, sentado en una mesa de café. Pero él era un verdadero muñeco (bueno, una estatua de fibra de vidrio). Se sienta dentro de ese café durante todo el año sin fumar su puro. Lo han movido al frente ahora y pensé que la mascarilla era una buena adición. Notarás que el patrón de la cafetería en la camiseta amarilla lo mira malhumorado, solo esperando que encienda ese puro apestoso.

Otra vista interesante fue el conjunto de sombrillas junto a uno de los chiringuitos. A diferencia de los niveles de elegancia de las sombrillas de paja, en realidad no eran más que faldas de hula (modestas, con forros de tela). ¡Hulabrillas!

.

From 26 to 30 / Desde 26 a 30

La versión español está después de la versión inglés.

MY DEAR OLD friend Mary (we’ve been friends since 1973) sent me some photos. I’m still waiting for her to scan them for me — ahem — but these skewed and distorted images will have to do until Mary gets her scanner working.

I drove up from Brooklyn in November 1979 to visit Mary who had moved to Boston. I fell in love with the city, found a job, and moved four months later. The photos on the street were taken in 1980. I think it was the 4th of July parade.

Mary introduced me to Brian, her best friend who became my dear and (first gay) friend, although I was still dating women at the time.

My sister Dale died 12 months after I arrived in Boston. I came out of the closet. Five months later I met San Geraldo. Fifteen months after that, he and I moved to Los Angeles. Seven months later, we were living in Washington, D.C. where I worked for U.S.News & World Report.

And that takes us to the final photo of me on a sofa with my feet on Mary’s lap.

It was 1984. Brian and Mary were sharing an apartment. I was in Boston on business and spent an extra two nights with them before heading home. Brian was not the best influence, but he was a true friend and I loved him. I won’t tell you what I did that night (partly because I have no idea what I did that night), but I was feeling no pain. Until the next morning!

That was the last time I saw Mary. She and Brian moved to Hawaii a few months later. Mary met the love of her life, married, and moved to the middle of the country. She’s still there, raised a son while earning more advanced degrees, and has been working with learning disabled teens ever since.

SG and I finally got to Hawaii in 1986, but Mary was already gone and Brian, our dear wonderful friend the “serial monogamist,” was living with his latest boyfriend. He eventually moved to San Diego so we were elated when SG got his job there in early 1993. But, at that same time, Brian was ill and returned to his family home in Massachusetts. We drove up to see him a couple of times. He died before we left for San Diego.

And that’s what ran through my head when I saw these pictures. Whenever, I think about what might have been — like taking my education more seriously and choosing a university better suited to my interests, I always think, ‘But then I never would have met Mary. And that was an exceptional friendship. And had I never met Mary, I never would have met Brian. Or moved to Boston. Or met San Geraldo.’ And I’m filled with gratitude for what I’ve had and have, for Dale, for Brian, for Mary, and for San Geraldo, and for so many other people in my life. All that from a few 40-year-old photos.

.

MI QUERIDA VIEJA amiga Mary (hemos sido amigos desde 1973) me envió algunas fotos. Todavía estoy esperando que los escanee por mí, ejem, pero estas imágenes distorsionadas tendrán que funcionar hasta que Mary haga funcionar su escáner.

Conduje desde Brooklyn en noviembre de 1979 para visitar a Mary, que se había mudado a Boston. Me enamoré de la ciudad, encontré un trabajo, y me mudé cuatro meses después. Las fotos en la calle fueron tomadas en 1980. Creo que fue el desfile del 4 de julio, el día de la independencia.

Mary me presentó a Brian, su mejor amigo que se convirtió en mi querido y (primer gay) amigo, aunque todavía estaba saliendo con mujeres en ese momento.

Mi hermana Dale murió 12 meses después de mi llegada a Boston. Salí del armario. Conocí a San Geraldo cinco meses después. Él y yo nos mudamos a Marina del Rey, California, 15 meses después de que nos conocimos. Siete meses después, vivíamos en Washington, D.C., donde trabajé para U.S.News & World Report.

Y eso nos lleva a la foto final de mí en un sofá con los pies en el regazo de Mary.

Era 1984. Brian y Mary estaban compartiendo un apartamento. Estuve en Boston por negocios y pasé dos noches con ellos antes de regresar a casa. Brian no fue la mejor influencia, pero era un verdadero amigo y lo amaba. No te diré lo que hice esa noche (en parte porque no tengo idea de lo que hice esa noche), pero no sentía dolor. Hasta la mañana siguiente!

Esa fue la última vez que vi a Mary. Ella y Brian se mudaron a Hawai unos meses después. Mary conoció al amor de su vida, se casó y se mudó a la mitad de los Estados Unidos. Ella todavía está allí, crió a un hijo mientras obtenía títulos más avanzados, y ha estado trabajando con adolescentes con discapacidades de aprendizaje desde entonces.

SG y yo finalmente llegamos a Hawai en 1986, pero Mary ya se había ido y Brian, nuestro querido y maravilloso amigo el “monogamista en serie”, estaba con un nuevo novio. Eventualmente se mudó a San Diego, así que estábamos eufóricos cuando SG consiguió su trabajo allí a principios de 1993. Pero, al mismo tiempo, Brian estaba enfermo y regresó a la casa de su familia en Massachusetts. Fuimos a verlo un par de veces. Murió antes de que nos fuéramos a San Diego.

Y eso fue lo que me pasó por la cabeza cuando vi estas fotos. Siempre que pienso en lo que podría haber sido, como tomar mi educación más en serio y elegir una universidad más adecuada para mis intereses, siempre pienso: ‘Pero entonces nunca habría conocido a Mary. Y si nunca hubiera conocido a Mary, nunca habría conocido a Brian. O se mudó a Boston. O conocí a San Geraldo’. Y estoy lleno de gratitud por lo que he tenido y tengo, por Dale, por Brian, por Mary, y por San Geraldo, y por muchas otras personas en mi vida. Todo eso de algunas fotos de 40 años.

Subtítulo de Mary: Verano – 1980. Nuestro primer año en Boston juntos.

Changed For Good / Cambiado Para Siempre

La versión español está después de la versión inglés.

I RECENTLY RECONNECTED with a dear friend from my university days. I last saw Mary in 1984 and although I had tried for years to track her down, I had no luck until a month or so ago.

My sister Dale had just been diagnosed with cancer when Mary called from Boston one evening a few years after graduation. She told me to come up for a visit. I did and loved it so much that I moved there. I met her friend Brian who became one of my closest friends and my first gay friend. Mary and I could talk about anything. My parents and The Kid Brother adored her. And she taught me the words to every Irish song ever written — and some of them weren’t even drinking songs.

I have often talked about what an impact my friendship with Mary had on my life. Sometimes I’ll say I should have taken my education more seriously and not simply chosen the state university that was furthest from my parents. But then I think I wouldn’t have met Mary and what a loss that would have been. Then I think, had I not met Mary, I might never have gone to Boston. And had I not gone to Boston, I might never have met Brian, who made such a difference in my coming out. And I might never have met San Geraldo.

In the ’80s, San Geraldo and I moved to Los Angeles and then Washington DC. Mary and Brian took off for Maui. Mary met someone, fell in love, and moved to the Midwest before we made it to Maui for a visit. Brian died in 1993. Mary and I lost touch. She and her adored husband raised a son. So much has changed for us both, but we spoke last night and it was like no time had passed. Neither Mary nor I have any photos of each other. So this photo with Brian in Maui in 1986 will have to do.

Do you ever wonder what might NOT have happened in your life had you made just one different decision? Thanks, Mary!

RECIENTEMENTE ME RECONECTÉ con una querida amiga de mis días universitarios. La última vez que vi a Mary fue en 1984 y, aunque durante años intenté localizarla, no tuve suerte hasta hace aproximadamente un mes.

Mi hermana Dale acababa de ser diagnosticada con cáncer cuando Mary llamó desde Boston una noche, unos años después de la graduación. Ella me dijo que viniera de visita. Lo hice y me encantó tanto que me mudé allí. Conocí a su amigo Brian, que se convirtió en uno de mis amigos especiales y mi primer amigo gay. Mary y yo pudimos hablar de cualquier cosa. Mis padres y The Kid Brother la adoraban. Y ella me enseñó las palabras de cada canción irlandesa jamás escrita — y algunas de ellas ni siquiera estaban “canciones bebiendos”.

A menudo he hablado sobre el impacto que mi amistad con Mary tuvo en mi vida. A veces digo que debería haber tomado mi educación más en serio y no simplemente haber elegido la universidad estatal más alejada de mis padres. Pero luego pienso que no habría conocido a Mary y qué pérdida hubiera sido eso. Entonces pienso, si no hubiera conocido a Mary, tal vez nunca hubiera ido a Boston. Y si no hubiera ido a Boston, tal vez nunca hubiera conocido a Brian, quien hizo una gran diferencia en mi salida. Y tal vez nunca haya conocido a San Geraldo.

En los años 80, San Geraldo y yo nos mudamos a Los Ángeles y luego a Washington DC. Mary y Brian se fueron a Maui. Mary conoció a alguien, se enamoró y se mudó al Medio Oeste antes de que viniéramos a Maui para una visita. Brian murió en 1993. Mary y yo perdimos el contacto. Ella y su adorado esposo criaron a un hijo. Mucho ha cambiado para los dos, pero hablamos anoche y fue como si no hubiera pasado el tiempo. Ni Mary ni yo tenemos fotos del otro. Así que esta foto con Brian en Maui en 1986 tendrá que ver.

¿Alguna vez te preguntaste lo que NO pudo haber ocurrido en tu vida si hubieras tomado solamente una decisión diferente? ¡Gracias, Mary!

Una canción vieja. “Mary es un gran nombre antiguo.”