Return to the Carpathians / Volver a los Cárpatos

La versión en español está después de la versión en inglés.

AFTER LUNCH TODAY, WE FINISHED off the last two slices of San Geraldo’s first Carpathian Mountain Cream Cake (yesterday’s post). I thought it was exceptional to begin with but felt it got better with with every tasting. It seemed to thrive under refrigeration. San Geraldo finally agreed with me. He approved. So, I’ve decided to share the recipe with you. It’s worth it.

Besides, it’s funny (typical) that San Geraldo would watch a video, that had the ingredients printed beneath it but no instructions, and would write the instructions long-hand as he watched over and over again, I’m sure, to get the details correct.

SG even provides measurements in both metric and US form (avoirdupois — I love that word). I did some research. Did you know 2 smidgens equal a pinch, 2 pinches are a dash, 2 dashes are a saltspoon (which is also called a scruple), and 2 scruples are a coffeespoon? Note: This will be on tomorrow’s quiz. I find it fascinating and might even be willing to learn to cook, except I don’t think I have any scruples.

Earlier in the week, SG made another three loaves of banana bread. It’s always been good, but it’s even better in Spain. The secret is in the Canary Island bananas. And lots of them. Overripe. While San Geraldo was in the middle of baking the tarta karpatka, I went for a walk in a different direction. So, here are some more views of Fuengirola.

.

DESPUÉS DEL ALMUERZO HOY, TERMINAMOS las dos últimas rebanadas de la primera tarta karpatka de San Geraldo (la entrada de ayer). Al principio pensé que era excepcional, pero sentí que mejoraba con cada degustación. Parecía prosperar bajo refrigeración. San Geraldo finalmente estuvo de acuerdo conmigo. Él lo aprobó. Entonces, he decidido compartir la receta contigo. Vale la pena.

Además, es gracioso (típico) que San Geraldo mirara un video, que tenía los ingredientes impresos debajo, pero sin instrucciones, y escribiría las instrucciones a mano mientras miraba una y otra vez, estoy seguro, para obtener los detalles correctos.

Incluso proporciona mediciones en forma métrica y estadounidense (avoirdupois, me encanta esa palabra). Investigué un poco. ¿Sabía que 2 “smidgens” [unos poquitos] equivalen a una “pinch” [pizca], 2 “pinches” [pizcas] son un “dash” [guión], 2 “guiones” son un “saltspoon” [cucharada de sal] que también se llama a “scruple” [escrúpulo]) y 2 scruples [escrépolos] son un coffeespoon [cucharada de café]? Nota: Esto estará en el cuestionario de mañana. Me parece fascinante e incluso podría estar dispuesto a aprender a cocinar, excepto que no creo que tenga ningún escrúpulo.

A principios de semana, SG hizo otras tres hogazas de pan de plátano. Siempre ha sido bueno, pero es aún mejor en España. El secreto está en los plátanos canarios. Y muchos de ellos. Demasiado maduros.

Mientras San Geraldo estaba horneando la tarta karpatka, salí a caminar en una dirección diferente. Entonces, aquí hay algunas vistas más de Fuengirola.

Banana bread and one of our two new, large, tea cups (half price at our gourmet tea shop). The handle has to be big enough for San Geraldo’s fingers.
Pan de plátano y una de nuestras dos tazas de té nuevas y grandes (a mitad de precio en nuestra tienda de té gourmet). El mango debe ser lo suficientemente grande para los dedos de San Geraldo.
Scratch the image for the fragrance. Then lick your fingers for the flavor.
Rasca la imagen de la fragancia. Luego lame sus dedos para el sabor.
Two of several hotel/apartments in Fuengirola. These are about 10 minutes uphill from the beach.
Dos de varios hoteles / apartamentos en Fuengirola. Estos son unos 10 minutos cuesta arriba de la playa.
15 minutes uphill from the beach. A charming corner, if you see it from the right direction.
A 15 minutos cuesta arriba de la playa. Un rincón encantador, si lo ves desde la dirección correcta.

And It Wasn’t My Fault / Y No Fue Mi Culpa

La versión español está después de la versión inglés.

SO, HERE I WAS, SITTING at my desk working on today’s blog post (it was about Fuengirola fashion) peacefully enjoying the first couple of sips from my oversized mug (beaker) of tea and having just finished breakfast and two slices of San Geraldo’s delicious banana bread. The cats nestled at my feet, making it impossible for me to move my chair, while they waited (not quietly) for their treats.

Suddenly, my oversized mug made a loud POP and I was left holding one piece of ceramic handle. The other piece and the mug were on the rug at my feet (the cats were gone). The tea (thankfully not scalding hot) was all over me (my face, my clothes), the desk, the rug, the floor, the chair next to the desk, the sandals sitting under the chair.

I threw my tea-covered clothes in a pile on the floor. Both cats had flown from the room in a blur before I even grasped what had happened. Dudo immediately returned to inspect (and walk through the puddles of tea). Moose nervously shook the tea off his paws, kept his distance, and watched me clean.

The splatter was even in the hall outside my office. And Dudo noticed it on the wall and closet door (thank you, Dudo).

After I finished cleaning (or so I thought), I discovered it had also flown over my head and behind me. I should have realized that. It was, after all, running down my back.

We have beautiful, normal-sized mugs (beakers) given to us by our friend Jessica. We love them. But in the morning we like A LOT of tea (coffee for San Geraldo) and I hate having to “cook” two cups for each of us. I spotted these mugs at Dunne’s Department Store last year and grabbed them. They were only €6.95 each. Microwave and dishwasher safe. How could I go wrong?

As my sister Dale always said, “You pay for what you get.” You’ve probably heard it as “You get what you pay for.” Well, either way.

And now, if you’ll excuse me, I’m going to shower. I feel kind of sticky and the milk in my beard is beginning to curdle.

.

ENTONCES, AQUÍ ME ESTABA SENTANDO en mi escritorio trabajando en mi blog de hoy (era sobre la moda de Fuengirola) disfrutando pacíficamente de los primeros sorbos de mi taza-de-gran-tamaño de té y acababa de terminar el desayuno y dos rebanadas del delicioso pan de plátano de San Geraldo.. Los gatos se acurrucaron a mis pies, por lo que me era imposible mover mi silla, mientras esperaban (no en silencio) sus aperetivos.

De repente, la taza hizo un fuerte POP y me quedé sosteniendo una pieza de mango de cerámica. La otra pieza y la taza estaban en la alfombra a mis pies (los gatos se habían ido). El té (afortunadamente no hirviendo) estaba sobre mí (mi cara, mi ropa), el escritorio, la alfombra, el suelo, la silla al lado del escritorio, las sandalias debajo de la silla.

Tiré mi ropa cubierta de té en una pila en el suelo. Ambos gatos habían salido volando de la habitación en un borrón incluso antes de que comprendiera lo que había sucedido. Dudo volvió inmediatamente a inspeccionar (y caminar a través de los charcos de té). Moose nerviosamente sacudió el té de sus patas, mantuvo su distancia, y me observó limpio.

La salpicadura estaba incluso en el pasillo fuera de mi oficina. Y Dudo lo notó en la pared y en la puerta del armario (gracias, Dudo).

Descubrí que también había volado sobre mi cabeza y detrás de mí. Debería haberme dado cuenta de eso. Después de todo, estaba corriendo por mi espalda.

Tenemos hermosas tazas de tamaño normal que nos dio nuestra amiga Jessica. Los amamos. Pero en la mañana nos gusta MUCHO té (café para San Geraldo) y odio tener que “cocinar” dos tazas para cada uno de nosotros. Vi estas tazas en el emporio de Dunne el año pasado y agarré eran solo 6,95 € cada uno. Aptos para microondas y lavavajillas. ¿Cómo podría salir mal?

Como mi hermana Dale siempre decía: “Pagas por lo que obtienes”. Probablemente lo hayas escuchado como: “Obtienes lo que pagas”. Bueno, de cualquier manera.

Y ahora, si me disculpan, me voy a duchar. Me siento un poco pegajosa y la leche en mi barba comienza a cuajarse.