A dog and a football team / Un perro y un equipo de fútbol

La versión en español está después de la versión en inglés.

THE KID BROTHER SOUNDED VERY excited when he answered the phone last night. “I got two cards. And a card from you! I’ll go get ’em.” And he was gone. “I’ll be right back,” he yelled. I heard him having a loud running conversation with his roommate Chris about a game on TV as he crossed the apartment. He returned. “One has a football team. And there’s a dog,” he said.

“So, tell me about the one with the football picture on it first.”
“It’s not a picture. It’s a team.”
Oh… uh. “What’s the city?”
He spelled quickly and I caught on before he finished with a bit of a hiccup, “J-A-C-K-S-O-N-V-L-E… I-L-L-E.”
I said, “Jacksonville! That’s in Florida.”
“I know! I know!”
“Is that from Jennifer — J-E-N-N-I…” “Yeah!”
“She’s great,” I said. “Her husband’s name is Gregg. They have a parrot named Marco, and fish and a dog. She works at an elementary school and he designs aquariums. They’re good people.”
“I know!”
“Oh, I ’ve I told you about them before haven’t I?”
“No!” Yeah, I have. I’m already exhausted.
“OK, so tell me about the card with the dog,” I continued.
“What are you talking about?!? That is the card with the dog!”
“I thought that was the football card.”
“Now just wait a second! Hold on. Hold on. Just the city! They’re not doing very good.”
“Ohhhhhh. You recognised the city name Jacksonville in the address from the football team.”
“Yeah. They’re doing bad though.”
“Are they usually a good team?”
“Not really.”


“So tell me about the other card. What’s on that one?”
“I don’t know. It’s a picture.”
“It’s not flamingos? That’s what’s on the way from Anne Marie in Philly.”
“No. It’s a picture.”
“Is the name on the card B-O-B?”
“Yeah! That’s right!”
“Oh, that’s Bob. He’s a really good guy and he tells funny stories. His husband’s name is Carlos, like you, and they have cats, too. One looks like Dudo and Moose. His name is Tuxedo. But what’s on the card again?”
“I don’t know. A picture. Really nice colors.”
“Is it abstract art?”
“I think so.”
Given that “a lady not from these days turned out to be the Mona Lisa (click here), I’m curious to learn what Bob’s abstract art is all about.

The Kid Brother lost his patience with my slow-wittedness last night. San Geraldo heard some of my side of the conversation. He was laughing when I walked into his office. I told him all I had energy for was to to quickly jot it down and then go to bed. He’d have to get the other side today, along with you. He understood. San Geraldo always understands.

Bob, thanks a million, and now tell us about that abstract art. Jennifer, you truly are great and I’m sorry your football team is not.

NOTE:
The photo, taken by My Mother the Dowager Duchess, is from 1989. As The Kid Brother would have described us at the time, Your Big Son and The Big Guy.

MORE IMPORTANT NOTE:
Jennifer wrote and said she doesn’t live in Florida and the card wasn’t from her!

.

EL HERMANITO SONABA MUY ANIMADO cuando contestó el teléfono anoche. “Tengo dos cartas. ¡Y una tarjeta tuya! Iré a buscarlos”. Y se fue. “Vuelvo enseguida”, gritó. Lo escuché tener una conversación ruidosa con su compañero de cuarto Chris sobre un juego en la televisión mientras cruzaba el apartamento. El regresó. “Uno tiene un equipo de fútbol. Y hay un perro”, dijo.

“Entonces, cuéntame primero sobre el que tiene la imagen de fútbol”.
“No es una imagen. Es un equipo”.
Oh … eh. “¿Cuál es la ciudad?”
Deletreó rápidamente y me di cuenta antes de que terminara con un pequeño hipo, “J-A-C-K-S-O-N-V-L-E … I-L-L-E”.
Dije: “Oh, Jacksonville. Eso está en Florida”.
“¡Lo sé! ¡Lo sé!”
“Es eso de Jennifer – J-E-N-N-I …”
“¡Sí!”
“Ella es genial”, le dije. “El nombre de su esposo es Gregg. Tienen un loro llamado Marco, y peces y un perro. Ella trabaja en una escuela primaria y él diseña acuarios. Son buenas personas”.
“¡Lo sé! ¡Lo sé!”
“Oh, ya te he hablado de ellos antes, ¿no?”
“¡No!” (Sí, lo hice. Ya estoy exhausto).
“Bien, cuéntame sobre la tarjeta con el perro”.
“¿De qué estás hablando? ¡Esa es la tarjeta con el perro!”
“Pensé que era la tarjeta de fútbol”.
“¡Uf! ¡Espere un segundo! Espere. Espere. ¡Solo la ciudad! No lo están haciendo muy bien”.
“Ohhhhhh. Reconociste el nombre de la ciudad Jacksonville en la dirección del equipo de fútbol”.
“Si. Sin embargo, lo están haciendo mal”.
“¿Suelen ser un buen equipo?”
“Realmente no.”


“Entonces cuéntame sobre la otra carta. ¿Qué hay en ese?”
“No lo sé. Es una imagen”.
“¿No son flamencos? Eso es lo que viene de Anne Marie en Filadelfia”.
“No. Le dije, es una imagen”.
“¿El nombre de la tarjeta es B-O-B?”
“¡Si! ¡Así es!”
“Oh, ese es Bob. También es un buen tipo y cuenta historias divertidas. Su esposo se llama Carlos, como tú, y también tienen gatos. Uno se parece a Dudo y Moose. Su nombre es Tuxedo. Pero, ¿qué hay en la tarjeta de nuevo?”
“No lo sé. Una foto. Colores realmente bonitos”.
“¿Es arte abstracto?”
“Creo que sí.”
Dado que “una dama que no es de estos días” resultó ser la Mona Lisa (haz clic aquí), tengo curiosidad por saber de qué se trata el arte abstracto de Bob.

El Hermanito perdió la paciencia con mi torpeza anoche. San Geraldo escuchó algo de mi lado de la conversación. Se reía cuando entré a su oficina. Le dije que lo anotaría rápidamente y luego me iría a la cama. Tendría que llevarse al otro lado hoy contigo. Él entendió. San Geraldo siempre lo entiende.

Bob, un millón de gracias y ahora cuéntanos sobre ese arte abstracto. Jennifer, realmente eres genial y lamento que tu equipo de fútbol no lo sea.

NOTA: 
La foto, hecha por Mi Madre La Duquesa Viuda, es de 1989. Como El Hermanito nos habría descrito en ese momento, Su Hijo Grande y El Tipo Grande.

NOTA MÁS IMPORTANTE:
Jennifer escribió y dijo que no vive en Florida y que la tarjeta no era de ella.

Enough is Enough! / ¡Suficiente es Suficiente!

La versión español está después de la versión inglés.

NO, I’M NOT talking about politics (enough is more than enough)! I’m simply quoting The Kid Brother. Per his instructions I phoned again Wednesday night (see yesterday’s post), “same time,” and once his roommate Chris (his secretary) got him to the phone SG and I sang a rousing rendition of “Happy Birthday.” In exquisite harmony.

The entire time we sang, we could hear The Kid Brother ranting on the other end. We ignored his rants and simply increased our volume. In the momentary silence that followed our finish (in perfect unison), I on the down-note and SG on the up, The Kid Brother yelled, “Enough is enough!”

I said, “We practiced all day!”

The Kid said, “Well, it was not good!”

SG said, “Happy birthday, Chuck.” Of course, The Kid said nothing, so I followed with a school-marmish “Thank you, Jerry,” which actually got a laugh from The Kid.

SG left the room and I attempted to have a conversation. One conversation a week with The Kid Brother can be challenging. Two in two days is an impossibility.

“So,” I asked, “did you like our song, Chuck?”

“You need practice!”

“OK, we’ll practice on you every week!”

“Forget it. I heard enough!”

“So, how was work today?”

“Boring!”

“How’s the weather?”

“Rainy!”

“Did you have something good for dinner?”

“Yeah.”

“Are you going back out this afternoon?”

“No.”

“Anything good on TV?”

“I don’t know.”

“OK. I guess I’ll let you go then. Have a great time bowling Saturday and I’ll talk to you Tuesday.”

“OK.” [CLICK]

I’m no little ray of sunshine. I live with clinical depression and many days are a battle. But I fight it as much as I can. I try to maintain a positive attitude. I try to smile. The Kid Brother is no little ray of sunshine either. I’m quite often his own personal sunshine committee. It can be exhausting. Some days, my brain hurts. Besides, I think I’m a pretty good singer!

.

NO, NO ESTOY hablando de política (¡suficiente es más que suficiente!) Simplemente estoy citando a El Hermanito. Según sus instrucciones, llamé de nuevo el miércoles por la noche (ver la entrada de ayer) “a la misma hora”, y una vez que su compañero de habitación Chris (su secretario) lo llevó al teléfono SG y yo contamos una interpretación entusiasta de “Feliz cumpleaños” en exquisita armonía.

Todo el tiempo que cantamos, pudimos escuchar a El Hermanito despotricando al otro lado. Ignoramos sus comentarios y simplemente aumentamos nuestro volumen. En el silencio momentáneo que siguió a nuestro final al unísono perfecto, yo en la nota baja y SG en la parte superior, El Hermanito gritó: “¡Suficiente es suficiente!”.

Dije: “¡Practicamos todo el día!”

Me dijo: “¡No fue bueno!”

SG dijo: “Feliz cumpleaños, Chuck”. Por supuesto, Chuck no dijo nada, así que seguí con una marmota escolar “Gracias, Jerry”, lo que provocó una carcajada de El Hermanito.

SG salió de mi oficina e intenté tener una conversación. Una conversación cada semana con El Hermanito puede ser un desafío. Dos en dos días es imposible.

“Entonces, ¿te gustó nuestra canción, Chuck?”

“¡Necesitáis práctica!”

“OK, ¡practicaremos contigo todas las semanas!”

“Olvídalo. ¡Escuché suficiente!”

“¿Entonces, Cómo estuvo el trabajo hoy?”

“¡Aburrido!”

“¿Cómo está el clima?”

“¡Lluvioso!”

“¿Tuviste algo bueno para cenar?”

“Si.”

“¿Vas a volver esta tarde?”

“No.”

“¿Algo bueno en la televisión?”

“No lo sé.”

“OK. Supongo que te dejaré ir entonces. Diviértete jugando bolos el sábado y hablaré contigo el martes”.

“OK.” [Click]

No soy un rayito de sol. Vivo con depresión clínica y muchos días son una batalla. Pero lucho cuando puedo. Intento mantener una actitud positiva. Intento sonreir. El Hermanito tampoco es un rayito de sol. A menudo soy su propio comité personal de sol. Algunos días me duele el cerebro! ¡Además, creo que soy un cantante bastante bueno!

.